• Buscar
Publicidad

Cómo facilitar a nuestros hijos el aprendizaje de idiomas

Cómo facilitar a nuestros hijos el aprendizaje de idiomas

Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene para nuestros niños el hablar más de un idioma. Pero las clases de idiomas que se imparten en la mayoría de los colegios no son suficientes para que adquieran un buen nivel hablado y escrito de otro idioma diferente al materno, al igual que nos pasó a la mayoría de nosotros o, si no, piensa, ¿fueron suficientes las clases de inglés que tomaste en la escuela?

 

Publicidad

Beneficios de aprender idiomas desde peques


El cerebro de los niños es como una esponja, lo cual les permite asimilar de manera mucho más sencilla cualquier enseñanza, incluido un idioma nuevo.


Esto será muy beneficioso para ellos en muchos aspectos ya que diversos estudios señalan que el conocer más de un idioma aporta grandes ventajas. Está probado que los niños bilingües cuentan con un mayor grado de concentración y tienen más facilidad a la hora de solucionar problemas. Además, el aprender otra lengua mejora su atención, memoria y su capacidad de trabajo. Asimismo, los niños que aprenden dos idiomas se vuelven más prácticos y creativos y les resulta más sencillo realizar varias actividades al mismo tiempo.

 

¿Cómo aprender un idioma?


Para aprender correctamente un idioma y poder llegar a ser bilingüe hace falta un proceso continuo. Para asimilar una lengua es necesaria mucha constancia y, por ello, es bueno que le dediquen un ratito cada día, pero esto no significa que cada día les obliguemos a realizar media hora de ejercicios, al contrario, hay que hacerlo de manera natural para que no les parezca algo aburrido y monótono.

 

Disfrutar, disfrutar y disfrutar


La motivación de los padres es fundamental para facilitar la asimilación de un nuevo idioma a nuestros niños. El aprendizaje supone un ejercicio mental y, por ello, tiene que ir unido siempre a la diversión. De esta manera nunca se cansarán y querrán seguir avanzando.


Una buena herramienta para lograr este aprendizaje divertido es el juego. A todos los niños les encanta jugar lo cual facilita su concentración y la enseñanza de cualquier tema. Nadie mejor que tú para saber qué es lo que más les gusta a tus hijos: videojuegos, juegos de mesa, libros, películas, canciones… Busca la actividad que más vaya a interesar a tu pequeño y consigue así que sienta simpatía por el idioma y lo termine hablando con fluidez.

 

Apúntales a cursos de idiomas para niños


Los cursos de idiomas para niños tienen un enfoque ameno y suelen ir acompañados de juegos, canciones y actividades con las que nuestros hijos pueden absorber más fácilmente el idioma. Así, a los peques no les supondrá ningún esfuerzo y aprenderán sin estudiar y sin darse cuenta.


Asimismo, estos cursos permiten a los alumnos realizar diversas actividades en grupo donde podrán practicar la lengua con compañeros de su mismo nivel y ayudarse mutuamente.


Otra opción es aprovechar las vacaciones para apuntarlos a un viaje lingüístico en el extranjero. Hay diversos portales, como Linguago, en el que podréis encontrar clases de inglés, francés, alemán o italiano en varios destinos del mundo. Podéis aprovechar para apuntaros también a uno de los cursos y pasar así unas vacaciones de estudio en familia.  


Dadles seguridad

 

La confianza es un elemento esencial para que nuestros niños puedan comunicarse en otra lengua. Sea cual sea su nivel, es importante que se sientan a gusto consigo mismos durante el proceso. En esto los padres podemos ayudar mucho fomentándoles la confianza en sí mismos. Por ejemplo, alabándoles cuando hacen un progreso, por pequeño que sea.


Además, debéis tener mucha paciencia ya que cualquier aprendizaje lleva su tiempo.


Fecha de actualización: 21-04-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×