¿Cómo ayudar a mi hijo con las pesadillas?

¿Cómo ayudar a mi hijo con las pesadillas?
comparte

La mayoría de los niños comienzan a tener pesadillas cerca de los 2 años de edad, aunque estas pueden incrementar conforme pasa el tiempo, por ello es bueno saber cómo ayudarlo durante esta etapa.

No te puedes perder ...

Es difícil encontrar a una persona que no haya tenido ni una pesadilla en su vida, ya que es parte del desarrollo de cualquiera el haber experimentado este tipo de sueño que provoca una mezcla de emociones entre miedo y angustia.

 

Seguramente a ti o a tu pareja os pasaba de niños, incluso es normal que todavía experimentéis alguna pesadilla, aunque ahora sois conscientes de que estáis teniendo una o de que eso estabais teniendo al despertar.

 

A diferencia de cuando eras niño, te das cuenta de que puedes saber fácilmente cuándo algo que soñaste era simplemente eso, un sueño, por lo que sabes identificar sin problema alguno la realidad de la imaginación.

 

Con lo anterior queremos que entiendas que los sueños también involucran en mayor parte la imaginación de una persona, además de que el contexto que tenga el sueño depende mucho del desarrollo y la etapa de vida en la que se encuentre quien la experimente.

 

El sueño del bebé comienza a desarrollarse ampliamente cuando su desarrollo es más notorio, por lo no va a soñar lo mismo cuando es un recién nacido que ahora que es consciente de distintas situaciones de la vida, por más sencillas que sean estas.

 

 

¿Qué es una pesadilla?

 

Para poder ayudar a tu hijo con este problema es necesario que sepas con claridad qué es una pesadilla, además de saber por qué se tienen.

 

Una pesadilla es una parasomnia relacionada con el sueño REM, es un tipo de sueño en el que la persona experimenta ansiedad, angustia, miedo y puede despertarse por estas emociones.

 

Una pesadilla es totalmente diferente a un terror nocturno, por lo que debes diferenciar una de otra para poder ayudar a tu hijo cuando experimente una, así que te aconsejo identificar las siguientes señales de una pesadilla.

 

- Tu hijo puede despertar llorando, pero se va a acordar de qué soñó

 

- El niño despierta con miedo

 

- El niño puede describir qué vio o experimentó en el sueño

 

- Al niño le da miedo dormir por volver a experimentar lo mismo

 

 

Un terror nocturno puede presentar las siguientes señales:

 

- El niño despierta llorando pero no reacciona

 

- El niño no se acuerda de su sueño

 

- El niño vuelve a dormirse cuando se calma

 

 

¿Cómo ayudar a mi hijo con pesadillas?

 

A diferencia de los terrores nocturnos del niño, tras una pesadilla puede tener mucho miedo de volver a dormir o quedarse sólo por la noche, ya que sabe que se acerca la hora del sueño.

 

Un niño no puede diferenciar con facilidad la realidad de la imaginación, aunque esto depende mucho de la etapa en la que tu hijo se encuentre, pero siempre es bueno que le expliques a tu hijo que su pesadilla se trataba de un sueño, pero que su mente es capaz de crearla como una imagen muy parecida a la realidad.

 

Puedes quedarte con tu hijo cuando haya experimentado una pesadilla, así hasta que pueda dormir más tranquilo y se dé cuenta de que sólo era un sueño.

 

Cuando el niño te diga que vio algo feo por la noche y te des cuenta de que se trata de algo que no puede ser real, es necesario que le expliques qué es una pesadilla, además de demostrarle las razones por las que no era algo real.

 

Puedes intentar contarle cuentos con historias muy felices y coloridas antes de ir a dormir, además de asegurarte de que no está teniendo contacto con objetos o series de televisión que contengan material no apto para menores de edad.


Te puede interesar:
El percentil de peso del bebé suministra una información útil al pediatra para determinar si un bebé está creciendo adecuadamente en relación a otros de su misma edad.


Fecha de actualización: 15-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>