×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de la enfermedad de Lyme

Síntomas de la enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme consiste en una infección bacteriana trasmitida por la garrapata de patas negras. Tiene mayor incidencia en los meses de verano y en niños que pasan mucho tiempo en el campo.

Publicidad

La enfermedad de Lyme es una infección causada por la bacteria Borrelia burgdorferi. La transmisión a los ser humanos se realiza a través de la picadura de una garrapata de patas negras que previamente ha mordido a animales infectados por dicha bacteria.

 

La tasa de mayor incidencia de contagios se da en niños de entre 5 y 14 años que suelen pasar más tiempo al aire libre, y especialmente en los meses de verano (de junio a agosto). En España, la garrapata de patas negras es una de las más comunes, sobre todo en la zona del Cantábrico y nordeste de la Península.

 

La enfermedad de Lyme se manifiesta como una enfermedad inflamatoria que puede afectar a la piel, las articulaciones, el sistema nervioso y a algunos órganos en etapas muy avanzadas.

 

Síntomas y diagnóstico

 

Los primeros signos de infección suelen aparecer en las semanas posteriores a la picadura de la garrapata y dado que poca gente es consciente de la mordedura, el diagnóstico puede ser complicado especialmente si hablamos de niños pequeños. Los primeros síntomas pueden parecerse a los de una gripe normal ya que implican fiebre y escalofríos, fatiga, dolores musculares y dolor de cabeza. El síntoma diferenciador es una erupción circular de color rojo intenso en la zona donde se adhirió la garrapata pero se puede desarrollar hasta 30 días después de la infección. En personas de piel oscura puede parecer un simple moratón y hay pacientes que no la llegan a desarrollar nunca.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

La segunda fase de los síntomas implica parálisis facial, rigidez en el cuello, dificultad para respirar, problemas de concentración y pérdidas de memoria, dolor e hinchazón de las articulaciones y alteraciones en el ritmo cardíaco.

 

Si el doctor sospecha de la enfermedad de Lyme pero no hay presencia de erupción cutánea, confirmará el diagnóstico con un análisis de sangre aunque éste solo detectará la infección a las 4 o 6 semanas después de la picadura.

 

Tratamiento y prevención

 

Esta infección bacteriana suele resolverse en la mayoría de los casos de forma favorable pero si el diagnóstico es demasiado tardío, la bacteria puede penetrar en el torrente sanguíneo y afectar a otros órganos. Una vez detectada la enfermedad, el tratamiento a seguir consistirá en antibióticos.

 

Dada la dificultad del diagnóstico, ante cualquier sospecha de infección o tras haber sentido la picadura, hay que acudir al médico lo más pronto posible. Cuanto antes comience el tratamiento, mejores resultados se conseguirán.

 

Es difícil prevenir las picaduras pero es recomendable que después de pasar el día en el campo, especialmente en zonas donde hay mayor presencia de garrapatas, se revise a los niños por si tuvieran alguna adherida. En caso de que así sea, hay que desprenderla con ayuda de unas pinzas para no aplastarla, lavar la zona con agua y jabón y echar algún antiséptico y acudir al médico lo más pronto posible.

 

Foto: freedigitalphotos.net


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altas capacidades con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fecha de actualización: 27-05-2015

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad