Golpes y fracturas

Golpes y fracturas
comparte

La mayoría de las caídas o golpes de los niños, aunque frecuentes, son de carácter leve y no tienen mayores consecuencias que un disgusto, unas cuantas lágrimas y un morado en la piel.
 

No te puedes perder ...

Cuando se sufre un golpe y no hay herida, los vasos sanguíneos se rompen provocando una hemorragia interna, es decir, un hematoma. Pero la zona también puede hincharse e incluso producirse, si el golpe es intenso, fractura de hueso. Todo ello puede detenerse o calmarse con unas sencillas medidas


¿Cómo actuar?

En caso de caída o golpe


Para aliviar el dolor y evitar la aparición de un cardenal, inmediatamente después de un golpe aplica frío en la zona afectada (hielo envuelto en un pañuelo, compresas frías, chorro de agua del grifo, bolsa cerrada de guisantes congelados, etc.). El frío ejerce un efecto antiinflamatorio y tiende a contraer los vasos. Al día siguiente habrá que provocar el efecto contrario. Aplica calor local para activar la circulación y reabsorber el hematoma. Plancha un pañuelo y, asegurándote de que no quema, colócalo sobre el hematoma hasta que se enfríe. Repite la operación un par de veces más.

Si hay fractura

Si tras el golpe el dolor es fuerte y aumenta con la movilización, hay inflamación o deformación o no puede mover el miembro afectado con normalidad, probablemente se trate de una fractura ósea, aunque será necesaria una radiografía para confirmar el diagnóstico. Lo más importante es evitar el movimiento en la zona. A continuación quítale la ropa o complementos que le ajusten (zapato, reloj…) e inmoviliza la fractura en la posición en que se encuentra, para evitar mayor dolor. Nunca trates de colocar el hueso en su sitio, ya que podría agravarse la lesión, sin embargo es conveniente entablillar el hueso afectado para impedir nuevos desplazamientos. Hazlo con una superficie rígida y larga que comprenda las articulaciones superior e inferior de la fractura. Para ello puedes improvisar una férula con maderas, cartones, revistas, almohadones, etc. Átalas con vendas o sábanas. Después vete al hospital.

Cómo entablillar cada parte del cuerpo:

Dedos de la mano: Desde la punta de los dedos hasta la muñeca y los dedos ligeramente flexionados. Se puede utilizar el dedo contiguo sano como elemento inmovilizador, vendándolos juntos.

Muñeca: En extensión, desde el principio de los dedos hasta el codo.

Antebrazo: Desde raíz de los dedos a la axila. El codo deberá estar colocado a 90° y la muñeca en extensión.

Brazo y clavícula: Debe quedar toda la extremidad inmóvil, contra el cuerpo, en cabestrillo. El codo a 90º y la mano un poco más alta que el antebrazo.

Pelvis o fémur: Es conveniente llamar a una ambulancia sin moverle. Si no es posible, entablilla de la raíz de los dedos de los pies hasta las costillas. La cadera y las rodillas deben estar en extensión y el tobillo a 90°.

Tibia y peroné: Desde el comienzo de los dedos de los pies hasta la ingle, con la rodilla extendida y el tobillo a 90º.

Tobillo y pie: Desde la raíz de los dedos hasta la rodilla y el tobillo a 90°.

En las lesiones de la espalda o cuello, nunca se debe mover al niño. En estos casos y en aquellos en los que el niño no pueda desplazarse, llama inmediatamente a una ambulancia.


¿Cuándo acudir al médico?

En principio no es necesario ir al médico si el golpe reviste poca gravedad, pero siempre que el dolor, la hinchazón, el hematoma o cualquier otra circunstancia hagan sospechar una fractura u otra lesión más importante debes trasladar con urgencia al niño a un centro sanitario.

Un golpe en la cabeza representa una situación especial, y más si ha sido fuerte y aparece algún síntoma de tipo neurológico. Estate alerta si sufre pérdida de conocimiento, hemorragia nasal, confusión, salida de líquido por el oído, somnolencia, etc. Acude a un hospital, evitando que el pequeño se duerma, para que la lesión sea valorada. Si no presenta estos síntomas, no hace falta ir a Urgencias pero vigílalo durante 72 horas. Si has llamado a una ambulancia, mientras esperas, tumba al niño de costado con la pierna y el brazo superiores doblados. Levántale la barbilla para evitar asfixia y mantén su cabeza hacia atrás.


¿Cómo prevenirlo? 

- Coloca barreras de seguridad en escaleras, puertas, cunas, etc.

- No dejes al bebé solo en sitios altos como tronas, cambiadores, andadores, etc.

- Enseña a los niños a mirar antes de cruzar.

- Incúlcales las medidas de seguridad en la bici.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de estatura de los hijos arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fuente:

VV.AA. (2011), Guía práctica de primeros auxilios para niños, S.A. Bainet Media.

Fecha de actualización: 25-06-2007

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>