¿Cuándo puede un bebé dormir con almohada?

¿Cuándo puede un bebé dormir con almohada?
comparte

Los bebés no deben dormir con almohada hasta los 2 años más o menos por varios motivos: puede causarle asfixia y muerte súbita, fuerza la curvatura natural de su cuello, etc. Y, una vez le pongas almohada, asegúrate de que es fina y de un material adecuado para favorecer un correcto descanso.

¿Por qué no debe dormir con almohada?

Los bebés no deben dormir con almohada en sus primeros años de vida por varios motivos:

 

1- Las almohadas fuerzan la curvatura natural el cuello, haciendo que la columna del bebé adopte una postura antinatural, algo muy peligroso cuando la columna del pequeño aún está creciendo y desarrollándose. Esto se debe a que proporcionalmente su cabeza es más ancha que su espalda.

 

2- La almohada puede asfixiarle si se gira y se queda boca abajo, favoreciendo el ahogamiento o la muerte súbita.

 

No siquiera se aconseja usar almohada en los casos de reflujo, al menos una almohada normal. Puedes comprar una cuña especial que mantenga su torso ligeramente más levantado.

 

¿Cuándo empezar?

En torno a los dos o tres años los hombros del pequeño son más anchos que su cabeza, por lo que su cabeza cuelga si duerme de lado, lo que puede provocar dolor de cuello. Es el momento para que empiece a usar una almohada.

No te puedes perder ...

 

Eso sí, no sirve cualquier almohada, asegúrate de que compras una fina y poco alta, que no sea muy blanda y cuyos materiales permitan la respiración y la oxigenación. Y consulta a tu pediatra antes por si acaso.


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan por "¿cuáles son las cantidades para el biberón del bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.


Fecha de actualización: 09-04-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>