¿Cuándo empezar a jugar con el bebé?

¿Cuándo empezar a jugar con el bebé?
comparte

El juego es una actividad importante en el desarrollo integral del niño, ya que necesitan estar activos para crecer y desarrollar sus capacidades motrices, cognitivas (aprendizajes) y socioemocionales.

Los aprendizajes se adquieren de manera repetitiva y el juego, que es repetitivo y una actividad que se realiza por placer, les permite conocer su entorno, explorarlo y descubrirlo por sí mismos, logrando así adaptarse a él.


Las actividades lúdicas a través del juego favorecen el aprendizaje infantil, desarrollando diferentes capacidades como: habilidades físicas, desarrollo sensorial y mental, creatividad e imaginación,  ayuda a la socialización experimentando emociones como sorpresa, expectación, alegría, temor y frustración al lograr triunfos y derrotas, forma hábitos de cooperación y le enseña a respetar reglas.


“Los niños no juegan solo para repetir situaciones placenteras, sino también para entender y asimilar las que le resultaron dolorosas o traumáticas”, según Sigmund Freud.


Para Jean Piaget, los juegos que predominan en los niños recién nacidos hasta los dos años son los de ejercicios o funcionales que consisten en repeticiones placenteras por los resultados que obtienen inmediatamente y pueden ser tan sencillos como el movimiento de sus brazos y piernas (motricidad), o sus primeros balbuceos, que repite una y otra vez ya que le resulta divertido por la reacción que produce a las personas que lo rodean.

Empezando a estimular y a jugar con tu bebé

Empezando a estimular y a jugar con tu bebé

Ya ha nacido, ya le tienes junto a ti. Sin embargo, aunque los primeros meses el cansancio te supere, sólo querrás cuidarle y jugar con él, ya que la importancia de estos primeros estímulos es enorme. Pero… ¿cómo se puede jugar con un bebé?


Entre los dos y los seis años el niño se inicia con el juego simbólico, juega con la imaginación y puede hacerlo solo, con sus pares o con adultos, juegos típicos y característicos de la infancia.


De los seis a los doce años, última etapa de la infancia, el juego ya establece reglas, que si bien también aparecen en el juego simbólico, en esta etapa se hace con más firmeza, dándole la oportunidad para que aprendan quiénes son y lo que pueden hacer y cómo relacionarse con su entorno de una manera placentera.


El juego es sinónimo de Aprender, porque a través de éste los niños se construyen como personas, empiezan a comprender cómo funcionan las cosas, lo que pueden hacer con ellas, descubren su entorno y las reglas que lo rigen y favorece sus habilidades de comunicación social.


En ocasiones se piensa que el juego es una pérdida de tiempo y sin importancia, sin embargo, debemos comprender que el juego es el aspecto más importante en la vida de un niño pequeño y los beneficios que este le brinda. Es importante que los padres comprendan que el tiempo que pasan con sus hijos jugando no es tiempo perdido, ya que el juego ayuda a establecer una relación de afecto entre los miembros de la familia, creando experiencias y sentimientos positivos que podrá usar en momentos de su vida cotidiana, inclusive en momentos de conflicto. Los adultos pueden idear la manera para que poco a poco, y a través del juego, los niños aprendan de una manera divertida a:


- Resolver problemas.

- Ampliación de vocabulario.

- Valores.

- Desarrollar su creatividad

- Fortalecimiento de su autoestima.

- Juego entre pares, compartir, ceder y colaborar.


Para que el juego sea un aprendizaje efectivo, es importante comentar, sugerir, más no imponer, de esta manera ayudaremos a mejorar habilidades sociales como: expresar sentimientos positivos, escuchar, saber esperar, pedir permiso, elogiar, compartir, negociar, pedir ayuda, interesarse por lo que hacen los demás, aprender a resolver problemas, ser educado, cortés y tolerantes a la frustración. Podemos utilizar frases como: “Eso es lo que hacen los buenos amigos”, “Qué bien, esperaste tu turno”, “No te preocupes, lo lograrás la próxima vez”, “Estás cuidando muy bien tus libros, juguetes, ...”, “Muy bien, compartiste…”.


El objetivo de padres y profesores debe ser ayudar a los niños a ser personas creativas y seguras de sí mismas, lo cual podemos lograr a través del juego y de una manera divertida, ya que el aprendizaje se dará durante toda la vida.


“El niño tiene derecho al juego, al descanso, a la diversión y a dedicarse a las actividades que más le gusten”.


¿Cuándo empezar a jugar con los bebés?  El juego es una actividad que se realiza por placer, se elige con libertad y requiere participación activa y desde el momento en que el bebé nace inicia el juego placentero con mamá y papá a través de canciones y caricias.


Para un niño: “No hay mejor juguete que papá o mamá y mejor juego que el que juega con ellos”.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar