Tu hijo de los 34 a los 36 meses

Tu hijo de los 34 a los 36 meses
comparte

A punto de cumplir los 3 años, la socialización de tu pequeño se hace evidente día a día. Empieza a considerar al resto de niños con los que juega sus amigos y le gusta formar parte de las actividades familiares, buscando tu aprobación y amor

No te puedes perder ...

Síntomas de que tu hijo ya no es “tu bebé”

Síntomas de que tu hijo ya no es “tu bebé”

Para un padre, sus hijos siempre serán sus bebés, por muchos años que éstos cumplan (y muchos que cumplamos nosotros). Por eso, es difícil hacerse a la idea de que nuestros hijos crecen y ya no son niños pequeños. Para que te sea más fácil aceptarlo, aquí tienes estas pistas que te harán "sospechar" que tu hijo ya no es un bebé.

Desarrollo motriz

A esta edad ya es capaz de vestirse (aunque aún le cuesta abrocharse los botones o atarse los cordones de los zapatos) y de comer solo, incluso puede echarse los cereales en la taza sin tu ayuda.

Muchos de los movimientos básicos de tu hijo se han convertido en automáticos. Ya no necesita enfocar su energía en caminar, ponerse de pie o saltar. Algunas acciones, como ponerse de pie en las puntas de los dedos de los pies, o en un solo pie, pueden seguir requiriendo concentración y esfuerzo, aunque sí que es capaz ya de mantener el equilibrio apoyado en un solo pie.

Desarrollo social

A medida que tu hijo crece, se siente más interesado en socializar, empieza a ver a sus compañeros de juegos como amigos y aprende pequeños gestos de amabilidad, como que compartir y dar es parte de la amistad.

Todo el mundo habla de lo terribles que pueden ser los niños de esta edad, pero olvidan mencionar que con casi tres años, ya quieren formar parte del mundo que los rodea y obtener tu admiración y tu amor. Puede que tu pequeño quiera ayudarte a poner la mesa, doblar la ropa limpia o recoger los juguetes y ahora es el momento de aceptar su ayuda, al tiempo que alientas el desarrollo de buenos hábitos. No te olvides de obsequiarle con grandes abrazos y besos.

Las comidas con toda la familia son ahora muy importantes. Sentarse juntos a la mesa le enseña a tu hijo las normas de educación, como permanecer en la mesa después de acabar de comer, y alienta la comunicación. Si no os sentáis juntos todos los días para cenar, intenta coordinar los horarios para que podáis hacerlo varias noches cada semana.

Explorando su sexualidad

Sobre los 2-3 años, comienza el interés de los niños por los órganos genitales, descubren las diferencias entre los niños y las niñas y adquieren el control de esfínteres. A partir de esta edad, y sobre todo desde los 2 a los 5 años, los niños disfrutan con su cuerpo y se tocan los genitales, algo que hay que aceptar como lógico y natural dentro de su desarrollo evolutivo.

La mayoría se toca sin sentir vergüenza ni angustia, puesto que está en pleno proceso de socialización. A algunos, les calma tocarse y lo hacen en la siesta o por la noche, ya que les ayuda a dormir. Otros, jamás se tocan los genitales. Si se tocan en privado, lo mejor es no hacer el menor comentario, ya que de lo contrario, contribuiríamos al refuerzo y repetición de dicha conducta pero, si se está tocando en público, es preferible recordarle que debe hacerlo en la intimidad e indicarle qué lugares de la casa consideráis íntimos. Esta noción de intimidad conviene introducirla a partir de los 3 o 4 años y habrá que repetirla muchas veces hasta que el niño aprenda a distinguir entre lugares públicos y privados.

Juegos estimulantes

- La cantidad de tiempo que tu hijo es capaz de enfocarse en una actividad ha aumentado. Esto, junto con unas destrezas sociales más sofisticadas, le permite jugar a juegos más estructurados, como el pilla-pilla, el pañuelo, el escondite, etc.

- Alienta su imaginación y su creatividad inventándoos juntos historias. Aparte de los clásicos cuentos de los hermanos Grimm, existen multitud de fantasías que inventar juntos. Podéis elegir unas cuantas palabras (bosque, mago, cebra, etc.) e inventar una historia con todas ellas.

- El veo-veo: un juego de sobra conocido por todos que todavía encanta a los más pequeños de la casa, ayudándole a practicar con los colores y a centrar su atención en las cosas que le rodean.
 


Te puede interesar:
La tabla del peso del bebé, elaborada por la OMS, permite al pediatra evaluar de manera precisa y rápida cómo se está desarrollando un bebé en comparación con otros de su misma edad.


Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 28-09-2011

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>