¿Cuándo puede un bebé dormir con almohada?

¿Cuándo puede un bebé dormir con almohada?
comparte

Los bebés no deben dormir con almohada hasta los 2 años más o menos por varios motivos: puede causarle asfixia y muerte súbita, fuerza la curvatura natural de su cuello, etc. Y, una vez le pongas almohada, asegúrate de que es fina y de un material adecuado para favorecer un correcto descanso.

¿Por qué no debe dormir con almohada?

Los bebés no deben dormir con almohada en sus primeros años de vida por varios motivos:

 

1- Las almohadas fuerzan la curvatura natural el cuello, haciendo que la columna del bebé adopte una postura antinatural, algo muy peligroso cuando la columna del pequeño aún está creciendo y desarrollándose. Esto se debe a que proporcionalmente su cabeza es más ancha que su espalda.

 

2- La almohada puede asfixiarle si se gira y se queda boca abajo, favoreciendo el ahogamiento o la muerte súbita.

 

No siquiera se aconseja usar almohada en los casos de reflujo, al menos una almohada normal. Puedes comprar una cuña especial que mantenga su torso ligeramente más levantado.

 

¿Cuándo empezar?

En torno a los dos o tres años los hombros del pequeño son más anchos que su cabeza, por lo que su cabeza cuelga si duerme de lado, lo que puede provocar dolor de cuello. Es el momento para que empiece a usar una almohada.

¿Cuándo un bebé debe dormir con almohada?

¿Cuándo un bebé debe dormir con almohada?

Si el sueño es importante para los adultos, ¡imagínate para un bebé que aún no tiene su cuerpo desarrollado completamente! Por tanto, el sueño en los recién nacidos es decisivo, ya que es en ese tiempo dónde actúa la hormona del crecimiento “Gh”. Debido a su importancia es aconsejable que prestemos atención a su rutina de sueño y sobre todo entender que sus necesidades a la hora de dormir no son las mismas que las nuestras. Al contrario que nosotros, ellos no sólo no necesitan almohada sino que no es nada recomendable antes de los 2 años. Hasta ese momento la cabeza del bebé es proporcionalmente más grande que su cuerpo y si duermen con ella podría molestarle o incluso forzar su postura causándole problemas respiratorios.

 

Eso sí, no sirve cualquier almohada, asegúrate de que compras una fina y poco alta, que no sea muy blanda y cuyos materiales permitan la respiración y la oxigenación. Y consulta a tu pediatra antes por si acaso.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×