• Buscar

Festejemos el carnaval con nuestros hijos

Festejemos el carnaval con nuestros hijos

El Carnaval es una de las fiestas más alegres para los niños. Les encanta ir al colegio disfrazados, convertirse en sus personajes preferidos, presumir con sus amigos y hacer bromas. ¡En esto sí que son atrevidos!

Publicidad
Así que te proponemos aprovechar la oportunidad para organizar el carnaval sin olvidar su perspectiva educativa. Confeccionar los disfraces con él, decorar una fiesta, preparar juegos y en definitiva hacerles partícipes de todas las actividades potencia en el niño sus habilidades para el trabajo individual y colectivo, mientras se desarrolla su capacidad creativa. Con los disfraces conseguiremos que el niño disfrute, explore y se exprese utilizando todas las posibilidades que le ofrece su propio cuerpo. Y es que con cualquier cosita, cualquier complemento, los más pequeños se sienten felices siendo otros personajes, por eso te ofrecemos varias ideas fáciles para que tú, mamá, ayudes a disfrazar a tu niño y el Carnaval sea todo un éxito.

¿De qué me disfrazo?

Antes de nada debes tener claro de qué va a disfrazarse tu niño. Las opciones son miles, así que puedes optar por comprarlos o hacerlos tú mismo. Te mostramos algunas sencillas ideas para confeccionar un disfraz con la ayuda de tu hijo:

1. El payaso es un disfraz nada complicado de elaborar, vistoso y alegre que nunca pasará de moda. No necesitarás más que una naricita, matasuegras, gorrito, peluca, etc. Ponle unos pantalones coloridos anchos con sus tirantes y una gran corbata. ¡Y no te olvides de pintarle la cara!

2. El pirata se tapará un ojo con un parche, que puede ser de verdad o si el niño es pequeño, píntaselo. No le puede faltar el garfio en la mano y un mapa del tesoro en el bolsillo. Llevará la bandera negra con las tibias a su espalda y un machete de juguete en la mano. Añade un fajín en la cintura, un chaleco, unas botas oscuras por encima del pantalón, una camisa blanca y si no dispones de sombrero pirata, soluciónalo con un pañuelo atado a la cabeza al más puro estilo bucanero.

3. El cowboy con su gorro de vaquero, los revólveres, las esposas, la estrella de Sheriff que tanta gracia les hace, unos vaqueros, una camisa de cuadros, un chaleco y cómo no… el pañuelo al cuello. Verás como por una vez, ¡irá encantado al cole!

4. A las más pequeñas, por descontado, aunque nos parezca algo anticuado, les encanta ir de princesa, con sus largos vestidos, con corona, anillos y varita mágica.

5. Las tendencias ahora giran hacia el disfraz de chica moderna, de hippies o de época antigua. Las pelucas de largas melenas, los gorritos, las gafas con purpurina y las máscaras serán imprescindibles para sus atuendos.

¡Y por último no olvides los antifaces! Las máscaras son el símbolo de los carnavales desde hace muchas décadas. ¿Habéis probado a hacerlos vosotros mismos?

as pinturas también ayudarán a maquillar la cara adecuadamente. Serán el complemento perfecto a cualquier disfraz.

Para que todo salga a pedir de boca es conveniente prever y preparar todo con antelación. Si necesitas comprar cosas, haz el pedido cuanto antes, así en casa podréis completarlos con trajes confeccionados en casa con papel pinocho, con ropa vieja o con el disfraz comprado que al niño más le guste.

Juegos y manualidades

Disfruta la fiesta más alegre y colorida del año y prepara una mini fiesta con sus amigos, organizando juegos y sorprendiéndoles con divertidas manualidades. Una  excelente idea es preparar juegos acorde a la temática de la fiesta (indios y vaqueros, piratas y marineros, príncipes y princesas, colores, Arca de Noé, circo, profesiones…). Por ejemplo, si os habéis decidido por una fiesta de piratas, el juego ‘En busca del tesoro’ no puede faltar. Esconde pequeños regalitos por la casa y elabora un mapa con pistas para que lo encuentren.

Maquíllate, maquíllate

Organiza una sesión de maquillaje de carnaval. Compra pinturas para cara, adecuadas para la piel infantil e hipoalergénicas. Busca en Internet o en revistas fotos de animales o personajes que puedas copiar, y derrocha creatividad maquillando a los peques. Igualmente puedes dejar que se pinten unos a otros en parejas. Para ello te damos algunos consejos que pueden ayudarte a que el resultado sea espectacular:

- El pelo debe estar recogido hacia atrás, para que la cara quede despejada. Utiliza horquillas, gorros de ducha o cintas de pelo para evitar que se manche.

- El rostro tiene que estar completamente limpio y seco. Antes de empezar deben lavarse bien con agua y jabón.

- Ten preparadas toallitas o servilletas de papel, pinceles, agua templada con jabón y las pinturas necesarias.

