• Buscar
Publicidad

¿Por qué mi bebé no quiere comer nada?

¿Por qué mi bebé no quiere comer nada?

De repente, tu bebé, que comía sin problemas, rechaza la comida. Puesto que la alimentación es fundamental para el correcto desarrollo del pequeño y para asegurar su salud, es normal que te preocupes y que busques cómo solucionar este problema.

Publicidad

Índice

 

¿Realmente no quiere comer?

Antes que comenzar a hacer suposiciones o preocuparte de más, deberás saber si tu bebé tiene algún signo de enfermedad que pueda ser la causa de su falta de apetito, o si ha presentado algún cambio extraño en su comportamiento o en su cuerpo.

Tu hijo, como todo ser humano, tiene un gran sentido de supervivencia, el cual hace que coma lo suficiente para cubrir sus necesidades. Por lo tanto, si tu hijo está comiendo menos que antes, pero sigue comiendo, no deberías de tener mayor preocupación ya que es probable que esté en un periodo de menso crecimiento, por lo que su apetito también ha disminuido. El hambre y la necesidad de nutrientes se relacionan con el crecimiento, por lo que si tu hijo ha dejado de crecer o pasado de su etapa pico, también dejará de comer tanto como solía hacerlo.

En cuanto a su altura y peso corporal, deberás estar al pendiente de que se mantenga en el margen correspondiente a su edad ya que, si en efecto se encuentra dentro de los márgenes, no será necesario tomar ninguna medida o preocuparse.
 

¿Por qué mi hijo rechaza la comida?

También puede ser que rechace los alimentos que le provees debido a que es algo melindroso. Si este es el caso, lo mejor es que tomes medidas para corregirlo cuanto antes ya que no se debe permitir que el niño no coma grupos enteros de alimentos. Por ejemplo, no importa si no le gusta la pera, pero come manzanas, plátanos o fresas. Pero no puedes dejar que no coma nada de fruta ya que es malo para su salud y desarrollo.

Cuando un niño melindroso crece sin que le corrijan esa actitud a la hora de comer, podrá verse afectado a la larga por no recibir los nutrientes necesarios, por lo que podría desarrollar alguna enfermedad o trastorno alimenticio como estos:

1.- Anemia. Esta ocurre cuando se deja de consumir alimentos que sean ricos en hierro.

2.- Beriberi. Este ocurre frecuentemente cuando el alimento principal es un grano al cual se la ha removido la capa externa.

3.- Diabetes. Suele darse por el exceso de consumo de azúcar, que el cuerpo no puede asimilar correctamente.

Además, es posible que el bebé no coma bien por otros motivos:

- Es un alimento nuevo que no conoce y le cuesta aceptarlo.

- No tiene hambre.

- Atraviesa una crisis de lactancia, frecuentes en la alimentación con leche materna.

- Está enfermo o tomando ciertos fármacos que quitan el apetito.

 

¿Cómo hago que mi hijo coma bien?

Todo se basa en darle una buena educación en todos los aspectos de su vida, así empezando por ti y tu pareja y los hábitos del hogar. Para ello, es conveniente que sigas estos consejos de pediatría:

1.- No insistas. Si tu bebé rechaza un alimento en específico, puede ser que este no le agrade. Recuerda que algunos sabores son más accesibles con la edad y algunos alimentos no son adecuados para bebés. Con el tiempo, agarrará el gusto. Nunca le fuerces a comer si no quiere. 

2.- No utilices chantajes. Utilizar las emociones para que tu bebé coma podría afectar su percepción hacia los sentimientos. Además, que puede usarlo como un chantaje para conseguir algo. La comida nunca debe ir ligada a premios o castigos.

3.- No utilices distracciones. Hay mamás que le ponen la televisión o la tablet a su hijo para que se distraiga y así coma. Sin embargo, esta es una mala idea puesto que disminuirá su atención e importancia hacia la comida en general.

4.- Dale lo necesario. Además de administrarle alimentos adecuados para su edad, deberás darle las porciones que su sistema necesite. Quizá el problema es que le llenas demasiado el plato y por eso deja comida. Adecúa las porciones a sus necesidades.

5.- Comer en familia. Fomenta el hábito de comer juntos, así tu hijo puede aprender de tu ejemplo y acostumbrase a una hora para comer.  Si te ve comer pescado o verduras, las comerá mejor.

6.- No le des de picar entre horas. Muchas veces, el problema es que el niño se pasa el día picando entre horas y, cuando llega la comida o la cena, no tiene hambre.

7.- Si le has empezado a ofrecer papillas y no las quiere, prueba a darle trocitos. Los bebés pueden empezar a comer trocitos de ciertos alimentos blandos desde los 6 meses, así que prueba si así los acepta mejor.

Puede que tu hijo ya no se encuentre en su pico de crecimiento, sin embargo, sigue en una etapa muy importante de desarrollo. La alimentación es una necesidad básica que ayudará a que tu hijo se mantenga saludable el resto de su vida, por lo que, si lo educas bien acerca de este tema, no tendrás por qué preocuparte en un futuro.


Glosario

Beriberi

Definición:

Enfermedad en la cual el cuerpo no tiene suficiente tiamina (vitamina B1). Normalmente se produce en gente con una alimentación defectuosa, aunque también hay una rara variedad genética. El beriberi puede ocurrir en bebés lactantes cuando el cuerpo de la madre carece de tiamina.

Síntomas:

  • Dificultad para caminar
  • Pérdida de la sensibilidad en las manos y en los pies
  • Pérdida de la función muscular o parálisis de las extremidades inferiores
  • Confusión mental
  • Dificultades con el habla
  • Dolor
  • Movimientos extraños de los ojos (nistagmo)
  • Hormigueo
  • Vómitos

Tratamiento:

Reponer la tiamina que le está faltando al cuerpo, lo cual se hace con suplementos de esta vitamina. Los suplementos de tiamina se administran a través de inyecciones o por vía oral.

Fuente:

Pérez-García, I., Alberola, S., & Cano, A. (2010). Rechazo del alimento en el niño pequeño. Anales de Pediatría Continuada, 8(1), 10-16.

Fecha de actualización: 19-04-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×