Con los peques en Malasia

Con los peques en Malasia
comparte

Malasia, país complicado donde los haya, territorialmente hablando que, sin embargo, ofrece al turista un acogimiento y una calidez por parte de sus ciudadanos poco usual en otras partes del globo terráqueo.    

Bako

 

Normalmente, la gente que visita Bako acaba quedándose por la zona más tiempo del planificado en su viaje. Así pues, este es un lugar en el que encontrar personas de todas las clases y nacionalidades que llevan vagando por el Parque meses y, en ocasiones, años.

 

Kuala Lumpur

 

Al sureste de Malasia, está establecida como su capital Kuala Lumpur. Por esto mismo, sería imperdonable que la familia no pase, al menos, una jornada, en ella. Pasear por sus calles, degustar su comida en los restaurantes más famosos, ir de compras, al cine o al teatro, buenos planes para uno de los últimos días, tomándonoslo como un descanso.

 

Otra buena opción en la capital es visitar Legoland, el parque de atracciones de Lego. 

 

Penang

 

Esta provincia se encuentra al norte del país y su capital es Georgetown. Allí se puede visitar el bosque más grande y mejor conservado de Manglares del país donde también se puede disfrutar de aves costeras, cangrejos de colores y otros animales autóctonos. Cerca se encuentra un refugio de orangutanes. 

Viajar en familia a Barcelona

Viajar en familia a Barcelona

Ejerciendo su vocación de gran metrópolis del Mediterráneo, Barcelona se ha consolidado como uno de los principales destinos de turismo urbano de Europa. Activa y dinámica, la capital catalana es la única ciudad del mundo con nueve edificios Patrimonio de la Humanidad que, junto con su amplia oferta de ocio, la convierten en el lugar ideal para disfrutar de estas vacaciones con los peques

 

En Georgetown está Monkey Beach, una deliciosa playa rodeada de naturaleza. 

 

Malacca

 

El primer asentamiento de comerciantes chinos del siglo XV. Un lugar donde admirar la confluencia de culturas. Allí se puede ver un molino de viento holandés a pocos pasos de una mezquita malaya o del templo budista más antiguo del país.

 

Langkawi

 

Playas, snorkel, nadar entre peces o viajes en teleférico es algo de lo que ofrece esta zona del país.

 

 

De compras

 

Normalmente, los turistas suelen aprovechar el centro comercial de Kuala Lumpur para ir de compras pero también hay otras alternativas, como el mercado en Kota Barhu, en la costa este de Malasia, en la que disfrutar de una relajada tarde en familia.

 

Qué comer

 

La comida malaya es, quizá, una de las más complicadas para introducir en la dieta de los niños, pues hace mucho uso de especias, tales como chili, picante o leche de coco. Sin embargo, lo que siempre encontraréis en cualquier casa de este país es el arroz hervido o, en algún caso, fideos, acompañado de algún otro majar para picar.

 

Además, Malasia comparte un plato con Bali: el satay. Este, plato típico balinés, consiste en unos trozos de carne prendidos en un palo, cual pincho moruno, aderezados con salsa de cacahuete y otros ingredientes, según el gusto de cada comensal.

 

Aun así, es recomendable probar la cocina tradicional con los más pequeños, ya que siempre podremos pedir un plato de arroz, en un restaurante tradicional, como Songket Restaurant (29, Jalan Yap Kwan Seng, Kuala Lumpur), o, si se prefiere, ir a lo seguro, decantándose por uno de sus restaurantes italianos, como Nero Vivo (3A, Jalan Ceylon, Kuala Lumpur).

 

Información del portal de la Oficina de Turismo de Malasia   www.tourism.gov.my


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar