La aparición del pudor

La aparición del pudor
comentarios0 comentarios
comparte

“Papi, no quiero que me veas ducharme” A partir de los 3 años, los niños empiezan a ser conscientes de cómo es su cuerpo y de las diferencias entre sexos. Éste es el primer paso para empezar a reclamar intimidad a la hora de bañarse o de ir al servicio. Comienza a tener vergüenza ante ciertas situaciones, aunque a ti te parezca que tu niña aún es muy pequeña para tener estos sentimientos  


Desarrollo de la sexualidad


25-30 meses: Aparece la curiosidad sexual. El pequeño comienza a preguntarse de dónde vienen los niños. Aún no hay indicios de pudor o vergüenza.


35-48 meses: Se identifica con su padre o su madre (según el sexo) y hace preguntas sobre las diferencias entre los niños y las niñas. También se compara con el resto de compañeros de su clase y descubre las desigualdades anatómicas entre uno y otro sexo. Le da nombre a los genitales.


4-6 años: Aparecen las primeras manifestaciones de pudor, en especial con los extraños. No quiere que le vean desnudo, y menos aún que lo examinen o pregunten por sus genitales.


6-7 años: Acepta roles de género. Prefiere bañarse solo, sin la presencia de sus padres.


8-9 años: Busca hallar un lugar entre las personas de su edad. Por el momento, sólo tiene amigos de su mismo sexo, apenas se relaciona con el contrario. Siente curiosidad ante lo relacionado con el sexo y hace chistes sobre el tema que él mismo no entiende.



La aparición del pudor


Por lo tanto, a partir de los 4 años comienzan a manifestar sus primeros deseos de intimidad a la hora de realizar ciertas acciones: ducharse, ir al baño, cambiarse… A esta edad el pudor es una mezcla de vergüenza y deseo de autonomía. Quiere hacer las cosas por sí mismo, sin ayuda, al igual que lo hacen sus padres, pero a la vez muestran recato a la hora de enseñar las partes íntimas de su cuerpo.


Sin embargo, aún no tiene una idea clara de lo que es la sexualidad ni de qué situaciones concretas son pudorosas.



¿Qué deben hacer los padres?


Aunque te resulte extraño que un “mocoso” de 4 años se quiera encerrar en el baño porque le da vergüenza que su hermano mayor le vea desnudo, sentir pudor es algo normal y no es malo.


Debes respetar sus deseos dentro de lo posible y defender su intimidad. Si ya sabe limpiarse bien, permítele ir al baño solo. Eso sí, aún es pronto para que le dejes ducharse sin supervisión, pero puedes cerrar la puerta aunque tú te quedes con él o dejar las cortinas semicorridas. Deja que se enjabone y se limpie solo, así, a la vez que respetas su parcela de intimidad, va aprendiendo para cuando sea mayor.


A esta edad, no suelen tener vergüenza ante la presencia de sus padres, sobre todo ante el progenitor de su mismo sexo. Debéis tener, sobre todo, cuidado cuando haya gente extraña delante, es cuando más vergüenza sentirá. Por ejemplo, si estáis en la playa, no le cambies delante de todo el mundo, ni siquiera delante de abuelos o tíos si no están con él muy a menudo.




Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • ¿Cómo fomentar la autonomía en los niños que padecen diabetes?

    La diabetes tipo 1 (la que implica la inyección de insulina diaria) supone entre el 10% y el 15% del total de la diabetes y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia. En España, cada... (manifestaciones del pudor)

  • Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

    Igual que enseñamos a nuestros hijos hábitos como atarse los zapatos, vestirse o comer adecuadamente, debemos enseñarles los valores que queremos que aprendan, como la importancia de hábitos alimenticios... (videos de cojer de denudo y niño y niña)

  • Cuando tu hijo es el que realiza el ciberacoso

    El ciberbullying es un tipo de acoso cada vez más prevalente. Se trata de las burlas o humillaciones reiteradas a través de medios digitales. Los jóvenes son especialmente vulnerables a este tipo de acoso... (pudor infantil)

¿Qué deseas hacer?



Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo