×
  • Buscar
Publicidad

Mitos sobre el sueño infantil

Mitos sobre el sueño infantil

Existen muchas creencias erróneas relacionadas con el sueño de los bebés que pueden llevar a los padres a confusiones y dudas sobre lo que es mejor y lo que no a la hora de dormir a sus hijos. Desmontamos los más importantes para que puedas ayudar a tu bebé a sin problemas desde que nazca.

Publicidad

1- Los recién nacidos también necesitan un horario de sueño. Las rutinas les ayudan a crear hábitos saludables para aprender a dormir por la noche y les tranquiliza.

2- Todos los niños pueden aprender a dormir, aunque para ello necesita adquirir hábitos de sueño desde el principio. Todos los niños son capaces de dormirse solos. Si al tuyo le cuesta, deberás consultar con el pediatra para establecer las medidas necesarias para que pueda conciliar un sueño continuo y reparador.

3- No todos los niños necesitan dormir siesta. Algunos, a los 18 meses, ya no necesitan la siesta de la mañana. Y otros, a partir de los 3-4 años, ya no requieren la de la tarde. Si es el caso de tu hijo, no le obligues. Si duerme bien por la noche puede ser suficiente para él.

4- Eliminar la siesta no garantiza más horas de sueño por la noche. Algunos padres piensan que si no dejan dormir a sus hijos por el día, éstos dormirán más por la noche. Pero en muchos casos llegar tan cansados a la hora de irse a la cama les dificulta conciliar el sueño y hace que se despierten antes por la mañana.

No te puedes perder ...

Niños disléxicos

Niños disléxicos

 Del 25% de la población que tiene dificultades en el aprendizaje un pequeño tanto por ciento padece dislexia. Los métodos de enseñanza de la lecto-escritura y el no tratar las áreas psicopedagógicas necesarias pueden provocar en cualquier niño una dificultad de aprendizaje. En el caso del disléxico, esta situación puede agravar más el problema. Axel es uno de estos alumnos con inhabilidad lecto-escritora; tiene 11 años, le diagnosticaron la dislexia a los 7.

Y tambien:

5- Acostarse tarde no implica dormir mejor. Los niños que se van a dormir muy tarde están más cansados y en un estado de alerta, lo que dificulta conciliar el sueño. Por eso, no tengas a tu hijo desierto hasta tarde pensando que así dormirá más horas, los niños necesitan acostarse mucho antes que sus padres.

6- No es bueno acostumbrar al bebé a dormir en una hamaca o columpio. Las hamacas o columpios que acunan al bebé son perfectas para tranquilizarle y calmarle, incluso para que haga pequeñas siestas, pero debe acostumbrarse a dormir en su cuna.

7- Es importante que, a partir de las 6 semanas, los niños aprendan a dormirse solos en la cuna, aunque sea más fácil lograr que lo hagan en tus brazos.

8- Adelantar la alimentación sólida no contribuye a que el niño duerma más horas seguidas. Algunos padres quieren adelantar la introducción de la alimentación sólida pensando que, al estar saciados, los bebés dormirán más horas, pero esto no es cierto y puede ser contraproducente. Sigue las pautas del pediatra en lo que se refiere a la alimentación de otros alimentos fuera de la leche.

9- Cenar leche o cereales no garantiza que el pequeño duerma mejor. Si cena demasiada leche con cereales puede tener molestias digestivas por la noche, con lo que dormirá peor. Pero si se le da la cantidad correcta sí puede ayudarle a conciliar el sueño ya que la leche contiene fenilalanina, precursor de la serotonina, que ayuda a dormir, y los hidratos de carbono de los cereales bloquean una sustancia que los mantiene despiertos, la hipocretina.

10- Hacer ejercicio antes de irse a la cama no tiene por qué facilitar el sueño. Para un 80% de los padres hacer alguna actividad física por el día contribuye a dormir mejor. Sin embargo, muchas veces esto puede dificultar el sueño si se practica justo antes de irse a la cama, ya que el niño estará más excitado. Por eso, después de la cena las actividades tienen que ser más tranquilas.

11- Dormir con su hermano no tiene por qué alterar su rutina de sueño, de hecho, si ambos tienen la misma disciplina para dormir puede ser mejor.

12- Es cierto que la leche y la miel pueden ayudar a dormir ya que tienen efectos relajantes.

13- La música relajante puede tranquilizar al bebé y ayudarle a dormir, aunque depende de cada niño, unos se duermen con más facilidad con música mientras que otros no lo hacen hasta que ésta no acaba.

14- Los juegos electrónicos, como las videoconsolas, no son convenientes antes de irse a la cama ya que las pantallas estimulan el cerebro y bloquean la melatonina, dificultando la conciliación del sueño. Lo mismo pasa con la televisión, no se recomienda mucho tiempo ni más tarde de las 21 de la noche.


Fecha de actualización: 19-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.