4 imprescindibles para el primer verano del bebé

4 imprescindibles para el primer verano del bebé
comparte

Llega el verano y quieres disfrutar del aire libre, la playa…con tu bebé ¿Qué debes tener en cuenta? Te damos cuatro aspectos necesarios para que tu bebé esté protegido del sol y el calor y pueda chapotear seguro en el agua. 

No hace mucho que nació tu pequeño y va a vivir su primer verano. Hay mil cosas que tienes en mente y una maleta para las vacaciones que, a pesar de ser para alguien tan pequeño, tiene el doble de cosas que la tuya. Vamos a ver cuatro esenciales que siempre debes tener presente en el verano de tu bebé.


1. Protección solar


En sus primeros seis meses, lo mejor es evitar en la medida de lo posible la exposición al sol. Por eso, si decides ir a la playa con un bebé que no llega al medio año, debes asegurarte que está en todo momento a la sombra, protegido con ropa y sombrilla o algún otro objeto (como un árbol o un edificio) del sol y bien hidratado.


A partir de entonces, a pesar de que tu bebé ya puede tolerar el sol, debes protegerle todo lo que puedas de sus rayos. Esto incluye piel, ojos, cabeza… Lo mejor es seguir la regla ABC (Aplicar fotoprotección, Buscar sombra, Cubrir con ropa y gorro).

No te puedes perder ...

¿Cómo afrontar los gastos de un bebé en tiempos de crisis?

¿Cómo afrontar los gastos de un bebé en tiempos de crisis?

La hipoteca, la gasolina, los alimentos… los precios no paran de subir y subir, aumentando los gastos de las familias españolas y disminuyendo su capacidad de ahorro. Aunque parezca que éste no es el mejor momento para tener un hijo, tanto tú como tu pareja lo estáis deseando y no queréis esperar más. ¡Tranquilos! Siempre hay forma de ahorrar


Busca las barreras físicas, que son las mejores como protección del sol. Puede, por ejemplo, usar algún tipo de sombrilla parasol en su carrito, o alguna tienda anti UV. Además, aunque esté bajo la sombrilla, asegúrate de que su piel está protegida con una crema solar de protección alta, mejor si es específica para piel de bebés (más sensible que la de los adultos), sin perfumes ni colorantes y reaplicada sobre toda su piel cada 2-3 horas.


Tampoco te debes olvidar de sus ojos. Los niños necesitan proteger sus ojos de los rayos solares de la misma forma que los adultos. Busca gafas con filtro 3 (el más común en la mayoría de gafas) o 4 (el filtro más alto). Y recuerda cubrir su cabeza con un gorro, mejor si es con visera, para que no le dé el sol de manera directa.


2. Ropa fresca


Los bebés tienen aún limitada la capacidad de sudoración, que es el método del cuerpo para refrescarse, así que pueden sobrecalentarse más deprisa que los adultos. Por esto conviene vestirlos en verano con ropita fresca que limite lo menos posible su capacidad de enfriarse.


Evita prendas como los calcetines, por ejemplo. Y en el resto, ten en cuenta el material. Las fibras naturales son las que más transpiran: algodón, lino, seda o landa. Sí, has leído bien, lana en verano. Aunque es un material que no se asocia a esta época de calor, en el mercado se venden prendas finas de lana ideales para el verano. Además, está demostrado que los colores oscuros tienen mayor UPF (Factor de Protección Ultravioleta) que los claros, al contrario de lo que comúnmente se cree. No obstante, lo primero es asegurarte de que tu bebé está a la sombra y protegido.


3. Flotador


Para que disfrute del agua, chapotee y patalee en ella, además de en tus brazos -la opción más práctica- puedes optar por un flotador. Los flotadores con asiento y arnés -que permiten al bebé estar sentado con las piernas bajo el agua- son los más comunes en bebés, pero hay una amplia variedad entre cuyas opciones puedes probar para ver cuál se adapta mejor a tu pequeño y a tu criterio. Si decides adquirir alguno, asegúrate de que cumplen la normativa europea EN 13138, que garantiza unos estándares de seguridad de los artículos de flotación para bebés y niños. Y no te olvides de que ningún flotador previene del ahogamiento, por lo que debe ser utilizado siempre bajo supervisión y vigilancia de algún adulto.


4. Bañador


Aunque muchos padres optan por bañar a sus bebés con los pañales normales, también puedes probar los pañales bañadores del mercado, que pueden resultar muy prácticos durante las vacaciones. Los hay de muchos tipos: desechables, de tela lavable, de neopreno de cuerpo entero…


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cuánta leche toma un recien nacido?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.


Fecha de actualización: 22-07-2016

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>