• Buscar
Publicidad

¿Cómo evitar los cortes de digestión?

¿Cómo evitar los cortes de digestión?

Aunque para muchos sean cuentos de viejas, lo cierto es que los cortes de digestión existen y son muy frecuentes en verano. El cambio brusco de temperatura tras una comida puede provocar mareos, vómitos, pérdida de conocimiento… Por eso, conviene reposar al menos dos horas antes de bañarse

Publicidad

Indice

Articulo relacionado: Campamentos de verano para niños

 

¿Por qué se producen los cortes de digestión?

Después de las comidas, todo el flujo sanguíneo se redistribuye y se concentra a la altura de las vías digestivas, dejando menor cantidad de sangre en el resto del cuerpo. Si durante este proceso se produce un cambio brusco de temperatura en el organismo, la sangre que está en el tubo digestivo ha de dirigirse hacia otros órganos para contrarrestar el efecto, lo que puede provocar mareos y otros síntomas que conocemos como "corte de digestión".

Los síntomas principales son mareos, escalofríos, vómitos, náuseas, calambres, sudores fríos, pérdida de conocimiento y descenso de la presión arterial.  

El corte de digestión se puede producir después de una comida copiosa rica en grasas, por una inmersión en agua muy fría o si se realiza ejercicio físico intenso durante el proceso de la digestión. También, después de haber estado expuesto al sol o de haber realizado deporte, si nos sumergimos bajo el agua puede ocurrir lo mismo, la diferencia de temperatura que existe entre nuestra piel y el agua puede provocar la aparición de los mismos síntomas.

Aunque puede pasar a cualquier edad, es más frecuente en los niños pequeños que, impacientes por zambullirse en el agua tras la comida, no suelen esperar a que se digieran los alimentos.


¿Cómo actuar ante un corte de digestión?

Cuando alguien sufre un corte de digestión, es fundamental tumbarle y levantarle un poco las piernas para tratar el mareo o la lipotimia y la bajada de tensión. Si posteriormente se producen vómitos o un cuadro de diarreas durante unas horas, el paciente habrá de tomar suero y hacer una dieta líquida.

En definitiva, lo más importante es el reposo, la rehidratación y el aumento de la tensión. Si el corte de digestión no es grave, se tarda sólo una hora y media o dos en recuperar la normalidad.

En el caso de que se produzca parada cardiorrespiratoria (lo que sucede raras veces), se deberán realizar las maniobras de reanimación pertinentes.
 

Lo mejor, la prevención

Como más vale prevenir que curar, es conveniente seguir una serie de pautas para evitar las indigestiones.

Lo primero, es fundamental habituarnos a reposar la comida una media de dos a tres horas antes de bañarnos en el agua. Una vez transcurrido el tiempo, mejor si nos sumergimos poco a poco, acostumbrando nuestro cuerpo a la nueva temperatura del agua, mucho más fría que nosotros.

Existen alimentos que favorecen la digestión, como el limón, el ajo, las alcachofas y las plantas digestivas.

También conviene saber que un helado o un granizado, alimentos muy consumidos entre los más pequeños, pueden resultar muy refrescantes, pero si se toman después de realizar ejercicio son capaces de provocar un corte de digestión como consecuencia del descenso de presión sanguínea que tiene lugar en la región digestiva.

Es importante que los niños se habitúen a seguir estas sencillas pautas de prevención para que así puedan disfrutar con seguridad de las playas y piscinas.


Glosario

Diarrea

Definición:

Aumento del volumen, frecuencia, o cantidad de líquido en las deposiciones.Suele ser la manifestación más frecuente de alteración en la absorción o transporte intestinal de sustancias, que en general se debe a una infección bacteriana o viral, a toxinas alimentarias, etc.

Síntomas:

Dolor abdominal, fiebre, náuseas, vómito, debilidad o pérdida de apetito.

Tratamiento:

No tomar alimentos sólidos durante unas 24 horas, tomar sólo agua o suero durante las primeras horas. Una vez pasado este tiempo, y si la cantidad de deposiciones diarias ha disminuido, introducir poco a poco una dieta blanda (caldo de arroz, jamón york, etc.).

Pérdida de conocimiento

Definición:

La pérdida del conocimiento es un estado en el cual una persona es incapaz de responder a otras personas y actividades.

Tratamiento:

Llamarlo por su nombre y agitarlo con suavidad. Si tiene menos de 1 año, hacerle cosquillas en las plantas de los pies. Si no recupera el conocimiento después de 10 segundos, comprobar su respiración y, si fuera necesario, hacerle el boca a boca. Acudir a urgencias.

Fuente:

VV.AA. (2011), Guía práctica de primeros auxilios para niños, S.A. Bainet Media.

Fecha de actualización: 27-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×