×
  • Buscar
Publicidad

Cuida tus dientes: 6 peligros del verano para la salud bucodental

Cuida tus dientes: 6 peligros del verano para la salud bucodental

Entre todo lo positivo que trae consigo el verano, conviene que tengamos en cuenta ciertos cuidados que debemos tener para mantener una buena salud de nuestros dientes y los de nuestros pequeños. Aquí van seis.

Publicidad

El verano es un periodo de diversión y ocio, pero ¿sabías que también conlleva unos riesgos que debes vigilar? Tanto tu salud bucodental como la de tus hijos pueden verse perjudicadas por ciertas prácticas poco saludables o de riesgo que son más comunes en verano.

 

Los expertos de ADE Group nos cuentan qué seis aspectos asociados al verano debes vigilar para cuidar tus dientes y los de tus hijos:

 

1. Consumir productos fríos

El contraste de temperatura no es buen amigo de tus dientes. Un consumo excesivo de helados, granizados, bebidas muy frías…puede propiciar sensibilidad dental, es decir, molestias intensas y momentáneas en la parte interna del diente que pueden provocar inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes.

 

2. Pasar demasiado tiempo en la piscina

Sí, tanto vosotros como los niños queréis disfrutar de refrescantes baños en la piscina. Y eso es perfecto, pero vigilad no abusar de ellos. Los productos químicos que se encuentran en el agua de las piscinas pueden provocar manchas en los dientes, sobre todo en las piezas frontales.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

3. Beber refrescos carbonatadas y ácidos

Las bebidas carbonatadas (con gas) o los zumos ácidos (de naranja o limón) pueden provocar la descalcificación o debilitamiento prematuro del esmalte dental. Como en la mayoría de casos, este efecto se ocasiona por el abuso de este tipo de bebidas, y puede ocasionar manchas de color amarillento o marrón.

 

4. Consumir azúcares en exceso

Los productos con altas cantidades de azúcar, muy frecuentes en verano en forma de helados, refrescos o golosinas, facilitan la erosión del esmalte y la aparición de caries o destrucción de los dientes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de azúcar debería reducirse a menos del 10% del aporte calórico diario, por las numerosas implicaciones negativas que tiene, ya no solo para nuestros dientes, sino para nuestro organismo en general.

 

5. Golpes y caídas en ciertos deportes

Los traumatismos y la pérdida de dientes se multiplican en verano. Es normal, se está más tiempo al aire libre, se tiene más tiempo y el incremento de la actividad física. Los deportes que más a menudo ocasionan fracturas o pérdidas de dientes son los de contacto, como el fútbol o el baloncesto, y otros como el ciclismo. Si bien ir con cuidado es el mejor remedio, utilizar protectores puede ser también una garantía para evitar este riesgo.

 

6. Bebidas y alimentos con taninos

Las comidas y las cenas se multiplican en verano y con ellas, también el consumo de bebidas que contienen taninos, compuestos presentes en distintas frutas y bebidas. Tienen efectos positivos para la salud siempre que no se abuse de ellos, ya que en cantidades excesivas reducen la absorción de nutrientes y ocasionan manchas en el esmalte. Los podemos encontrar en frutas como la granada, las uvas, el membrillo y en bebidas como el té, el café o el vino tinto.


Esto hará que no tengas que recurrir a una prostodoncia.

 


Fuente e imagen: ADE Group

Fecha de actualización: 20-01-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.