Ajustando el presupuesto ¿Ha cambiado la educación de nuestros hijos por la crisis?

Ajustando el presupuesto ¿Ha cambiado la educación de nuestros hijos por la crisis?
comparte

Aunque nuestros hijos siempre son lo primero, los efectos de la crisis económica en la que nos hallamos inmersos han reducido el presupuesto de las familias para las vacaciones, fiestas y demás ofertas de ocio. 

No te puedes perder ...

Imma Marín, pedagoga y directora de Marinva

Imma Marín, pedagoga y directora de Marinva

Tras una larga trayectoria profesional, la pedagoga Imma Marín ha llegado al puesto de Directora de MARINVA, juego y educación, una consultora pedagógica especializada en educación y comunicación a través del juego. Compatibiliza este trabajo con su labor como representante de IPA en España (Asociación Internacional por el derecho de niños y niñas a jugar) y como asesora pedagógica de la Fundación Crecer Jugando. Experta en juegos, juguetes, infancia y nuevas tecnologías y educación en el tiempo de ocio, nos da las claves para acertar con los juguetes ahora que se acercan las Navidades
“Los niños cuando juegan se manifiestan libres y espontáneos, lo que nos permite conocerlos de una manera transparente”

Asimismo, la necesidad de ahorrar ha afectado a la educación de los niños y cada vez son más los padres que toman conciencia de la importancia de educar a sus hijos en la cultura del ahorro. Pero aunque ahorrar es muy importante, no debes permitir que los problemas monetarios afecten a los cumpleaños de tus peques

Un estudio lanzado desde la comunidad de compras más grande de Europa, Ciao.es, revela que los presupuestos limitados que tienen las familias están cambiando la forma en que los padres educan a sus hijos. La encuesta preguntó a gente de España, Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania si la crisis económica había influido en la economía familiar, y los resultados son tajantes: tanto las vacaciones como los cumpleaños se han visto afectados.

Uno de los aspectos que más han modificado las familias es el gasto en vacaciones. Durante el pasado verano, el 40% de los españoles se quedaron en casa durante las vacaciones para ahorrar dinero y un 34% de los encuestados afirmó haber destinado menos dinero a los campamentos de verano de los niños. En el resto de países, el porcentaje de franceses que no viajaron en verano es similar al de los españoles (un 41%), mientras que el de los alemanes sube hasta el 51%.

Con respecto a la celebración y a los regalos de cumpleaños para los niños, la tercera parte de las familias españolas aseguró que está gastando lo mismo en regalos aunque ha dejado de lado la fiesta de cumpleaños, mientras que sólo una de cada cinco considera no haber sufrido ningún cambio al respecto. Por su parte, el 40% afirmó estar gastando menos en regalos en favor de seguir haciendo la tradicional fiesta de cumpleaños. “Esto significa –explica Yaravi López-Petersen, Team Leader Sales Ciao E-commerce Spain- que para este grupo, lo que los padres consideran importante no es lo material; pasar un buen rato con la familia y permanecer juntos en momentos complicados es la elección que tienen, ya que sólo el 6% de los españoles dijeron que están gastando más dinero en regalos”.

Igualmente, la manera en la que los diferentes países están gestionando su dinero con respecto a los niños está cambiando. Por ejemplo, sólo el 3% de los franceses dejan a sus hijos que gasten lo que quieran, comparado con el 6% de los españoles.

Pero la crisis no solo afecta a la gestión del ocio, sino también a la educación de los hijos. El estudio muestra que un 62% de los españoles encuestados está inculcándole a sus hijos ahorrar más y pensarse mejor qué es lo que realmente quieren comprar antes de gastar. “En Ciao –añade Yaravi- hay muchos usuarios, como amas de casa, que buscan información y consejo sobre cómo ahorrar dinero y sacarle más partido, lo que significa que se están volviendo más conscientes sobre la manera de gastarlo. Esto significa que tarde o temprano esta actitud la aprenden los niños, directa o indirectamente. Con estos datos podemos decir que los españoles están siendo más cautos y razonables con su economía, cuando tal vez no lo eran años atrás”.

“Los resultados muestran –concluye Yaravi López-Petersen- que en toda Europa los apretados presupuestos de las familias están influyendo en la manera en que tratamos y educamos a nuestros hijos. Enseñar a los niños cómo gestionar su dinero es muy positivo, pero al mismo tiempo todos queremos hacer algo para celebrar los cumpleaños y las ocasiones especiales. Buscar opiniones y experiencias en la página de Ciao.es da a los padres la oportunidad de mirar regalos a un precio asequible, y también diferentes posibilidades para hacer una fiesta; al mismo tiempo ofrece una alta variedad de opciones con todo lo necesario para la vuelta al cole”.

Enséñale a ahorrar

Desde pequeño, debes enseñarle a tu hijo que el dinero no crece en los árboles, que hay que trabajar para ganárselo y la necesidad de saber ahorrar y no malgastarlo. Más tarde o más temprano, tus hijos necesitarán manejar algo de dinero para aprender el valor que tiene. Así que es buena idea que le des paga o que le obligues a “ganárselo” de alguna manera.

- Puedes fijar una cantidad fija de paga y dársela todas las semanas o al principio de mes. Puede ser mayor o menor según la edad. Cuando los niños son pequeños, esta opción funciona muy bien; es simple y captan muy bien su valor. Por ejemplo, aprenden que con 1 euro se pueden comprar muchas chuches y que a veces les tienen que dar cambio en las tiendas.

- También puedes, para inculcarle el hábito del ahorro, guardar tú su dinero y pagarle los intereses que ese dinero va generando. En vez de ingresarlo en una cuenta bancaria –puesto que de esta forma apenas si conseguirían ganar algo-, dale tú los intereses como si de un banco se tratara, a un interés más alto. Así entenderá que, cuanto más ingresa en el “banco”, mayores son los intereses; es decir, cuanto más ahorra, más tiene.

- Vete con él de compras y muéstrale cómo elegir las mejores ofertas, comparar precios y marcas… Podéis hacer una lista con lo necesario y el presupuesto que os podéis permitir. A medida que vais comprando, id viendo si os ajustáis o no a lo que se puede gastar. Así verá lo costoso que es mantener una familia.

- Además de mostrarle el valor del dinero, es importante la actitud que debe adoptar hacia él. El objetivo es que considere el dinero como algo que ayuda a vivir decentemente y todo lo demás sobra. Si tienes más de lo necesario, mejor; lo prudente es ahorrar y no malgastar, pero tampoco debe ser un avaro miserable. Para lograrlo, no debes hablar de dinero a todas horas, sé discreto con la gente que tiene más o menos que tú, demuéstrale que se puede ser feliz con lo justo, enséñale también a darse un lujo de vez en cuando y disfrutar y, sobre todo, a ser generoso y no estar obsesionado con la riqueza.

Un cumpleaños con bajo presupuesto

Para celebrar el cumpleaños de tu hijo no hace falta pedir un crédito al banco. Con un poco de imaginación y tiempo, puedes lograr que su próximo aniversario sea el mejor de su historia (¡y gastando menos que nunca!).

- Antes de empezar a preparar nada, elabora un presupuesto para tener una idea de cuánto quieres desmbolsar y en qué prefieres gastar más.

- Lo primero es que te olvides de alquilar un local para fiestas o que les lleves a algún centro de ocio. Aunque después te cueste mucho más trabajo limpiar y recoger, te ahorrarás mucho dinero si la celebras en tu casa. Y, si hace buen tiempo, siempre existe la opción de realizar la fiesta en un parque.

