×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuál es el juguete ideal?

¿Cuál es el juguete ideal?

Al igual que son numerosos los beneficios que aportan los juegos a los más pequeños de la casa, también lo es la variedad existente a la hora de decantarse por uno de ellos, tarea que se convertirá en algo más fácil si sabemos reconocer el juguete idóneo para nuestro hijo

Publicidad

Indice

 

El papel del juego en el desarrollo del niño

Los psicólogos y pedagogos coinciden en las numerosas ventajas que aporta el juego durante los primeros años de vida, ya que además de otorgar importantes valores educativos, es uno de los principales métodos de socialización fuera del entorno familiar. El juego permite desarrollar determinadas destrezas y hábitos que los niños retendrán durante toda su vida, así como fomentar la independencia, la autoestima y la creatividad, permitiéndoles liberar toda su energía. Por ello, diversos profesionales consideran los siguientes como los principales beneficios de los juegos y los juguetes durante la infancia:

• Además de ayudarles a conocer su entorno, los juegos y juguetes permiten al niño interaccionar con personas que no forman parte de su núcleo familiar.

• Fomentan la creatividad permitiéndoles desarrollar su personalidad de forma autónoma.

• Les hace que comiencen a interiorizar ciertas normas de comportamiento y disciplina.

• Aumenta su autoestima, aprendiendo a superarse, e incrementando la confianza, tanto en sí mismos como en los demás.

• A través del juego y los juguetes, se desarrollan de manera más eficaz las capacidades intelectuales, psíquicas, emocionales y motoras del niño.

• Por último, contribuyen a que la inteligencia y el cuerpo crezcan en armonía.


¿Cuál es el juguete adecuado para cada edad?

No te puedes perder ...

Posturas para dar a luz

Posturas para dar a luz

Hasta que los partos comenzaron a ser asistidos en hospitales las mujeres han parido sentadas, en cuclillas, de rodillas… Actualmente, en la mayoría de las maternidades, la postura más extendida es la de la madre tumbada o semirrecostada sobre su espalda con las piernas separadas y levantadas (postura que facilita el trabajo de la matrona y el obstetra); si bien, es cada vez más frecuente ofrecer la posibilidad de parir adoptando otras posturas, probablemente más cómodas para la parturienta.

Y tambien:

• De 0 a 6 meses: Esta es una etapa en la que el bebé necesita descubrir, estimular sus movimientos y sentidos, y favorecer las primeras manipulaciones y presiones de objetos, descubriendo las sensaciones que éstos producen, como diferentes texturas, un pito tras pulsar un botón, etc., siendo mejores los juguetes que le contribuyen a todo ello.

• De 6 a 12 meses: El bebé necesita conocer todo lo que le rodea, ya que sus movimientos empiezan a ser más amplios, controlando cada vez más su cuerpo. Por ello, los juguetes más adecuados para esta edad son aquellos que le permiten explorar su alrededor, su entorno, y que el pequeño puede arrastrar, tirar, golpear, etc.

• De 1 a 2 años: En estas edades los niños se decantan por aquellos juguetes que les permiten ampliar, más aún, sus movimientos y sentirse independientes y autónomos, además de encantarles aquellos que se mueven y tienen música.

• De 2 a 3 años: Los juguetes más apropiados son los que contribuyen a que el pequeño aprenda el lenguaje e imiten la vida adulta, y les permitan dibujar, colorear o crear y moldear formas.

• De 3 a 5 años: Los niños necesitan desarrollar su imaginación y aprender nuevos conocimientos. Les encanta, además, relacionarse con otros para jugar, por lo que los juegos más adecuados serán aquellos que permitan disfrutar a varios niños, favoreciendo los aspectos mencionados.

• A partir de 5 años: Los juguetes adecuados son los que les posibilitan colaborar con otros y realizar tareas en grupo, y favorecen el desarrollo de habilidades, manualidades o bien destrezas, como los juegos de mesa.

 

Pero… ¿cómo es el juguete ideal?

Como bien es sabido, el mundo de los juegos y los juguetes ha sufrido en los últimos años una auténtica revolución debido, principalmente, al importante desarrollo tecnológico. Por ello, la firma juguetera Hasbro ha encargado a Quid, un prestigioso gabinete independiente de investigación de mercado, la realización de un estudio para analizar el impacto del desembarco de la tecnología en la manera de concebir los juguetes, la forma de jugar y en la nueva función que cumple el juego como herramienta de ocio en la sociedad.

Siguiendo estas pautas, el estudio concluye que las madres compran los juguetes como una herramienta esencial para que el niño descubra, conozca, explore y experimente con el mundo que le rodea, decantándose así por los juguetes que poseen tanto las características de los tradicionales como los valores tecnológicos. A estos juguetes tradicionales, como puede ser una muñeca, un peluche o un tablero, se les ha añadido un desarrollo técnico, para acabar convirtiéndose en los más valorados por padres y educadores, es decir, es necesario encontrar un equilibrio entre ambos aspectos: hay que saber sumarles las indiscutibles ventajas y atractivos de la tecnología sin perder los valores tan positivos del juguete tradicional.

El estudio concluye con las positivas influencias que tiene esta evolución tecnológica en el desarrollo emocional de los niños de todas las edades, pudiendo encontrar, actualmente, juguetes tecnológicos de vanguardia que les permiten disfrutar, aprender y estimular al máximo sus habilidades dinámicas, cognitivas e intelectuales. 
 


Fuente: Hasbro. Quid.

Fecha de actualización: 24-05-2020

Redacción: Silvia Paredes

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.