¿A partir de cuándo ven los bebés?

¿A partir de cuándo ven los bebés?
comparte

Esta pregunta se la hacen muchos padres y no es que los bebés nazcan ciegos, sino que su visión es muy limitada cuando nacen, pero sí son capaces de distinguir cambios en la intensidad de la luz y fijar puntos de contraste a una cierta distancia. Cada día de vida su vista se irá desarrollando un poquito más hasta ver como un adulto a los 5 años.

Los bebés nacen con todos sus sentidos activos, pero aún tienen que acabar de desarrollarse y adaptarse al nuevo mundo, sobre todo la vista. Así, nada más nacer los ojos del bebé pueden estar hinchados como consecuencia de la presión de las contracciones durante el parto. No te asustes, es normal y se pasa a los días.


Asimismo, puede abrir más un ojo que otro o tener una pequeña hemorragia en la parte blanca del ojo, también debido al trauma del parto. Todo esto se pasará en días.


En cuanto a su color, muchos bebés nacen con un tono azul grisáceo indefinido que cambia a lo largo de los meses siguientes, aunque también puede nacer con un tono azul o marrón muy similar al definitivo.


Todos estos cambios que se van produciendo en los primeros meses de vida son motivo de revisión por parte del pediatra, que examinará los ojos del pequeño cada vez que vayáis a consulta para comprobar que se desarrollan con normalidad.


En cuanto a su visión, como decíamos no es que nazcan sin ver nada, pero sí es cierto que su vista es muy limitada en sus primeros días de vida. Nada más nacer puede percibir cambios en la intensidad de la luz (si una luz se enciende o si se cierran las cortinas del todo) y fijar puntos de contraste. Gira su cabeza hacia los focos de luz (salvo si esta es muy intensa) y puede distinguir objetos a unos 25 cm de su cara. No ve colores, lo ve todo en grises, blanco y negro, por eso distingue mejor a las personas de tez blanca y cabello oscuro.


A las dos semanas empieza a mostrar interés por los objetos alargados que contrastan con el fondo, como las caras humanas, por lo que se fija en los que le rodean, especialmente su madre. Y dentro de las caras, muestra preferencia por la zona que rodea a los ojos. Por eso es importante mirarle fijamente a los ojos y sonreírle con ellos.


Aunque aún ve en blanco y negro, se cree que en estas semanas empieza a diferenciar el rojo porque muestra predilección por objetos de ese color.


También es habitual que cruce los ojos cuando intenta ver algo ya que no es capaz todavía de enfocar los dos ojos a la vez en un mismo punto.


A partir de la tercera semana de vida sus glándulas lacrimales comienzan a funcionar.


Hacia las 8 semanas puede seguir un objeto con la mirada que esté a unos 30-60 cm y que no vaya muy rápido. Empieza a percibir el contorno de los objetos.


A las 10 semanas se produce un avance en su desarrollo visual: descubre sus manos. Esto demuestra que ya es capaz de percibir objetos más pequeños y enfocar a cualquier distancia.


Hacia los 3 meses comienza a diferenciar colores y las imágenes se vuelven más nítidas. El aumento del control muscular del ojo le permite seguir objetos y su agudeza visual también aumenta, por lo que ya puede distinguir objetos si el fondo tiene un mínimo contraste.


A los 4 meses ya puede ver en tres dimensiones. Enfoca a distancia pero aún ve las imágenes en tonos apagados.


A los 5 meses comienza a coordinar vista y mano, es decir, la visión y la motricidad.


Con medio año su vista es parecida a la nuestra en cuanto a profundidad, colores y contrastes, solo le falta nitidez. Esta capacidad la irá desarrollando para, a los 5 años aproximadamente, tener nitidez total y ver como un adulto.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×