• Buscar

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Se define como pancreatitis a la inflamación del páncreas causado por la liberación y activación de enzimas de la digestión en el propio órgano, en lugar de los intestinos. Esta patología suele remitir rápidamente, sin dejar lesiones permanentes, pero hay que saber reconocer los síntomas para evitar ciertas complicaciones.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la pancreatitis?

El páncreas es un órgano de vital importancia que se encuentra en la zona alta del abdomen, cerca del estómago, el duodeno y la vía biliar. Sus funciones son principalmente regular las cifras de glucosa en sangre y sintetizar diversas hormonas, especialmente las que sirven para digerir los alimentos (insulina y glucagón). Cuando se inflama este órgano, se produce una pancreatitis.

Esta enfermedad, según su evolución clínica, puede ser pancreatitis aguda (dura unos pocos días) o crónica (recurrente). En el primer caso, normalmente se desarrolla de forma idiopática (se desconoce su causa) o como modo de respuesta a una infección vírica o medicación. Igualmente, se puede deber a un traumatismo abdominal, una fibrosis quística o un exceso de grasa en la sangre. En el segundo, esta afección suele reaparecer de forma repetida y suele ser hereditaria.


Síntomas de la pancreatitis

En repetidas ocasiones se ha confundido esta patología con un simple dolor de estómago, pero lo cierto es que sus síntomas no tienen nada que ver. El dolor de abdomen en la pancreatitis en mucho más intenso, incluso a los niños les resulta imposible mantenerse de pie o sentados. Además, la dolencia se suele pronunciar más a partir del tercer día.

Otros de sus síntomas son:

- Pérdida de apetito.

- Náuseas.

- Vómitos persistentes de color amarillento, verdoso o amarronado.

- Incapacidad de retener los alimentos ingeridos.

- Inflamación del abdomen.

Articulo relacionado: Síntomas y contagio de la lepra

- Fiebre.

- Aumento del pulso cardíaco.

- Ictericia (la piel se vuelve de un color amarillento).

Estos síntomas tienen un comienzo brusco y progresivo y duran desde horas hasta semanas o meses, según la gravedad y el tratamiento.
 

¿Cuáles son las causas de pancreatitis aguda?

Las causas de pancreatitis aguda son múltiples, pero las principales son:

- salida de piedras a través de la vía biliar (colelitiasis). Estas piedras suelen proceder de la vesícula biliar o del conducto de la bilis.

- consumo excesivo de alcohol.

- causa desconocida o idiopática.

- ciertos medicamentos.

Otras causas, que en conjunto representan menos del 10%, son tener excesivos niveles de grasa en la sangre (hiperlipemia), exploraciones endoscópicas de la vía biliar y pancreática, postoperatorios de cirugías importantes, alteraciones estructurales de la región pancreática y duodenal bien congénitas o adquiridas, alteraciones en la función de la glándula paratiroides, traumatismos abdominales, fármacos, infecciones y otras mucho más raras.


Diagnóstico de la pancreatitis

Para comprobar si tu hijo padece una pancreatitis, el profesional de medicina te recomendará que solicites varios análisis de sangre con el fin de determinar si las enzimas fabricadas por el páncreas se encuentran en concentraciones normales. Si, por el contrario, el resultado es elevado, se realizará una ecografía abdominal o una tomografía axial computarizada. 


Tratamiento de la pancreatitis

Normalmente la pancreatitis en niños mejora por sí misma, pero el pediatra te aconsejará que el niño siga durante una semana una dieta baja en grasas y que beba mucho líquido para acelerar la curación.

En los casos más graves, es muy probable que el niño acabe ingresado durante un breve período de tiempo para evitar una deshidratación. Es decir, el tratamiento consiste en que el páncreas descanse y, para ello, hay que dejar al paciente sin comer ni beber, y administrarle todos los fluidos y medicación analgésica por vía intravenosa.

Por último, debes saber que la mayoría de niños que desarrollan la pancreatitis se curan entre 4 a 5 días sin ninguna complicación y es muy poco probable que la enfermedad derive en otras complicaciones, como quistes, infecciones o hemorragias.


Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×