• Buscar
Publicidad

Cómo cuidar el pompis de tu bebé

Cómo cuidar el pompis de tu bebé

La piel del bebé es muy suave y delicada, y el contacto frecuente con las heces y la orina en la zona del pañal puede hacer que aparezca la llamada dermatitis del pañal, es decir, irritaciones y rojeces muy molestas para el bebé. Para evitarlo, debes extremar las medidas de higiene en la zona.

Publicidad

Uno de los problemas dermatológicos más habituales en los bebés son las irritaciones en la zona del pañal (pompis, muslos y zona genital). Cuando las heces y la orina se descomponen, liberan amoníaco que puede irritar y ulcerar la piel del bebé. Esto, unido a la humedad de la zona y a una temperatura demasiado alta, favorece la llamada dermatitis del pañal, una reacción inflamatoria que se manifiesta en forma de eritema o enrojecimiento de la piel.

Aunque es una lesión que suele desaparecer en unos días, es muy dolorosa y molesta para el pequeño ya que causa mucho dolor e inflamación, y, además, puede reaparecer si no se toman las medidas necesarias.

Por eso, debes tener en cuenta estos consejos a la hora de cuidar el pompis de tu bebé:

1- Cámbiale a menudo, si es posible, siempre que se haga del baño. Recuerda que la dermatitis surge como consecuencia de la irritación de la piel debido a la humedad, los cambios en el pH de la piel, el daño por las proteínas resultantes de las evacuaciones o la infección secundaria con bacterias u hongos.

2- En cada cambio, debes limpiar adecuadamente su piel. Usa agua tibia y jabón neutro o toallitas sin alcohol, especiales para pieles hipoalergénicas. Limpia bien entre los pliegues para que no queden restos de sus evacuaciones. No frotes al secar, hazlo con suaves golpecitos.

3- Siempre hay que limpiar de delante hacia detrás, especialmente en las niñas ya que la cercanía del ano a la vagina puede hacer que entren bacterias en esa zona causando infecciones. Levántale las piernas sujetándole los tobillos con una mano y límpiale únicamente la parte exterior de los labios.

En los niños, debes extender la limpieza a la tripa, los muslos y las nalgas ya que es frecuente que se manchen también en esas zonas. Presta especial atención a los pliegues y la zona de los testículos, que deben quedar limpios y secos.

4- Una vez limpio y seco, aplica una pomada protectora o calmante, según esté la piel del bebé, como Vitacilina Pomada Bebé. Las mejores pomadas son aquellas que contienen óxido de zinc, que previene daños a la epidermis y acelera el alivio de pequeñas heridas e inflamaciones; lanolina, un humectante que ayuda a calmar, suavizar e hidratar; vitamina A, que estimula la producción de colágeno; vitamina E, un antioxidante natural que protege a la piel del daño causado por los radicales libres; vitamina D, que ayuda a la cicatrización en la piel; y alantoína, que estimula la regeneración cutánea causada por las irritaciones, roces, grietas y rozaduras.

5- Después, ponle el pañal. Elige un pañal adecuado a su talla y que no le quede apretado para que la piel respire. Además, es importante que sea súper absorbente para que la piel permanezca en contacto con las heces y la orina el menor tiempo posible.

​6- Siempre que sea posible, deja el culito del bebé al aire. Será una sensación que le encante y ayudará a evitar la dermatitis y a curarla si ya le ha aparecido.

Si esta dermatitis se agrava, el eritema se hace más vivo e intenso y empieza a afectar a los pliegues. Y si no se trata con rapidez puede llegar a afectar a la zona de las nalgas apareciendo zonas erosionadas, vesículas y pápulas, e incluso puede sobreinfectarse por Candida Albicans. Por eso es importante que adoptes los consejos antes descritos.

 

 


Fecha de actualización: 02-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×