Causas de la enfermedad de perthes infantil

Causas de la enfermedad de perthes infantil
comparte

La enfermedad de Perthes infantil (también llamada Legg-Calvé-Perthes) es un defecto de la cadera que provoca la destrucción de parte del hueso de la cabeza del fémur, donde engancha con la cadera. En ocasiones el organismo repara solo el hueso y no causa problemas, pero otras veces, si no se trata correctamente, puede causar una deformidad permanente.

Es más frecuente en niños de entre 3 y 12 años, especialmente en varones, con una prevalencia del 80% sobre las niñas. Generalmente afecta a una cadera solamente, pero a veces puede producirse en ambos lados.


La causa de la enfermedad es una insuficiencia de sangre a la cabeza del fémur, provocando que parte del hueso muera (necrosis), lo que a su vez provocará una inflamación. Normalmente no causa dolor, aunque si lo hay suele manifestarse en la ingle, referido al muslo o la rodilla. Lo más habitual es que los padres noten cojera en el niño, sobre todo por la tarde-noche o cuando está cansado. También puede verse disminuida la movilidad de la cadera para hacer ciertos movimientos.


Otros síntomas que pueden aparecer son rigidez y restricción de la movilidad de la articulación de la cadera, contractura en músculos abductores o debilidad muscular en cuádriceps y glúteo medio.


Lo que no está claro es por qué se produce esta insuficiencia sanguínea al fémur, aunque se cree que puede estar relacionado con alteraciones de la coagulación, traumatismos repetidos, trombofilia, talla baja y retraso en la edad ósea, obesidad o alteraciones endocrinas.

No te puedes perder ...


¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de perthes?


En muchos casos el organismo regenera solo el hueso muerto, lo que puede durar entre 3 y 4 años en los que permanecerá la cojera y el dolor. Según la capacidad de regeneración del organismo quedará mejor o peor.


No obstante, lo primero que debes hacer si notas que tu hijo cojea a menudo y sin haberse dado un golpe reciente, es acudir al médico para que valore la causa de la cojera.


Los objetivos del tratamiento en este caso serán aliviar el dolor, evitar la pérdida de movilidad y ayudar a la cabeza del fémur para que se regenere y no deje secuelas a largo plazo.


Para ello puede recurrirse a analgésicos y antiinflamatorios para el dolor, fisioterapia y, en algunos casos, para evitar la contractura de la musculatura abductora, colocar un sistema de tracción en las extremidades que las mantenga separadas.


También se emplea la terapia acuática o hidroterapia, que permite el inicio de la carga progresiva en fases agudas, mejorar la movilidad de la cadera y fortalecer la musculatura.


En ocasiones es necesario incluso recurrir a la cirugía para ayudar a que el hueso se regenere.


Lo que no se recomienda en este caso es el reposo ya que como la parte de la pelvis donde se encaja la cabeza del fémur es esférica, el movimiento de la cadera permite que esta forma esférica se regenere. Por ello está contraindicado el reposo o el uso de férulas o aparatos ortopédicos.


En la mayoría de afectados el hueso se regenera con éxito, sin dejar más secuelas ni molestias, lo que permitirá que el niño realice todo tipo de actividades de manera normal.


No obstante, a veces se produce un desgaste precoz de la cadera y el paciente, ya de adulto, necesita una prótesis. La edad es fundamental ya que los menores de 6 años suelen tener un resultado excelente, mientras que los mayores de 9 años tienen un pronóstico peor.

Foto: Creado por Vectorpocket - Freepik.com


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de la talla de los niños que arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fecha de actualización: 23-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>