×
  • Buscar
Publicidad

Cómo enseñar sinónimos y antónimos a niños

Cómo enseñar sinónimos y antónimos a niños

Los sinónimos y antónimos son algo que van a prender los niños en primaria y aunque al principio puedan resultarles algo complicado pronto se van a dar cuenta de que es una de las tareas más sencillas que aprenderán en esta etapa. Los sinónimos son palabras que se pronuncian y se escriben de distintas formas, pero que en realidad tienen el mismo significado. Los antónimos, sin embargo, palabras con significado opuesto. Pero ¿cómo se las enseñamos a los más pequeños?

Publicidad

Índice

 

¿Qué son los antónimos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en Primaria, se tiene un amplio conocimiento del vocabulario que les va a servir para aprender un gran número de palabras a las que sin problema alguno le van a poder encontrar un sinónimo. Sin embargo, quizás sean los antónimos más fáciles de aprender, pero ¿por qué? Pues bien, los más pequeños suelen tener más facilidad para procesar y encontrar una palabra contraria, es decir, un antónimo que una palabra nueva con el mismo significado. Por suerte, existen algunos ejercicios para aprender tanto sinónimos como antónimos.

Normalmente los antónimos son más fáciles de aprender puesto que para un niño la palabra o acción contraria tiene menor dificultad. Sin embargo, para el sinónimo es necesario revisar el escaso vocabulario (normal eso sí, para la edad) y encontrar así una palabra que no sea la misma, pero que tenga el mismo significado. Además, el aprendizaje de los sinónimos debe llevarse a cabo con ejercicios continuos, leyendo mucho y adquiriendo así también mucho más vocabulario a través de la praxis de la lectura y su comprensión.

¿Por qué es tan importante aprender en la infancia?

Los niños son curiosos por naturaleza y de eso nadie tiene duda ¿verdad? Es por ese motivo también por el que en estas etapas se preguntan el por qué de tantas cosas y muestran tanto interés por aprender y explicar el mundo que les rodea. El lenguaje es la herramienta con la que vamos a expresar todo lo que hemos aprendido. Hay que hablar a los niños, por tanto, con frases sencillas, cortas, directas y enseñarles también a partir de una idea concreta e ir ampliando los conocimientos poco a poco. Y con los sinónimos y antónimos haremos lo mismo…

Cómo enseñarles sinónimos

Los maestros o pedagogos pueden diseñar algunas lecturas cortas en las que involucren palabras sencillas de uso común por los niños que tengan sinónimos, es decir, que incluyan palabras que se escriben y se leen diferentes, pero que en realidad significan lo mismo. Probablemente sea el recurso de la lectura corta el más recurrido. No obstante, se debe tener en cuenta también que dichas lecturas cortas van a tener que estar siempre adaptadas a la edad de cada niño y, además, se le deben suministrar también al niño algunas pistas sobre las palabras sinónimas y se le debe permitir a su vez también un diccionario para sinónimos que enriquezca su vocabulario.

Los sinónimos son palabras que tienen un significado igual o muy parecido. Y como alegre y contento tienen el mismo significado son, por tanto, palabras sinónimas.

Ejemplos de sinónimos:

No te puedes perder ...

Cómo enseñar robótica a los niños

Cómo enseñar robótica a los niños

La robótica, es decir, montar y programar un robot, ya se está enseñando en los colegios. Y aunque pueda parecer muy complicado, los niños desde los 6-7 años ya pueden empezar a crear sus propios robots. Y es que la robótica es el futuro.

Y tambien:

Alegre – contento

Aeroplano – avión

Casa – hogar

Hoy en día, los emoticonos están de moda y sí, estos podrían servirnos perfectamente para explicarles a los más pequeños los sinónimos. Al igual que los emoticonos tienen caras distintas, pero pueden mostrar las mismas emociones, existen palabras también que se escriben de distinta manera, pero que pueden tener el mismo significado.

¿Y los antónimos? ¿Qué pasa con ellos?

Las palabras antónimas expresan significados contrarios. Un antónimo es una palabra que tiene un significado opuesto a la otra, o contrarios entre sí. Ambos conceptos deben pertenecer, eso sí, a la misma categoría gramatical al igual que sucede con los sinónimos. Además, existen distintos tipos de antónimos:

- Los antónimos graduales. Palabras que se refieren a lo mismo, pero en diferente grado. Ejemplo: mediano/pequeño.

- Los antónimos recíprocos. Dos palabras que se relacionan entre sí por un concepto del que ambos participan. Ejemplo: enseñar/aprender.

- Los antónimos complementarios. Dos palabras contradicen completamente la una a la otra. Ejemplo: vivo/muerto.

Probablemente la mejor forma de enseñar los antónimos sea a través de la lluvia de ideas. Este es un juego muy dinámico e interactivo para aprender antónimos. Lo ideal es tener una pizarra, aunque cada niño lleve su posterior registro en su cuaderno personal de la asignatura. La lluvia de ideas va a reforzar a diario el vocabulario de las palabras más comunes. Va a servir para explicar al niño que los antónimos son ideas o palabras cuyo significado es contrario u opuesto.

El profesor en cuestión deberá ofrecer al niño una lista de palabras y los niños deberán responder diciendo la palabra que crean que es la contraria. A continuación, se toma nota de todo lo que dijeron los más pequeños. Además, los niños también pueden en algunas ocasiones decir una palabra y que el compañero de turno sea quien responda la palabra contraria, la opuesta o el antónimo.


Fuentes:

Sinónimos y antónimos, https://www.ejemplos.co/ejemplos-de-sinonimos-y-antonimos/

Fecha de actualización: 07-03-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.