• Buscar
Publicidad

Bruxismo infantil

Bruxismo infantil

El bruxismo es un trastorno que se caracteriza por el rechinamiento involuntario de los dientes mientras la persona duerme. Este problema causa desgaste en los dientes, dolores de cabeza, dolor mandibulas. Es bastante común entre los niños.

Publicidad

El bruxismo es lo que conmúnmente conocemos como rechinar de dientes por la noche. Es un trastorno del sueño muy habitual en los niños. A veces está asociado a los nervios y la ansiedad, aunque en niños que lo sufren todas las noches suele ser un problema genético, más común en niños con anomalías dentales.

El niño, dormido, aprieta y rechina los dientes, produciendo un característico ruido. Frota los dientes inferiores con los superiores durante unos 10 segundos.

No afecta al sueño del pequeño cuando es una conducta aislada, pero sí puede causar dolores de cabeza y en los músculos faciales si se repite a menudo.

Si ves que tu hijo padece bruxismo habitualmente y le provoca molestias y dolores, debes acudir al odontopediatra, quien le dará una férula especial para evitar el rechinar y el desgaste de los dientes, así como las molestias asociadas.


Glosario

Bruxismo

Definición:

Es una actividad anormal y sin propósito funcional de los músculos de la masticación, que se produce de forma inconsciente y que suele darse de noche. Consiste en apretar o rechinar los dientes mientras se duerme.

Síntomas:

- Desgaste de los dientes. - Movilidad dental. - Fracturas dentales. - Ruidos oclusales. - Fatiga muscular. - Dolor muscular (en cara y cuello). - Dolores articulares. - Ruidos articulares.

Tratamiento:

Lo primero es tener la boca sana, sin caries ni infecciones. Dependiendo de cada caso, el tratamiento a seguir será uno u otro. Normalmente se recomienda el uso de una férula o un tratamiento de ortodoncia, aunque también se puede mandar un tratamiento de fisioterapia o farmacológico.

Fecha de actualización: 13-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×