Buscando a Supernanny

Buscando a Supernanny
comparte

Las claves para encontrar a la niñera perfecta. Tu baja por maternidad está a punto de expirar y toca por lo tanto encontrar a la persona adecuada para cuidar de tu hijo durante el tiempo que estás trabajando.

No te puedes perder ...

¿Qué hacer cuando un niño se traga una moneda?

¿Qué hacer cuando un niño se traga una moneda?

Las monedas son los objetos más frecuentemente ingeridos por los niños de 1 a 3 años. Guiados por su curiosidad o por el reflejo de llevarse todo a la boca, es común que los menores de 5 años se traguen monedas u otros cuerpos extraños por accidente. ¿Qué hacer?

Es cierto que dejar a tu chiquitín tan pequeño aún en casa puede parecerte una crueldad, especialmente después de no haberos separado ni un minuto durante sus primeros meses. Pero si decidiste retomar tu trabajo, esperar a que Mary Poppins caiga del cielo es una actitud cuanto menos infructuosa. Cuanto antes te pongas manos a la obra más tiempo tendrás para evaluar con cabeza a cada candidata

Sabemos que buscar a la niñera perfecta es todo un reto. Además cada mamá tiene sus propios intereses. Hay algunas que buscan que sus niños estén siempre limpios y sigan una estricta disciplina y otras que prefieren que jueguen en la tierra, y den rienda suelta a su energía. Por eso, y en muchos de los casos, las claves para elegir a la cuidadora perfecta dependerán de cada madre. No en vano, antes de pronunciar las palabras “estás contratada” conviene tener en cuenta algunos consejos.

Consejos básicos

1.    Antes de empezar a buscar a alguien o de poner un anuncio, sería conveniente que tuvieses claro lo que estás buscando. Una buena forma es elaborando una lista con las cualidades y requisitos imprescindibles que crees que debe tener la cuidadora de tu hijo. Aunque no vayas a poner todos los detalles en el anuncio te será útil a la hora de descartar a las candidatas que no se adecuen a lo que estás buscando.

2.    Busca recomendaciones de amigos, vecinos o de la familia, seguro que conocen a alguien. Si no es el caso puedes poner un anuncio, recurrir a los tablones de ofertas de empleo de la iglesia, de tu comunidad o de un lugar que te genere confianza o bien solicitar este servicio en una de las ya habituales empresas especializadas en este tipo de asistencia doméstica. Si contratas sus servicios, cuentas con el compromiso de la empresa que respalda a la niñera que escoges.

3.    Cuando cuentes con posibles candidatas, revisa los currículum detenidamente, prestando atención, evidentemente, a su formación y experiencia previa con niños.

4.    Entrevista personalmente a todas antes de tomar tu decisión. Las entrevistas deben realizarse con suficiente anticipación, por lo menos un mes antes de tu ausencia o tu vuelta al trabajo. Así podrás estar unos días con ella y enseñarle las costumbres de tu hogar, permitiéndote conocerla y ver cómo se desenvuelve con el bebé.

5.    Exige siempre referencias. Para tener una idea clara de a quien vas a contratar habla con todas las personas con las que haya trabajado anteriormente. Anota las direcciones y los teléfonos que te haya proporcionado y no tengas reparo en llamar y preguntar para confirmar todo lo que quieras saber, sus datos, su experiencia... No sientas que estás haciendo de espía, recuerda que se trata de tu bebé y al fin y al cabo esa persona es una auténtica desconocida que va a ocuparse de tu hijo. No te fíes de las apariencias. Verifica exhaustivamente todas sus referencias.

6.    Sin llegar al extremo de que sea tu niño quién seleccione a la niñera, no está de más comprobar si existe empatía con él. Probablemente la aspirante adore los niños y tenga demostrada experiencia en su cuidado pero si tu pequeño no congenia con ella no hay nada qué hacer. Deja que pase una o dos horas con él para ver cómo se comportan, cómo le trata y cómo él la acoge a ella. La compatibilidad mutua entre tu hijo y la cuidadora es esencial.

Si tu hijo es un bebé, déjale que le dé el biberón, que lo bañe, lo vista, le cambie el pañal… Observa cómo actúa. Si es mayor preséntaselo y déjales jugando un tiempo. Mientras haces otras cosas obsérvales con disimulo y pregúntate si parece comprometida, feliz e interesada con su trabajo y si el niño responde bien.