- Olvídate también de llevarles a merendar a una hamburguesería. Los niños a esta edad, con sándwiches, medias noches, patatas fritas y una tarta de chocolate casera son felices. Si buscas ofertas y compras a buen precio, la merienda te resultará baratísima y muy fácil.

- En vez de comprar las invitaciones, hazlas con la ayuda de tu niño. Así, además de pasar un buen rato juntos, serán más personales, originales y creativas. Puedes poner una foto de tu hijo que sea divertida, un dibujo de alguno de sus personajes de ficción favoritos, decorarla como un collage con elementos de fiesta que podéis recortar de revistas (tartas, velas, etc.). Existen múltiples ideas, solo necesitáis un poco de tiempo para llevarlas a cabo.

- Limita la lista de invitados. Cada vez es más frecuente invitar a todos los niños de la clase, aunque no se hable con la mitad. Hazle ver que los cumpleaños son para pasarlos con sus mejores amigos.

- Elegid un tema para la fiesta: películas de Disney, superhéroes, monstruos, magia… Aquello que más le guste a tu hijo. Y una vez decidido, buscad objetos relacionados con eso para decorar la casa, disfrazar o pintar la cara a los invitados, hacer las invitaciones, pensar juegos… Todo puede girar en torno a ese tema para que resulte más divertido. Pero es esencial que no te gastes mucho dinero en ello: con cartulinas, rotuladores, telas, globos… se puede conseguir un efecto magnífico. Las pinturas de cara y las máscaras de cartón también son muy económicas.

- Prepara juegos para que no se aburran: una piñata, trucos de magia, gymkhanas sencillas… Si además al final de los juegos hay un premio para los ganadores (aparte de bolsas de chuches para todos), les tendrás entretenidos toda la tarde.

Ahorrando también en Navidad

Las fiestas navideñas sugieren en la mente de todos, paz, alegría, realización de buenas acciones y deseos de amor, prosperidad y salud para quien nos rodea, pero no sólo de buenas intenciones vive la Navidad. Son fechas, además, de gastos excesivos, despilfarro y consumismo. Ahora bien, otra Navidad, más económica, también es posible. Si adquieres una serie de hábitos podrás ahorrar incluso en la época del año de mayor derroche.

- Al comprar comida para las fiestas recuerda que la precocinada implica más envasado y consumo de energía (preparación, conservación...). Los productos frescos, de temporada o menos elaborados resultan más baratos y más sabrosos.

- Opta por juguetes instructivos y pedagógicos. Valora aquellos que no usen pilas: son más participativos y ahorrarás dinero.

- En tus adornos navideños (las luces del árbol, del Belén, las que adornan la casa...) usa lámparas de bajo consumo, micro-bombillas o módulos que reducen un tercio el consumo eléctrico. Recuerda que las luces navideñas deben ser un elemento de decoración y no de iluminación. Limita las horas de encendido, reservándolo sólo para momentos especiales y evitando tenerlo activo todo el día o toda la noche.

- Sustituye las luces por adornos confeccionados con flores, hojas, ramas de árboles, etc. Si los elaboras tú mismo con tus hijos, pasaréis un buen rato todos juntos a la vez que ahorráis energía y dinero.

- Recicla y reutiliza los adornos de otras Navidades.

- Felicita a tus seres queridos por e-mail o con postales realizadas por tu hijo. Él se lo pasará genial y tus allegados recibirán una felicitación muy original.

- Recupera juguetes ya usados o regálalos a otros niños.

- Decántate por los regalos artesanales. Aprovecha estos días de fiesta para elaborar obsequios personales.

- Reutiliza papel de regalo ya usado o, en su defecto, usa papel reciclando revistas, pósteres, etc.

- Pacta el intercambio de regalos con tus familiares y amigos para no gastar en miles de regalos a cada uno.
 
 


 

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades para niños que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.


Fuente: Yaravi López-Petersen, Team Leader Sales Ciao E-commerce Spain.

Fecha de actualización: 04-12-2009

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>