- Si no tienes delantales o batas, vísteles con camisetas grandes viejas que puedan soportar la pintura sin que se manche el disfraz o la ropa que lleven debajo.

- Los niños podrán usar esponjas, pinceles o sus propios dedos para pintarse. Pero cuando cambien de color no deben olvidar aclararlos en agua y secarlos bien con una servilleta de papel. Si estuvieran muy mojados, la pintura en su cara corre el riesgo de emborronarse.

- Explícales que deben empezar con los colores más claros. Sea cual sea el tono del fondo de diseño es conveniente pintar previamente la cara entera de blanco y luego dibujar sobre esa capa. El resultado será increíble.

- Antes de continuar con otro color deben esperar a que se seque el primero, y así se evitará que las pinturas se mezclen.

- En lugar de aplicar una gruesa capa de color es preferible empezar con poca pintura, con el fin de poder corregir posibles errores. Cuando el dibujo sea el correcto se puede repasar aplicando otra capa.

- La pintura fresca actúa como ‘pegamento’, por lo que puedes añadir otros complementos que darán un efecto de relieve impresionante: Pon cejas, bigote o patillas hechas con algodón o pañuelos de celulosa, recorta estrellas, lunas, etc. y pégalas a la cara. Para un look fantasmagórico puedes emplear harina sobre la pintura aún húmeda… Las posibilidades son infinitas.

- ¿Por qué no pruebas con ‘pinturas comestibles’? Coge sirope de distintos sabores, chocolate, caramelo líquido, azúcar y colorantes alimenticios,… ¡Seguro que a los niños les encanta!

Hago mis propios gorros y máscaras

Haz conos de cartulina de varios colores de forma que la parte inferior sea del perímetro de la cabeza de los niños. Entrega uno a cada niño y dispón de colores, temperas, rotuladores, papeles de colores, pegamento, pinceles, purpurina, retales de tela, etc. Todo lo necesario para que creen y decoren sus propios gorros de carnaval.

Aquí tienes algunas ideas: Gorro de hada o princesa, añadiendo en la punta de un cono rosa, malva, azul, etc. un pañuelo o cintas en los mismos tonos. De payaso, con un pompón en el extremo y pintado en divertidos colores. De rey, corta la parte superior con forma de corona (a la altura media entre la base y el extremo superior), píntalo en colores metálicos, en dorado, bronce, etc., o fórralo de papel de aluminio y pégale piedras preciosas de plástico, recortadas de un anuncio de joyas, etc.
No te olvides de añadir una goma en dos extremos de su base para sujetarlos al cuello y que aguanten ¡toda la fiesta!

Además de los gorros, o en su lugar, una alternativa pueden ser las máscaras. Recorta el contorno de una máscara o antifaz del tamaño de la cara de los niños. También puedes comprar antifaces lisos sin ninguna decoración y que sean ellos los que los personalicen con plumas, recortes de revistas, pinturas, lentejuelas, botones, etc.

Otra opción con la que se lo pasarán estupendamente son las caretas de escayola. Puedes hacerlas de la siguiente forma: Antes de comenzar coloca un gorro de ducha o de natación en la cabeza del niño, para recoger y cubrir su pelo. Aplícale vaselina en la cara, especialmente en las cejas y el nacimiento del cabello. Coloca discos desmaquillantes de algodón en los ojos y boca. Coge una tira de venda de yeso (en farmacias) de las que se utilizan para escayolar huesos rotos; mójala y aplícala sobre la cara alisándola bien. Coge otra tira y continúa cubriendo toda la cara, evitando tapar los ojos, los orificios nasales y la boca. Deja endurecer el yeso (aprox. 10 minutos) y retírala del rostro con cuidado. Retoca con más yeso los huecos que hayan quedado y deja secar 24 horas. Recorta el yeso sobrante y después ya estará lista para decorar.

Si no dispones de escayola, puedes utilizar platos desechables de plástico o cartón, como los que se utilizan para sus cumpleaños. Solo tenéis que cortar los orificios para ojos, nariz y boca y decorarlos como más os guste. Con la punta de unas tijeras, haz dos pequeños agujeros en los laterales, a la altura de las orejas, e inserta una goma para que puedan sujetarse la careta a la cabeza.


No olvides…

No debe faltar el confeti y las serpentinas, que metidas en una bolsa de tela o papel pueden llevar colgando del brazo, y tirárselos a sus amigos según los vayan encontrando.

Las posibilidades son tantas, que te invitamos a navegar por la página www.airedefiesta.com para ver la amplia gama de ideas y productos y decidir lo que más le guste al niño.

¿Sabéis una cosa? A mis hijas les gusta mucho navegar por la web y os aconsejo que también dejéis que vuestros hijos elijan el atuendo con el que se sientan más compenetrados.


 

Redacción: Lucía Uría. Directora de Marketing de Aire de Fiesta.

Fecha de actualización: 19-01-2010

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×