Cómo enseñar a los niños a ayudar en casa

Cómo enseñar a los niños a ayudar en casa
comparte

Hay padres que se encuentran con niños de 8, 9, 10, 11 años en adelante que no quieren ayudar en casa, que cuando se les demanda hacer tareas domésticas simplemente no quieren porque no creen que les corresponda hacerlo. Esto es a causa de la comodidad, son niños que no sienten la necesidad de colaborar en las tareas de casa porque desde muy pequeños se les ha hecho todo por ellos.

Cuando esto ocurre el pensamiento de los niños es sencillo de entender: “¿Para qué esforzarme en algo que luego vendrá otro y hará por mí?”. El sentido de la responsabilidad lo han perdido por el camino y la culpa en este caso no la tienen ellos.


Pero no queremos ni mucho menos apuntar a nadie con el dedo porque podemos remendar este error con los niños ayudándoles a entender que el hogar es un sitio donde conviven muchas personas juntas y que entre todos se debe colaborar para poder llevar una convivencia adecuada. Cuando los niños se niegan a colaborar en casa habrá que tomar medidas.


Normas y límites


Cuando los niños no quieren colaborar en casa tendrán que saber que es una obligación que todos y cada uno de los componentes del hogar deben hacer, no sólo es a ellos a quienes les incumbe.


Para que lo vean más claro se puede establecer un cuadro de tareas y otro de normas y límites que todos deben cumplir. Y por supuesto deberán dar ejemplo de esa responsabilidad los padres.

No te puedes perder ...


Porque lo que no se puede permitir es exigir a los niños que hagan tareas de casa mientras el padre o la madre está mirando la televisión. El mejor maestro que existe para los niños y que realmente les enseña lo que deben hacer y cómo deben hacerlo son los padres.


Ser realista ante las capacidades del niño


En cuanto a la asignación de tareas hay que ser realista y no ser perfeccionista en cuanto a su realización puesto que lo que se quiere conseguir es establecer el hábito para que después hagan las cosas por ellos mismos sin necesidad de que sean los padres quienes vayan recordando lo que tienen que hacer una y otra vez.


Además resulta muy importante que a los niños se les asigne las tareas de casa acorde a sus capacidades y su edad con el objetivo también de aumentarles la responsabilidad y su autoestima por realizar bien las tareas en casa.


Consecuencias negativas, pero también positivas


Cuando aún sabiendo lo que deben hacer los niños siguen negándose a hacer sus tareas asignadas, entonces habrá que dejar claro (y mejor si se hace por escrito y todos están de acuerdo) unas consecuencias negativas para cuando no se hagan las tareas. Estas consecuencias deberán ir encaminadas a retirar privilegios como por ejemplo: menos tiempo de jugar a la consola, menos tiempo para salir con los amigos, etc. Nunca se deberá recurrir a los gritos o a los castigos físicos puesto que esto es inadmisible en cualquier caso.


En caso de los niños más pequeños y hasta los 12 años resulta muy productivo utilizar sistemas de puntos con colores o caras que les ayude a estar motivados para realizar las tareas.


Al igual que se establecen consecuencias negativas, deben establecerse también consecuencias positivas, es decir, no todo debe ser malo o castigado. Por lo que si los hijos son capaces de ayudar en casa y hacer sus tareas también deberán tener reconocimiento, premios afectivos y aumentar privilegios como por ejemplo tener un tiempo más de jugar a la consola, salir un rato más con los amigos, elegir una actividad para hacer en familia, etc. Lo que no está permitido es que a los niños se les recompense con dinero o con bienes materiales porque entonces será como un pago, y las tareas domésticas son una obligación, no algo que deban hacer y que los padres deban pagarles por ello, ¡ni mucho menos!


Enseñarles desde pequeños


Para no tener que llegar a realizar lo comentado más arriba, es conveniente que se tenga en cuenta que a los niños hay que enseñarles desde que son pequeños. Por este motivo es importante que aunque tengan dos años se les empiece a asignar tareas acorde a su edad como recoger los juguetes ayudando a sus padres a hacerlo para que los adultos les guíen en el proceso.


A medida que el niño vaya creciendo se le deberá ir asignando tareas acorde a su edad y a sus capacidades para que de este modo el niño pueda crecer con un buen sentido de la responsabilidad en el hogar.


Mª José Roldán


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fecha de actualización: 19-01-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>