¿Cómo se fabrica una ilusión?

¿Cómo se fabrica una ilusión?
comparte

La Navidad está cerca y los Reyes Magos ya se han puesto en marcha. ¿Qué pasos se llevan a cabo desde que se tiene la idea de un juguete hasta que llega a manos de los niños? ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de escoger los mejores regalos para nuestros hijos?

No te puedes perder ...

Los Reyes Magos y Papá Noel ya han comenzado a preparar el equipaje para repartir miles de sorpresas estas Navidades. Por ello, en las fábricas de juguetes, las máquinas no paran de trabajar para que esta Navidad los niños tengan su merecida recompensa. Ahora bien, el proceso de creación de un juguete no es tan sencillo como parece, se trata de una actividad que da trabajo directo a más de 5.000 personas en España y que sigue toda una serie de procesos con el fin de lograr un juguete seguro y de calidad. Para ello, la industria juguetera apuesta por un consumo responsable y trabaja continuamente en la mejora de la normativa donde la seguridad es una de las prioridades del sector juguetero español. Además, el sector apuesta por la innovación y la tecnología ofreciendo productos cada vez más renovados y adaptados a nuestra sociedad.

¿De dónde vienen los juguetes? ¿Qué pasos se siguen para su creación? ¿Cuántas personas trabajan en el sector? ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de comprar un juguete?

Un nuevo juguete en marcha

“El proceso se inicia –explica Joan Ferrer, Director General de Diset- con una serie de reuniones internas (brainstormings o tormenta de ideas) en las que, basándonos en datos de estudios de mercado de marketing, diseñadores y Product Managers, se ponen diversas ideas encima de la mesa. En estas reuniones se admiten todo tipo de ideas, sugerencias… para desde ahí ir construyendo poco a poco una lista de novedades a desarrollar.

Para crear un nuevo juguete, se tiene en cuenta la competencia, las tendencias del mercado, las necesidades de los más pequeños y de sus papás para innovar y poner a su disposición juguetes que además de divertirles les solucionen algún problema. Por ejemplo, con nuestra Pequeña Mandarina, detectamos que uno de los problemas que más preocupaba a los padres era el dormir de sus hijos pequeños. Con este peluche que canta canciones de cuna y se le iluminan las manitas, el bebé se relaja y le ayuda a conciliar el sueño”.

Las encargadas de poner en marcha el proceso de producción son las 217 empresas con las que cuenta el sector juguetero español. Cada año más de 5.000 trabajadores se ponen manos a la obra para que los pequeños tengan un juguete de alta calidad y seguridad.

La fabricación del juguete español se caracteriza por una gran concentración geográfica. La Comunidad Valenciana y Cataluña lideran la producción y representan más del 70% de la producción juguetera. El Oriente de los Reyes Magos español se sitúa en el denominado “Valle del Juguete”, que se concentra en las localidades alicantinas de Ibi, Onil, Tibi, Biar y Castalla. De aquí salen cada año cerca del 40% de las ilusiones que los Reyes Magos reparten en los hogares españoles.

El proceso incluye los siguientes pasos:

-    Diseño y desarrollo del juguete. Tener una idea y plasmarla en un diseño que posteriormente representará al juguete ante los distribuidores.

-    Inicio de planificación de la actividad productiva. Se lleva a cabo durante el periodo de las ferias del sector a nivel internacional entre los meses de enero y marzo, tras el que se producen los pedidos por parte de las distribuidoras españolas e internacionales.

-    Aprovisionamiento de materias primas.

-    Proceso productivo. Durante el proceso de producción se lleva a cabo un exhaustivo control de calidad y seguridad del juguete.  

-    Logística. Una vez finalizado el proceso de producción, hay que hacer llegar el juguete a los puntos de venta.

-    Venta. La venta de juguetes se concentra en España en grandes superficies e hipermercados (40%), grandes almacenes (10%) y cadenas especializadas (9%).

-    Marketing. Durante la campaña navideña de noviembre a enero, los jugueteros realizan un gran esfuerzo en marketing a través de publicidad, relaciones públicas y catálogos con el fin de apoyar la presencia de los productos jugueteros en el mercado.

“Por supuesto –añade Joan Ferrer- cada parte del juguete debe estar muy pensada: color, material, forma… y testada. La edad es un factor muy importante a la hora de pensar en un nuevo juguete, ya que en cada etapa los niños aprenden cosas diferentes y tienen habilidades distintas. El sexo cada vez influye menos, pues cada año se crean más juegos y juguetes que pueden utilizar tanto niños como niñas. El país de procedencia del comprador influye en cuanto a gustos y costumbres”.

Además, cada vez se potencia y vigila más la seguridad de los juguetes y de todas sus partes. “Ciertamente, y en ello invertimos muchos recursos. En Diset seguimos fieles a nuestra filosofía de empresa basada en crear juegos y juguetes de alta calidad y no queremos renunciar a ello pese a que ahora parece que vivimos en una sociedad donde 'todo vale'”.
 
¿Cómo acertar?

Cada niño es un mundo, y es que a la hora de comprar un juguete no debemos “jugárnosla”. Por ello, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes quiere ayudar a Papá Noel y los Reyes Magos en esa, a veces difícil, tarea de acertar con un juguete. El juguete tiene algo en común para todos los niños ya que su función primordial es divertirlos y entretenerlos, sin embargo, deberemos tener en cuenta las siguientes consideraciones según el niño y la finalidad del juego:

- Las necesidades y preferencias que el niño transmita.

- El nivel de evolución de cada niño en particular.

- La propia capacidad del pequeño, es decir, su madurez intelectual, su fuerza física o su habilidad manual.

- Las características propias de los juegos, esto es, si son para utilizar en solitario o en grupo, si sirven para fomentar el sentido de la competencia, de la interacción o de la solidaridad de juego, etc.

- Las capacidades específicas que se deseen potenciar en el niño.

- El desarrollo de diferentes funciones en el niño a través de un número y variedad adecuados de juguetes.

¿Cuál es el juguete adecuado para cada edad?

• De 0 a 6 meses: Esta es una etapa en la que el bebé necesita descubrir, estimular sus movimientos y sentidos, y favorecer las primeras manipulaciones y presiones de objetos, descubriendo las sensaciones que éstos producen, como diferentes texturas, un pito tras pulsar un botón, etc., siendo mejores los juguetes que contribuyen a todo ello.

    • De 6 a 12 meses: El bebé necesita conocer todo lo que le rodea, ya que sus movimientos empiezan a ser más amplios, controlando cada vez más su cuerpo. Por ello, los juguetes más adecuados para esta edad son aquellos que le permiten explorar su alrededor, su entorno, y que el pequeño puede arrastrar, tirar, golpear, etc.

    • De 1 a 2 años: En estas edades los niños se decantan por aquellos juguetes que les permiten ampliar, más aún, sus movimientos y sentirse independientes y autónomos, además de encantarles aquellos que se mueven y tienen música.

    • De 2 a 3 años: Los juguetes más apropiados son los que contribuyen a que el pequeño aprenda el lenguaje e imite la vida adulta, y le permitan dibujar, colorear o crear y moldear formas.

    • De 3 a 5 años: Los niños necesitan desarrollar su imaginación y aprender nuevos conocimientos. Les encanta, además, relacionarse con otros para jugar, por lo que los juegos más adecuados serán aquellos que permitan disfrutar a varios niños, favoreciendo los aspectos mencionados.

    • A partir de 5 años: Los juguetes adecuados son los que les posibilitan colaborar con otros y realizar tareas en grupo, y favorecen el desarrollo de habilidades, manualidades o bien destrezas, como los juegos de mesa.  

 

Fuente: Asociación Española de Fabricantes de Juguetes. Joan Ferrer, Director General de Diset.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>