×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los bebés quieren que estés de pie?

¿Por qué los bebés quieren que estés de pie?

Algunos bebés no toleran que se les deje en la cuna o en la carreola, piden estar en brazos la mayor parte del tiempo. Los padres de los bebés de estas características muchas veces no saben cómo actuar ante las constantes demandas de su bebé.

Publicidad

Algunas personas recomiendan dejar al bebé llorar hasta que se acostumbre a estar en la cuna, pero esta es una forma muy poco beneficiosa para el desarrollo afectivo del bebé. Así se le está enseñando a resignarse a que no respondan a sus necesidades, pero todavía no puede entender por qué.

 

En realidad, el bebé que reclama constantemente que lo cojan en brazos está expresando una necesidad de afecto y protección. Necesita que sus padres respondan a esta necesidad para poder construir su confianza en el mundo que le rodea. Por lo tanto, es importante que los padres ofrezcan al bebé el afecto que este necesita. Tomarlo en brazos, acunarlo, acariciarlo… son expresiones de afecto necesarias para el desarrollo adecuado del área emocional del bebé, de su autoestima y de la seguridad en sí mismo y en su entorno.


Todos sabemos que los bebés son algo misteriosos y que para muchas de las cosas que hacen no hay una explicación científica. Los bebés tienen muchas necesidades diferentes; necesitan respirar, beber, comer, afecto, una temperatura agradable… y estímulos.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

El cerebro del bebé es una esponja y necesita absorber información. Cuando una situación se prolonga y no recibe estímulos nuevos surge la necesidad de proporcionarle otros diferentes. Esto, que puede agotar a cualquier padre o madre, es un elemento esencial para conseguir algo increíble: la capacidad del cerebro del bebé para ir adaptándose a su entorno.

 

La supervivencia del ser humano no puede permitirse que en esta fase inicial del desarrollo el cerebro quede inactivo, cómodo y sin estímulos que procesar. Cuando un bebé se calma al cambiar de postura, de habitación o dando un paseo lo que le estamos proporcionando son estímulos nuevos. Algo que es para él una necesidad constante.

 

Un bebé es un ser con muy poca movilidad, cuando el cuerpo mantiene una postura continua se produce compresión continua en algunas zonas. Eso hace que les llegue menos riego sanguíneo y los tejidos se quejen generando sensaciones de dolor. Este fenómeno es la causa de las escaras que aparecen en los enfermos crónicos que no pueden moverse. Y los músculos necesitan moverse. Cuando mantenemos posturas invariables algunas fibras musculares se contraen de forma independiente y a veces empiezan a generar contracturas, llega un momento que les cuesta relajarse. En esa situación hay zonas donde empieza a faltar el riego de sangre y alertan produciendo dolor.

 

Existe un estudio que se ha llevado a cabo en Japón y se ha realizado con bebés. Según los investigadores, cuando las madres cogen a sus bebés se calman de manera automática, siendo una reacción vista en los bebés.

 

Al parecer, en el momento en que un bebé es cogido en brazos se desencadenan un conjunto de regulaciones a nivel del sistema nervioso central, a nivel motor y cardíaco que les hace estar tranquilos. Para lograr el efecto inverso, puede bastar con separarles de sus madres, alejándoles de unos brazos.

 

Viendo que el lugar donde mejor están los niños son los brazos de sus padres, los investigadores explican que saber esto puede ayudar a aliviar la frustración de aquellos padres que sienten que están haciendo algo mal por cogerlos y que no acaban de encontrar la solución para que no estén en brazos, pero a la vez no lloren, y puede ayudar también a prevenir el abuso infantil.

 

 

¿Cómo responder al bebé que reclama estar en brazos?


Estas son algunas ideas para los bebés que reclaman estar siempre en brazos:


- Para poder tener contigo al bebé mientras haces las tareas de casa, es muy útil usar una cangurera para bebés. En esta el bebé está tranquilo y la madre puede moverse por la casa con los brazos libres para realizar sus tareas.


- En el caso de los bebés que no quieren dormir en su cuna, la familia puede plantearse la opción del colecho. El colecho supone que el bebé duerma en la cama con sus padres. Se trata de una decisión propia de la pareja. Si los padres están de acuerdo con esta opción y se siguen las pautas de seguridad adecuadas, el colecho es una solución para que el bebé duerma con la tranquilidad y placidez que le falta en la cuna.

 

¿Cuándo pedirá menos estar en los brazos?


Los bebés que reclaman mucho contacto físico y afecto necesitan madurar y desarrollarse para ir siendo cada vez más independientes. Es fundamental respetar su ritmo de evolución para que puedan adquirir la seguridad y confianza que necesitan.

 

Pero no siempre querrán estar todo el tiempo en brazos; a medida que vayan creciendo y adquiriendo habilidades motoras, de pensamiento y de comunicación más sofisticadas, irán necesitando cada vez menos el contacto físico cercano y constante con sus padres. Poco a poco irán interesándose por su entorno, por los juguetes, etc. y su atención se irá descentralizando de los brazos de sus padres.

 

 


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de tomas del biberón del bebé que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 14-09-2018

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad