Tu hijo de los 31 a los 33 meses

Tu hijo de los 31 a los 33 meses
comparte

A medida que tu pequeño se acerca a los 3 años, se vuelve más sociable: comienza a entender el concepto de amistad, se preocupa por los sentimientos de los demás, le gusta jugar en grupo… Fomenta su relación con otros niños de su edad.

No te puedes perder ...

Síntomas de que tu hijo ya no es “tu bebé”

Síntomas de que tu hijo ya no es “tu bebé”

Para un padre, sus hijos siempre serán sus bebés, por muchos años que éstos cumplan (y muchos que cumplamos nosotros). Por eso, es difícil hacerse a la idea de que nuestros hijos crecen y ya no son niños pequeños. Para que te sea más fácil aceptarlo, aquí tienes estas pistas que te harán "sospechar" que tu hijo ya no es un bebé.

Desarrolla su lenguaje

Mientras que la conciencia de tu hijo continúe desarrollándose, comenzará a alterar su lenguaje dependiendo de con quién esté hablando. Empezará a usar diferentes palabras y tonos de voz con amiguitos o adultos. Y puede que notes que con un niño más pequeño, usa un lenguaje más simple.

Desarrollo social

Cerca del tercer cumpleaños, los niños se interesan más en comprender lo que motiva a la gente a su alrededor. Empiezan a preocuparse por el estado de ánimo de las personas que les rodean. Siempre que te pregunte por qué papá está triste o enfadado, dale una respuesta que entienda, así le ayudas a aprender que las emociones son algo normal y está bien hablar de ellas.

También se muestra cada vez más sociable. Tu hijo probablemente comience a pensar en sus compañeros de juego como amigos y aprenda que los pequeños gestos amables, como compartir y dar, son parte de la amistad.

Muchos niños, especialmente aquellos que no tienen hermanos, crean amigos imaginarios. La mayoría de los amigos imaginarios llegan entre los dos años y medio y los tres. No te alarmes por estos amigos inexistentes. Son parte de la conciencia en desarrollo de tu hijo y de su sistema de valores. Pueden proporcionar consuelo y hacerse responsables de las cosas que a tu hijo le gustaría no haber hecho. La mayoría de los amigos imaginarios desaparecen antes de que cumplan seis años.

¿Por qué mienten?

En los menores de cinco años, el mundo mágico de los sueños, deseos y fantasías, no siempre se diferencia de la realidad. No mienten aunque digan cosas que no son verdad, pues para ellos sí lo son y con eso les basta. La mentira no se produce de forma consciente, sino como elemento constituyente de sus juegos e historias fantasiosas. La mentira es un elemento más del juego y no hay que darle demasiada importancia, salvo que se extienda a su comportamiento habitual o se convierta en la forma por excelencia de obtener lo que quieren.

Anímale a que te diga lo que pasó sin parecer enojada o frustrada, y explícale que mentir es peor que cualquier cosa que pueda haber hecho. Haz que decir la verdad no le dé tanto miedo y ayudarás a reducir sus mentirijillas.

Juegos estimulantes

- La alfombra mágica: Si tu niño está con sus amigos, déjales una alfombra con la que puedan jugar. Pueden turnarse para ser el viajero al que arrastrar con la alfombra yendo hacia los lados, marcha atrás o en círculos.

- Lo que más les gusta a esta edad es imaginarse que son otra persona: un pirata, una princesa, un médico, etc. Jugar a “hacer como si…”. Ayúdale a recrear sus fantasías disfrazándole o compartiendo la aventura con él.

- Los juegos de memoria son muy útiles a esta edad: rompecabezas, cartas, juegos educativos electrónicos…

- Regálale un xilófono, verás qué bien se lo pasa creando sus propias melodías musicales. Quizás descubras en él a un futuro compositor.
 


Te puede interesar:
Calcular la altura de los hijos puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 28-09-2011

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>