×
  • Buscar
Publicidad

Causas y síntomas de la meningoencefalitis

Causas y síntomas de la meningoencefalitis

La meningoencefalitis es una enfermedad en la que se producen a la vez la infección e inflamación de las meninges y del cerebro (el espacio subaracnoideo y el parénquima cerebral), es decir, meningitis y encefalitis. Aunque es más habitual en bebés de 6 meses a 2 años, puede ocurrir a cualquier edad y se asocia con altas tasas de mortalidad.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la meningoencefalitis?

La meningitis es la infección e inflamación de las leptomeninges, la cubierta fina que, bajo la duramadre, recubre al encéfalo y a la médula espinal. Pero si esta infección e inflamación afecta también a las meninges, el espacio subaracnoideo LCR y el parénquima cerebral, hablamos de meningoencefalitis.

Esta enfermedad puede estar causada por un virus, una bacteria u otro motivo. Entre los principales virus que provocan la meningoencefalitis encontramos los virus enterovirus, arbovirus y el VIH; entre las bacterias principales la neisseria meningitidis (que causa el 90% de las enfermedades meningocócicas en todo el mundo), el streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae tipo B. También puede estar causada por una infección de hongos como la candida albicans, aspergillus fumigatus, criptococcus neoformans o mucor, protozoos o helmintos.

No te puedes perder ...

Síntomas de la torsión ovárica

Síntomas de la torsión ovárica

La torsión ovárica es la rotación del ovario de tal manera que llega a ocluir la arteria ovárica y/o de la vena. Provoca un fuerte dolor abdominal, además de fiebre, náuseas, etc. El tratamiento requiere cirugía.

Y tambien:

La inflamación también puede deberse a una enfermedad sistémica, ciertos fármacos, cirugías de la zona, tumores o quistes.


Síntomas principales de la meningoencefalitis

- Cefalea intensa

- Fiebre

- Rigidez en la nuca

- Somnolencia

- Si la meningitis es meningocócica, pueden aparecer puntos hemorrágicos en la piel

- Hipotermia

- Vómitos

- Fontanelas abombadas

- Crisis convulsivas

- Pérdida de conciencia.

Además, si la bacteria se introduce en la sangre diseminándose, causa sepsis meningocócica, un estado mucho más grave que puede ocasionar daños cerebrales e incluso la muerte.


¿Cómo se trata esta afección?

Los casos víricos suelen ser menos graves y en la mayoría de los casos no requieren tratamiento, el enfermo se cura solo en un par de semanas sin dejar secuelas.

Los casos causados por un hongo u otro parásito pueden requerir medicación para acabar con el patógeno.

Sin embargo, las meningoencefalitis de origen bacteriano son mucho más graves. Por eso existe una vacuna para evitar cuatro tipos de bacterias: meningococo tipo A, B, C, neumococo y haemophilus B. El diagnóstico de la meningoencefalitis bacteriana se realiza analizando una muestra de líquido cefalorraquídeo mediante una punción lumbar para analizar qué tipo de bacteria es la causante. También pueden hacerse otras pruebas como una ecografía o un TAC.

En este caso habrá que administrar gran cantidad de antibióticos. Cuanto antes se detecte el problema y menos grave sea, más posibilidades de curación sin dejar secuelas.

Pero, como decíamos, al ser una enfermedad tan grave existe una vacuna para los tipos más graves. Hasta hace unos años solo se administraba vacuna contra el Haemophilus tipo b, el meningococo tipo A y C y el neumococo, pero desde 2013 existe también la posibilidad de vacunar a tu hijo contra el meningococo B, aunque esta vacuna por el momento no está incluida en el calendario vacunal oficial y, si quieres ponérsela a tu hijo, debes pagarla por tu cuenta. No obstante, se recomienda sobre todo en lactantes menores de 2 años. 


Fecha de actualización: 17-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.