Acné del bebé lactante, causas y tratamiento

Acné del bebé lactante, causas y tratamiento
comparte

La piel es el órgano protector por excelencia, es el tejido sólido más accesible, por lo tanto, los cambios patológicos que ocurren pueden ser observados a simple vista y proporcionar evidencias de una enfermedad interna. La importancia de la piel radica no sólo en su función protectora, sino en su compleja fisiología. 

Las enfermedades de la piel constituyen uno de los principales motivos de consulta en la atención primaria, en el cual una de cada tres personas presenta enfermedades de la piel. En la infancia se pueden observar prácticamente todas las dermatitis de la edad adulta, sin embargo, ellas se presentan con distinta frecuencia y a veces bajo diferentes formas clínicas. Los niños, en especial los recién nacidos y lactantes, poseen una piel fina, anatómicamente más delgada y menos pilosa, en cuanto al pH local, su escasa acidez y el bajo contenido de ácidos grasos disminuye la resistencia a distintas agresiones por agentes bacterianos, parasitarios y ambientales. Fisiológicamente, la secreción de las glándulas sudoríparas y sebáceas es más escasa, por otro lado, las glándulas apocrinas se encuentran total o parcialmente inactivadas, hasta cerca de la pubertad.


Bajo estas circunstancias, y debido a que la piel de los niños está expuesta a todo: desde el descuido más absoluto hasta el cuidado excesivo, acompañado al hecho de que aún no ha adquirido una inmunidad ideal, sus reacciones suelen ser más aparatosas y en ocasiones más graves que en el adulto.

No te puedes perder ...

¿Niño o niña? Conócelo desde el segundo mes

¿Niño o niña? Conócelo desde el segundo mes

¿Niño o niña?”. Ésta es una de las primeras preguntas, junto con la salud del bebé, que se hacen los futuros papás cuando reciben la noticia del embarazo. Una espera interminable hasta la vigésima semana de gestación para conocer su sexo, siempre y cuando la postura no lo impida; sin embargo, actualmente podemos empezar a comprar ropa para el pequeño desde el segundo mes de embarazo.


A menudo los recién nacidos tienen una piel llena de arrugas y parecen un poco encorvados. No presentan esa atractiva apariencia rosácea y rolliza hasta algunas semanas después. Los bebés tienen muchas características en el nacimiento que preocupan a los padres, pero que son normales y que desaparecen en poco tiempo.


La piel del recién nacido tiene las peculiaridades anatómicas y fisiológicas mencionadas cuyo conocimiento es imprescindible para establecer unos cuidados apropiados. Además, la piel tiene un papel importante en la regulación del equilibrio hídrico y la temperatura, y proporciona una barrera contra los gérmenes que pueden invadir el organismo y frente a la absorción sistémica de las sustancias que se aplican de forma tópica.


Entre las lesiones cutáneas neonatales hay un grupo, las dermatosis neonatales transitorias, que son benignas y con una evolución limitada a las primeras semanas o meses de vida. En la mayoría de los casos estas lesiones no requieren tratamiento, pero es fundamental su reconocimiento y realizar un buen diagnóstico diferencial para poder tranquilizar a los padres y evitar actitudes terapéuticas innecesarias que puedan ser yatrogénicas.


Entre la clasificación del acné según la edad de presentación se encuentra el acné del lactante que puede darse entre el primer mes de vida y el mes 24.


Se concluye que definitivamente debe dirigirse la atención al paciente pediátrico, en el sentido de las medidas preventivas y de higiene, así como el cuidado adecuado de la piel. Por otra parte, el alto porcentaje de pacientes en edad pediátrica destaca la necesidad del desarrollo de una consulta de dermatología pediátrica en los Post grados de Dermatología a cargo de un equipo de dermatólogos con capacitación en esta área, quienes a su vez adiestren a los médicos residentes en formación, en lo que será gran parte de su consulta como Especialistas en Dermatología.


El acné del lactante y el acné neonatal son dos entidades diferentes y se distinguen por el momento de la aparición, duración y clínica. El acné neonatal suele aparecer en las 2-3 primeras semanas de vida, producido por la estimulación hormonal de las glándulas sebáceas por andrógenos maternos y del propio recién nacido. Las lesiones consisten en pápulas y pústulas en mejillas, barbilla, frente y a veces en el cuero cabelludo. No suele haber comedones. Evoluciona a la resolución espontánea en pocas semanas. En la última década se formuló la teoría de que el acné neonatal podría ser en realidad una erupción pustulosa denominada pustulosis cefálica benigna neonatal, producida por hongos de la especie Malassezia. Se creía que podía corresponder a una reacción inflamatoria frente al hongo, pero los últimos estudios no encuentran correlación entre la colonización de la piel por Malassezia y la pustulosis cefálica benigna.


El acné del lactante es una forma más tardía. Puede ser debido a la persistencia de un acné neonatal o a un acné que se inicia a los 2-3 meses de vida. En este caso pueden existir todas las lesiones características del acné: pápulas, pústulas, comedones y ocasionalmente nódulos. Generalmente presenta una resolución espontánea en los primeros 6-12 meses. En algunas ocasiones puede persistir y ser intenso, precisando tratamiento antiacné. En los casos graves parece correlacionarse con acné más severo en la adolescencia.


El acné en los bebés, por lo general, desaparece en algunas semanas, aunque también puede perdurar varios meses. Si no mejora al cabo de tres meses o si estás preocupada, consulta con el pediatra. Muchos casos de acné del lactante mejoran con solo limpiar su cara con agua y jabón.

Aunque las causas no están totalmente claras, se cree que este problema es debido a las hormonas que la madre pasa a través de la leche materna, así como a las hormonas que pasó la madre antes del parto y las hormonas sexuales que el bebé produce.


Te puede interesar:
La calculadora de percentil es utilizada para evaluar si un bebé está creciendo adecuadamente en relación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Kaminsky, A., Florez-White, M., Arias, M. I., & Bagatin, E. (2015). Clasificación del acné: consenso Ibero-Latinoamericano, 2014. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana43(1), 18-23.

Roye, R., Meléndez, M., Ruiz, G., Gamboa, A., & Morantes, J. (2006). Enfermedades dermatológicas en la edad pediátrica Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo”, 2005-2006, Caracas, Venezuela. Dermatología Venezolana44(4).

Repetti, C. (Ed.). (2007). El libro del bebé. Editorial Albatros.

Bautista, R., & Llop, M. (2007). Recién nacido: lesiones cutáneas benignas transitorias. Moraga Llop FA: Protocolos de Dermatología. 2da Edición, 309-315.

Collins, J. (Ed.). (2004). La salud del bebé y del niño. Ediciones AKAL.

Fecha de actualización: 09-10-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>