• Buscar
Publicidad

Síntomas de la disquitis en niños

Síntomas de la disquitis en niños

La disquitis, o discitis, es la inflamación e irritación del espacio intervertebral (el espacio que hay entre los huesos de la columna). Es más habitual en menores de 10 años y mayores de 50, especialmente en varones. Este problema causa dolor abdominal, de espalda, dificultad para levantarse, irritabilidad o fiebre baja, entre otros síntomas.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la disquitis? 

La disquitis suele aparecer tras una infección viral o bacteriana en la pelvis que se extiende a la columna vertebral, aunque también por enfermedades autoinmunitarias que afectan a ciertas células del cuerpo. Normalmente afecta al espacio que hay en las vértebras del cuello o de la espalda baja.

Es una enfermedad bastante rara. Si se produce en un niño pequeño, las vértebras pueden desarrollarse juntas, causando una fusión que obligue a la columna a inclinarse hacia delante (cifosis).

 

Tipos y síntomas de la disquitis

Existen varios tipos de disquitis:

- Disquitis séptica: es un tipo muy raro causado por una infección bacteriana. La bacteria más común es Staphylococcus aureus, aunque la Escherichia coli o el Staphylococcus epidermidis también pueden provocarlo.

- Disquitis infecciosa: causa sudoración, pérdida de apetito, fiebre y escalofríos provocados por los microorganismos que inflaman el espacio intervertebral.

- Discitis lumbar: se produce debido a problemas en la región lumbar, por lo que no se propaga a los otros discos de la columna vertebral.

- Disquitis osteomielitis: es la inflamación de los huesos, que puede ser aguda o crónica. La causa de esta inflamación es, normalmente, diversos microorganismos.

Los síntomas que puede causar este problema son muy variados:

- Dolor abdominal

- Dolor de espalda o de cuello

- Problemas para levantarse y quedarse parado

- Aumento de la curvatura de la espalda

- Fiebre baja (por debajo de 38º C)

- Síntomas parecidos a una gripe

- Irritabilidad

- Sudores nocturnos

- Rigidez en la espalda

- Negativa a sentarse, parase o caminar en niños pequeños

- Dificultad para levantar la pierna hacia arriba cuando se está tumbado sobre la espalda

- Pérdida del apetito

- Cansancio

Para confirmar el diagnóstico, el médico puede realizar diversas pruebas como una gammagrafía ósea, un análisis de sangre completo, analizar la tasa de sedimentación eritrocítica o proteína C reactiva para medir la inflamación, una resonancia magnética o una radiografía de la columna.


Tratamiento de la disquitis

Para reducir la inflamación, los dolores y los demás síntomas, lo normal es recetar antibióticos si la disquitis está causada por una infección bacteriana o antiinflamatorios si la causa es una enfermedad autoinmunitaria. Estos últimos, además, ayudan a reducir la inflamación.

También se suele recomendar reposo en cama o un corsé para evitar que el niño se mueva. 

Si nada funciona, se recurre a la cirugía para colocar inserciones metálicas o tapones de fusión que ayuden a recuperar los movimientos.

Los niños con una infección se recuperan en cuanto el tratamiento hace efecto, es raro que queden secuelas o problemas de espalda. En casos de enfermedad autoinmunitaria, es posible que se convierta en una enfermedad crónica.


Glosario

Mielitis

Definición:

Enfermedad caracterizada por la inflamación infecciosa o inmunológica de la médula espinal, que se caracteriza por la aparición de déficits en la fuerza o sensibilidad de distintos territorios del cuerpo dependiendo del sitio de la médula comprometido.

Síntomas:

Los síntomas generales que pueden presentarse para estas patologías incluyen fiebre, malestares, dolor de cabeza, parestesia, dolor o pérdida del bienestar, paresia central o periférica, y pérdida de control de vejiga. Pueden también desarrollarse signos meningeos.

Tratamiento:

Como con muchos trastornos de la médula espinal, actualmente no existe una cura eficaz. Los tratamientos están destinados a manejar y a aliviar los síntomas, y dependen en gran medida de la gravedad del compromiso neurológico. Los médicos con frecuencia indican una terapia con corticosteroides durante las primeras semanas de la enfermedad para reducir la inflamación. Después de la terapia inicial, el tratamiento consiste en mantener el cuerpo del paciente en funcionamiento mientras se espera la recuperación espontánea completa o parcial del sistema nervioso.

Fecha de actualización: 30-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×