×
  • Buscar
Publicidad

Clases de natación para bebés

Clases de natación para bebés

En esta época del año son habituales los cursillos de natación para prepararse para la llegada del verano y las vacaciones. ¿A qué edad se deben empezar las clases de natación? ¿Le dará miedo el agua? ¿Será ya capaz de nadar sin flotador?

Publicidad

Indice

 

¿A qué edad debe empezar el niño a practicar natación?

Hasta los 4-5 años los niños no tienen autonomía suficiente para nadar como un adulto. Sin embargo, con esta edad ya son capaces de dar sus primeras brazadas, además de familiarizarse con el agua y perderle el miedo.

Asimismo, la natación es un deporte muy beneficioso para el niño, por lo que es recomendable apuntarle a clases de natación desde pequeñito. Con esta edad, se aconseja que las clases duren unos 30 minutos (nunca más de 45) y que vaya dos o tres veces por semana.

Las clases para niños suelen estar divididas según la edad y el conocimiento del agua. En una primera fase, con niños de unos 3 años, tan solo se le enseñará a entrar y salir del agua de forma autónoma y segura, a respirar dentro del agua, a desplazarse con ayuda, a meter la cabeza debajo del agua sin miedo, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Y, cuando sea mayor, con unos 5-6 años, comenzará el aprendizaje de la natación propiamente dicha: diferentes estilos, tirarse de cabeza, etc.

 

Ventajas de la natación en niños

Nadar es uno de los deportes más completos, muy beneficioso para cualquier persona, ya sea niño, adulto, embarazada, etc. Algunos de sus principales beneficios son:

- Mejora la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio.

- Incrementa la fuerza y el desarrollo muscular, así como las habilidades motrices.

- Mejora la resistencia pulmonar y el sistema cardiorrespiratorio.

- Relaja y desestresa.

- El ejercicio abre el apetito y ayuda a dormir mejor.

- Aumenta la seguridad, la independencia, la confianza y la autonomía del pequeño.

- Algunos estudios sostienen que aumenta el coeficiente intelectual al desarrollar una mayor percepción, creatividad y observación.

- Asistir a clases de natación ayuda a la socialización.

- Fortalece el sistema inmunológico.

 

El miedo al agua en niños

Hay muchas posibilidades de que apuntes a tu hijo a un cursillo de natación muy ilusionado pero, a la hora de verdad, cuando toque ponerse el bañador y meterse en el agua, le entre el miedo y no pare de llorar. Día tras día, cuando toque ir a clase, se repetirá la misma escena: llantos, quejas, ruegos, súplicas… En ese momento te plantearas qué debes hacer: ¿obligarle o dejarle que abandone?

Por una parte, si le permites dejar las clases de natación es posible que se acentúe su miedo al agua, además de darle una lección equivocada al permitirle abandonar ante el primer conflicto, en lugar de intentar superar sus miedos.

Por otra, hay que tener en cuenta que aún es un bebé, incapaz de exteriorizar sus sentimientos como los adultos y de afrontarlos, por lo que es muy probable que obligándole solo consigas el efecto contrario al deseado.

La decisión depende de ti y de tu niño, de los motivos por los que no quiere ir a clase, de si siente verdadero miedo a bañarse o solo le da respeto porque es algo nuevo para él, etc.

Si piensas que su temor es más bien físico (le da miedo hacerse daño) o está relacionado con otros aspectos de la clase (no le gusta el profesor o los compañeros), puedes poner en práctica los siguientes consejos:

- No le fuerces ni le atosigues, concédele el tiempo que necesite.

- Cuéntale lo divertido que es bañarse en la piscina o en el mar, saber nadar, jugar dentro del agua… para que tenga ganas de aprender.

- No le compares con otros niños o compañeros que se meten en el agua sin problemas.

- Elige un horario para el cursillo apropiado para su edad, un momento en el que esté descansado y no tenga hambre ni sueño.

- En cuanto llore o esté a disgusto, sácale del agua.

- Antes de empezar las clases, ve unos cuantos días con él a la piscina, que se acostumbre primero a estar dentro del agua contigo antes de llevarle con un extraño.


Fecha de actualización: 07-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.