La expresión facial de las emociones

La expresión facial de las emociones
comparte

Es habitual sentir frustración, ansiedad, angustia y hasta enfado ante un bebé que llora sin cesar, grita, o no deja que le toquemos. Los bebés no pueden hablar y su manera de decirte me duele aquí, estoy triste o esto me gusta es a través de los gestos.

¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

Los gestos, la risa y el llanto son las únicas formas de expresión con las que cuenta un bebé hasta que comienza a hablar. Por eso, saber diferenciar cuándo el niño llora porque tiene hambre o cuándo porque siente miedo es esencial a la hora de cuidarle. Para ayudar a los padres en esta difícil tarea, el Instituto del Bebé Nuk ha elaborado una Guía de la expresión del bebé analizando la expresión facial y el patrón del llanto de los más pequeños de la casa.

La comunicación no verbal juega un papel muy importante en el rostro, donde se manifiesta externamente nuestra identidad. Los gestos faciales, producto de la actividad de la musculatura de la cara, configuran uno de los principales sistemas de comunicación emocional; especialmente en el bebé que aún no puede expresarse por el habla.

En la cara se distinguen cuatro tipos de signos que ofrecen información sobre distintos hechos:

- Signos faciales estáticos: Son gestos relativamente permanentes de la cara, debidos a la estructura ósea, la configuración muscular, etc. Estos contribuyen a formar la identidad individual de la persona, y permiten diferenciar a un bebé de otro.

- Signos faciales lentos: Son aquellos cambios que se producen por el paso del tiempo (arrugas, cambio de textura de la piel). Nos permiten diferenciar la edad.

- Signos artificiales: Son rasgos exógenos, como el maquillaje, el peinado, el uso de gafas. Nos ofrecen la estética.

- Signos rápidos: Tienen una duración breve y aparecen mostrando las emociones. Nos hacen comprender lo que se siente.

Los principales rasgos distintivos de los gestos faciales rápidos implicados en la expresión de las emociones los encontramos en los cambios que aparecen principalmente en los ojos, cejas, nariz, mejillas, boca, labios y barbilla. Así, según se muevan unos u otros se pueden distinguir distintas emociones.

Dolor

El dolor es una señal de alarma de que algo no funciona correctamente en el organismo. Nos avisa de que algo está haciendo daño a nuestro cuerpo y nos prepara para evitarlo o escapar de él y en muchos casos actúa como mecanismo de defensa.

El dolor es una de las expresiones faciales más definida y uniforme. En el rostro del bebé se identifica porque éste hace descender y junta las cejas, levanta las mejillas y reduce la apertura de los párpados, cierra los ojos, frunce y arruga la nariz, desciende la mandíbula y abre la boca.

Sorpresa

La sorpresa es una respuesta ante algo imprevisto o novedoso. Suele ser de muy corta duración. La manifestación de sorpresa se identifica por la elevación de la parte interior de las cejas y del párpado superior, descenso de la mandíbula y abertura pronunciada de la boca.

Ira

Esta emoción se produce como reacción frente a la frustración y la amenaza intencionada.

Su función primaria es la de facilitar una rápida movilización de energía necesaria para la defensa o el ataque. La ira se manifiesta con la elevación de la parte superior de las cejas, la elevación de los párpados inferiores a la vez que se reduce su abertura. La barbilla también se levanta  y los labios se tensan.

Miedo

Ante amenazas inesperadas el organismo reacciona con miedo. En los bebés la principal amenaza son los estímulos muy intensos y la pérdida de sustento, también llamado “abismo visual”

El miedo se identifica en el rostro por la elevación de la parte superior de la parte interior de las cejas, por la elevación del párpado superior, el alargamiento de la comisura de los labios y la separación de los mismos.

Asco

El asco es la reacción ante una aversión a algo desagradable. En los recién nacidos los estímulos que provocan asco son generalmente gustativos. La expresión facial del asco se caracteriza por la aparición de un descenso  y unión de las cejas, elevación de mejillas, reducción acentuada  de la abertura de los párpados, frunce de nariz y elevación de la barbilla.

Tristeza

La tristeza es la reacción emocional a una pérdida. En el bebé esta pérdida se denomina “angustia de la separación” En ella se combina la reacción provocada por la pérdida de la persona con la que tiene un vínculo especial, su madre por ejemplo, junto con el miedo a encontrarse desvalido.

Cuando un bebé está triste eleva la parte interior de las cejas, las comisuras de los labios descienden, incluso llegando a estar temblorosos, y se eleva la barbilla.

Alegría

Si el bebé refleja alegría, se levantarán las mejillas, se desplazará la comisura de los labios hacia atrás y hacia arriba y se entrecerrarán los ojos.

La alegría es una de las emociones más fácilmente identificable.


Fuente:

Guía de la expresión del bebé, elaborada por D. Enrique García-Fernández, el Dr. Francisco Martínez Sánchez y el Dr. Mariano Chóliz en colaboración con el Instituto del Bebé Nuk.

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar