Vegetaciones o adenoides

Vegetaciones o adenoides
comparte

¿Operar, sí o no? Los niños pequeños padecen a menudo problemas derivados de la inflamación de las vegetaciones, un tejido ubicado en la garganta que protege de los virus y bacterias que entran a través de la nariz. Cuando esto ocurre, el niño respira con dificultad, ronca y sufre frecuentes resfriados y otitis. Aunque el tratamiento preferido por los pediatras es el uso de antibióticos, en ocasiones es necesario plantearse la cirugía

No te puedes perder ...

¿Qué son?

Las vegetaciones son una masa de tejido ubicada en el pasaje que conecta la parte posterior de la cavidad nasal con la garganta. Estas estructuras forman parte de lo que se denomina anillo linfático de Waldeyer, que representa una importante línea de defensa para el organismo. Las vegetaciones, también denominadas adenoides y amígdalas nasofaríngeas, están separadas de las amígdalas propiamente dichas y su función consiste en filtrar las bacterias y los virus nocivos que entran a través de la nariz y fabricar anticuerpos para ayudar al organismo a luchar contra las infecciones.

Cuando se inflaman, causan muchas molestias, sobre todo al dormir, ya que obstruyen el paso del aire que respiramos, obligando al enfermo a respirar por la boca. Además, las adenoides de gran tamaño también dificultan la evacuación normal del moco producido en las fosas nasales, asociándose a cuadros frecuentes y prolongados de resfriados y otitis de repetición.
 
También es habitual la presencia de tos nocturna persistente, debida a la acumulación de secreciones durante el día que al acostarse caen hacia la faringe o laringe irritándolas.


Síntomas principales

Los niños que presentan esta dolencia tienen unas características particulares muy fáciles de observar por los padres:

- Les cuesta respirar por la nariz.
- Respiran por la boca tanto de día como de noche y muy ruidosamente.
- Roncan.
- La voz adquiere un timbre característico, el olfato y el gusto se deterioran paulatinamente.
- En ocasiones, llegan a sufrir apneas (dejan de respirar durante unos segundos mientras duermen).

¿Se deben operar?

El tratamiento para las vegetaciones consiste fundamentalmente en la ingesta de antibióticos; sin embargo, en ocasiones éstos no hacen efecto y el niño sigue con molestias, por lo que se puede plantear llevar a cabo una operación. Se debe ir al quirófano cuando hay adenoides obstructivas, otitis media recurrente o secretora, sinusitis repetida y escurrimiento de material purulento permanente (adenoiditis crónica) en la evaluación pediátrica.

En este caso, la cirugía consiste en extirpar las adenoides. Es una operación relativamente sencilla, pero de gran controversia, ya que algunos médicos opinan que si se extraen, se reduce la barrera defensiva del niño contra otro tipo de infecciones (algo parecido a lo que pasa con las amígdalas y la operación de amigdalectomía).

No obstante, algunos estudios contradicen esta idea, y en algunos casos, las posibles complicaciones para el niño (que puede llegar incluso a perder audición), hacen que sea totalmente necesaria la operación.

De cualquier modo, será siempre el pediatra el que recomiende lo mejor en cada caso concreto.
 

Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP "Hipertrofia adenoidea o vegetaciones"

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/hipertrofia-adenoidea-vegetaciones

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>