×
  • Buscar
Publicidad

Cómo enseñar a no pegar

Cómo enseñar a no pegar

Los niños cuando son muy pequeños y no llegan a los tres años aún les cuesta hablar y mostrar sus sentimientos. Como consecuencia, en la mayoría de las ocasiones para mostrar su enfado muerden o pegan a otros niños e incluso a adultos. La mayoría de las veces, los padres creen que el mejor método es devolverle el dolor para que comprendan que eso no se debe hacer. Pero, ¿es lo correcto?

Publicidad

Cuando cumplen los 18 meses se inicia una etapa complicada para los pequeños porque no pueden comunicarse totalmente a través del lenguaje, etapa que suele durar hasta los 30 meses. Como medio de exploración para conocer todo lo que les rodea se basan en morder y pegar a cualquier cosa que les rodeé, incluidas personas. Sin embargo, cuando comienzan a hablar las mordeduras desaparecen, pero los golpes suelen perdurar varios años más.


Para evitar estas situaciones, lo primero es averiguar el motivo por el que tu hijo pega a otros niños o adultos. Debes fijarte en qué lugares lo hace, si es en tu casa u otros lugares particulares, o en la guardería o colegio. Igualmente, lo primero que debes pensar es que tu hijo está intentando tratar de comunicar algo. Puede ser porque esté cansado o que exista el riesgo de que sea una respuesta al bullying.


Hay que hacerle creer que no hay ningún problema con que muestre sus emociones, porque es normal que desencadene sentimientos de enfado o celos, la importancia radica en cómo mostrarla. Para ello debes enseñarle unos comportamientos alternativos. Por ejemplo, en lugar de gritar o pegar, exponle que la mejor alternativa es el diálogo y explicar el por qué está molesto. Si todavía es muy pequeño y no sabe expresarse hazle saber que las manos sirven para dar abrazos y que entienda que pegar te produce desagrado.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Por otro lado, si ves que tu hijo golpea a sus juguetes, intenta que cambie su forma de juego y actúe tranquilamente sin comportamientos agresivos. Es decir, puedes coger un peluche suyo y abrazarlo para que vea que eso lo correcto. Igualmente, hay que intentar evitar que otras personas de la casa se peguen, ya sean hermanos o primos, porque estas posturas las suelen adaptar.


Finalmente, nunca le devuelvas el golpe a tu hijo porque va a generar sentimientos contradictorios: "mis papás pegan, yo también puedo pegar", además de hacerle sentir mal y acusarle daño físico. Tampoco le digas frases como “eres muy malo”, porque si se siente avergonzado su enfado podría crecer, además de que los niños no son malos por naturaleza, pueden tener comportamientos poco correctos. Y, no olvides elogiar su comportamiento cuando se porte bien.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrolladon una calculadora de biberón que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fecha de actualización: 30-03-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad