×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijo es muy desordenado

Mi hijo es muy desordenado

Todos los niños tienen la mala costumbre de sacar un juguete, cansarse de él, sacar otro, y así hasta que la habitación se llena de trastos, que luego nunca se acuerdan de recoger. ¿Por qué son tan felices en medio del desorden? La respuesta está clara: les aburre ordenar; pero si no le enseñas desde pequeño, cuando sea adolescente su cuarto parecerá una leonera

Publicidad

Indice

 

¿Por qué el niño es tan desordenado?

A partir de esta edad, los niños tienen más autonomía y comienzan a jugar solos en su habitación. Se montan sus propias historias y les encanta sacar todos los juguetes que tienen a mano. Pero después, nunca son capaces de recogerlo todo. Y a ti, que te encanta el orden, te parece increíble que una persona pueda ser feliz en medio de ese caos; pero tu hijo lo es. ¿Por qué?

Pues porque a pesar de que en la película Mary Poppins ordenar parecía muy divertido y sencillo, la realidad es que es una tarea que aburre enormemente a los niños pequeños. No les gusta recoger porque significa que ha llegado el final del juego y toca el rollo de ordenar. Les pasa lo mismo que cuando se tienen que ir del parque o dejar un partido de fútbol a medias. No quieren terminar con la diversión.

Para ellos la vida se basa en jugar y pasarlo bien, aún no son conscientes de que también implica responsabilidades y tareas menos agradables. Si una cosa no les gusta, no la hacen. Y es que a los niños les da igual que las cosas estén ordenadas o no.

Pero a esta edad todavía es posible moldear su carácter y enseñarles a dejarlo todo recogido una vez termina el juego. En general es más fácil ser desordenado que ordenado, pero es posible crear el hábito.

 

¿Cómo enseñar al niño a ser ordenado?

No te puedes perder ...

¿Por qué mi hijo no crece?

¿Por qué mi hijo no crece?

A veces nos damos una idea de que tan altos van a ser nuestros hijos con sólo ver nuestra estatura y la de nuestra pareja. Sin embargo, hay casos en los que los hijos suelen ser mucho más altos que ambos padres o a veces mucho más chiquitos. Cuando este es el caso nos causa curiosidad si todo marcha bien con nuestro hijo y queremos saber por que´parece que se ha estancado en una altura.

Y tambien:

- Para empezar, edúcale en el ejemplo, es decir, en casa todos debéis ser ordenados. Si llegas a casa y te quitas los zapatos y los dejas en el salón, poco le puedes pedir a tu hijo.

- Hazle ver que ser ordenado no es una opción. Hay que serlo y punto. Igual que hay que lavarse los dientes después de comer o ducharse todos los días.

- Sé paciente y no te rindas si ves que no te hace caso. Nunca debes ordenar tú lo que le has mandado a él. Las palabras “anda deja, ya lo hago yo”, deben desaparecer de tu vocabulario.

- Recompénsale si arregla sus cosas sin rechistar. Por ejemplo, proponle ver una peli después o jugar un rato con la consola. Pero no le hagas regalos, no debe asociar hacer lo correcto con ganar un premio obligatoriamente.

- Explícale por qué es necesario ser ordenado: porque mamá y papá también lo son, porque las cosas se encuentran más rápido si están en su sitio, porque la habitación resulta así más agradable (sobre todo para las visitas), etc.

- Facilítale el trabajo: su cuarto debe tener baúles o arcones de plástico y los armarios deben estar a su altura (al menos las baldas y cajones en las que él debe guardar todo).

- Podéis jugar a ver quién es más rápido ordenando. No será tan divertido como en Mary Poppins, pero la competición le gustará (los niños siempre quieren ser los primeros).

- Evita acumular cosas innecesarias o inservibles. Cuando sus juguetes se estropeen y ya no sirvan o no los use, podéis donarlos o, simplemente, tirarlos sin son inservibles.

- Sed claros y precisos. Es mejor utilizar frases en las que se concrete lo que esperamos que haga: "Guarda los juguetes en sus cajas" o "Cuelga la ropa en el armario".
 


Fuente:

Álava, Silvia (2014), Queremos hijos felices, Madrid, Actitud de Comunicación. 

Fecha de actualización: 25-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.