• Buscar
Publicidad

¿Cuándo empezar a aprender inglés?

¿Cuándo empezar a aprender inglés?

No hay duda de que el bilingüismo está de moda. Desde que esta opción de aprendizaje se implantara hace unos años en los colegios todos queremos que nuestros hijos sean bilingües, o a ser posible, trilingües, cuatrilingües… El futuro parece que está en el dominio de los idiomas, pero, ¿cómo plantearlo para que los niños puedan hacerlo de una forma “natural”?

Publicidad

Índice

 

¿Por qué es tan importante aprender inglés desde pequeños?

Un niño puede aprender sin problemas una segunda (o tercera) lengua desde pequeñito y, aunque suelen tener más problemas para iniciar el habla, pronto diversifican las palabras según la lengua que estén hablando.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que un niño puede aprender inglés de forma natural si tiene esa lengua como un idioma familiar (que lo hable el padre o la madre), si vive en un país donde hablen el idioma durante un par de años o más, si es cuidado por un o una canguro que habla inglés durante varias horas al día con él o si asiste a un colegio en que se impartan gran cantidad de materias (por no decir la mayoría) en esta lengua. De hecho, resulta bastante complicado que un niño progrese demasiado en un modelo de enseñanza en que recibe solamente una o dos clases de inglés por semana.

¿A partir de qué edad es bueno que los niños aprendan inglés?

No te puedes perder ...

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

La evidencia lo demuestra: el contacto de piel con piel con el bebé recién nacido es tremendamente positivo. El apego directo no solo fortalece el vínculo emocional y afectivo con el bebé, sino que es decisivo para el desarrollo del bebé.

Y tambien:

Numerosos estudios han demostrado que el mejor momento para la adquisición de los idiomas es entre los 0 y los 4 años. A estas edades, los niños tienen una gran capacidad, asimilan la lengua de una manera intuitiva y sin esfuerzo, por ello el aprendizaje es más eficaz. De hecho, antes de los 4 años, los niños pueden aprender una segunda, e incluso una tercera lengua, con el mismo esfuerzo con el que aprenden la materna.

Cuanta más rica es la gama de frecuencias de sonidos que se le proporciona al niño en ese periodo de tiempo, más se estimulan las conexiones cerebrales que favorecen el aprendizaje de idiomas. Si desde el nacimiento se les habla en distintos idiomas, los peques conseguirán un dominio completo de los mismos. Es fundamental, por lo tanto, aprovechar las primeras edades para explotar la capacidad que nos brinda el cerebro de aprender varias lenguas.

Como vemos, cuanto más temprano empiecen a aprender inglés los pequeños mucho mejor. Hasta los siete años los niños pueden aprender cualquier otro idioma como si fuese su lengua materna y eso es algo que debe ser aprovechado, y después de los ocho pueden aprender, incluso es posible aprender inglés hasta un nivel muy avanzado siendo adulto. Sin embargo, a partir de esa edad, el cerebro comienza a detener su plasticidad, y el aprendizaje deja de ser tan espontáneo e innato, y requiere más esfuerzo y voluntad por parte del niño.
 

¿Cómo beneficia a los niños el aprendizaje del inglés?

El conocimiento de otros idiomas y, en particular, del inglés, permite a las personas comunicarse con otras y obtener información que muchas veces se encuentra solamente disponible en dicho idioma. Y, en concreto, en el caso de los niños, hay muchos estudios que demuestran que ser bilingüe te hace trabajar partes del cerebro que no se consigue de ninguna otra forma. Los idiomas te hacen abrir la mente y la forma en que ves el mundo.

La Unión Europea (UE) considera que aprender idiomas a una edad temprana puede ser muy beneficioso para los niños. En 2006, de hecho, se presentó un estudio que concluía que “al aprender nuevos idiomas, los niños desarrollan su competencia lingüística, asimilan mejor todas las lenguas (incluida la materna) y conocen otras culturas que pueden ayudar en su desarrollo general”. Entonces ¿por qué no?

Niños con más habilidades

Como resultado, estos niños son más creativos, se muestran más atentos, más ágiles, tienen más facilidad a la hora de perfeccionar su habilidad lectora y desarrollan más la memoria y las habilidades para la resolución de problemas.

No importa que los padres hablen dos lenguas diferentes siempre y cuando el niño sea capaz de asociar a la persona con el idioma.

Cuando el bilingüismo no viene de casa, es decir, viene a través del centro de enseñanza, los peques no van a tener mayores problemas para comprenderlo. No importa qué lengua sea y, a pesar de que es diferente a la materna, bastarán con unos días para que la asimilen con total naturalidad. Eso sí, siempre tendrá un idioma que dominará a la perfección y con el que se sentirá más cómodo, aunque los otros contribuirán mucho en su desarrollo posterior, llegando a entender, desde pequeño, más de un idioma.

No es recomendable obligar a un niño a que hable o demuestre lo que sabe en otro idioma. Lo importante, sobre todo al principio, es dejar que el niño se familiarice con la lengua ya que si no, podría aparecer el rechazo. Lo bueno es darle la opción, que tenga la oportunidad de iniciarse y no forzarle.

Mediante la utilización de distintos juguetes, canciones o cuentos podemos facilitar el aprendizaje de los idiomas de una forma amena y entretenida, siendo éste uno de los mejores recursos para los peques, que además disfrutarán de ello con vosotros, los padres.
 

¿Qué otros beneficios les proporciona a los más pequeños saber inglés?

  1. Mayor facilidad de aprendizaje

Cuanto más pequeño sea el menor a la hora de iniciarse en el estudio de un idioma, más beneficios tendrán en el aprendizaje del mismo que si lo hace a una edad más avanzada. Y es que los niños aprenden el lenguaje de forma innata y fácil, ya que lo adquieren según van desarrollando su estructura cerebral.

  1. Desarrollo de actividad mental

A su vez, el niño presentará una mayor capacidad de concentración, así como una mayor agilidad para resolver problemas.  Además, puede realizar varias tareas al mismo tiempo y mejorar la atención y la memoria. Es decir, que desarrollará su cerebro de forma que:

- tendrá una mayor capacidad de concentración.

- una mayor agilidad y capacidad de resolución de problemas.

- más posibilidad de realizar varias tareas al mismo tiempo con eficacia.

- y, por último, una mejora de la atención y la memoria.

  1. Menos timidez y más intención

La realidad es que la timidez suele ser un freno de aprendizaje en la mayoría de los adultos. Los niños, cuando son pequeños, no tienen vergüenza de nada y, por ello, el mejor momento para que se lance a hablar y practicar inglés sin ningún tipo de temor tu hijo es desde bien pequeño.

  1. Impacto en las relaciones humanas y profesionales

Los niños pertenecen a un mundo globalizado donde el aprendizaje del inglés es la clave para que la integración al mercado laboral sea directa. Tu hijo será capaz de comunicarse con personas de todo el mundo sin importar la nacionalidad, convirtiéndose así en un niño o una niña con un futuro prometedor por el mero hecho de hablar inglés o varias lenguas extranjeras.

  1. Acceso a un mundo globalizado

El niño tendrá acceso a dos culturas distintas por lo que se enriquecerá su educación y desarrollo intelectual y tendrá una mente más abierta hacia el mundo y en lo que respecta a su relación con los demás. Esto hará que el niño acepte y se interese por otras culturas y formas de vida distintas a la suya propia.


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 22-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×