7.    Si finalmente eliges a esa persona, anota sus datos, dirección y teléfono de contacto. Después debes contarle todo acerca de tu niño y su seguridad, definiendo de forma clara y detallada sus responsabilidades y funciones. De forma que sepa de antemano qué se espera de ella.

8.    Familiarízala con la casa y facilítale un horario -si es necesario por escrito- del bebé; con las horas de la comida, el baño, siestas, etc., así como todo lo necesario para cumplir con sus tareas (juguetes, equipamiento infantil, mobiliario, ropa, comida del bebé…) y todos los teléfonos de contacto y forma de actuar en caso de accidente o emergencia.

9.    El hecho de pasar el día fuera trabajando no te impide saber qué está ocurriendo dentro de tu hogar. Presta atención a cualquier comportamiento inusual de tu bebé. Si los niños son mayores escúchales y toma en consideración todo lo que te cuenten de su día con la niñera. Si algo anda mal, pese a ser incapaces de expresarlo, sus reacciones pueden indicarlo o por el contrario corroborar que todo marcha bien.

10.    Un último consejo: Es recomendable contratar a alguien que tenga los mismos valores que tú. No olvides que, después de los padres, es la persona que más tiempo va a pasar con ellos e intervendrá como ejemplo a seguir, en su educación.


Posibles preguntas

A la hora de entrevistar a una niñera lo recomendable es tener preparadas algunas preguntas clave, para conocer a la aspirante y tomar la decisión más acertada. Toma nota de estos ejemplos:

¿Qué responsabilidades tenías en tus trabajos anteriores? ¿Por qué dejaste de trabajar allí? Contestas preguntas podrás conocer su experiencia y saber cuál es su nivel de compromiso y tolerancia para enfrentarse a situaciones laborales.

¿Cómo era el niño que cuidabas? ¿Cómo se comportaba? Pídele que te hable de él. Su manera de referirse al niño (si lo descalifica por su comportamiento, si es cariñosa al recordarlo, etc.) te dirá mucho de ella.

¿Cómo era tu relación con las familias anteriores? Observa que no critica a sus antiguos jefes. También es importante que no mencione intimidades o haga referencia a cosas personales de la familia que no te aportan nada y solo demuestran su indiscreción. Escoge a personas prudentes y respetuosas que no hablen mal de los demás y sepan hacer referencia a sus antiguos trabajos hablando de lo que han aprendido.

¿Qué te gusta de trabajar como niñera? Investiga qué la motivó a ser cuidadora, su interés por los niños… También demostrará con su respuesta el conocimiento del trabajo y si sus motivaciones son puramente económicas, circunstanciales o vocacionales.

¿Cómo es para ti un día con un bebé? ¿Qué conocimientos tienes de los cuidados básicos de un bebé? Es importante conocer cómo se imagina la rutina de una un día con un bebé y sus exigencias. Así podrás predecir su adaptación al trabajo y averiguar si posee conocimientos acerca de los cuidados esenciales de un bebé (aseo, alimentación, sueño, estimulación). Aunque si no tiene estas habilidades no tienes por qué ser muy exigente, ya que, bajo tu supervisión, pueden aprenderse con facilidad en poco tiempo.

¿Qué cualidades consideras que debe tener alguien que cuide a bebés? Lo que responda te servirá para saber si conoce la responsabilidad que implica el hacerse cargo de un bebé. Es importante que haga alusión a cualidades como paciencia, responsabilidad, cariño, etc. Pídele que te cuente alguna experiencia personal, para comprobar si es consciente de las verdaderas necesidades del bebé. 

¿Qué es lo que consideras más difícil, agotador, delicado, etc., del cuidado de un niño? Con esta pregunta conocerás sus niveles de tolerancia en general y la posibilidad de adaptarse a tu bebé.

¿Has vivido alguna situación difícil cuidando niños? ¿Cómo la has resuelto? Evaluarás su grado de iniciativa y responsabilidad. Su forma de actuar en casos de accidentes, emergencias, enfermedades o contratiempos.


Cómo perder a una niñera en 10 días

Una vez que hayas encontrado a “tu niñera perfecta”, no te relajes. Tras el proceso de selección Habrás descubierto que es un bien muy preciado -y solicitado- que conviene mantener, por el bien de tu pequeño.

La relación con la persona que cuida a tu hijo es, si no la más, sí una de las más importantes relaciones profesionales que tendrás nunca. En la mayoría de los casos la niñera será como un miembro más de la familia, pero no olvides que tú seguirás siendo su jefa. Presta atención a lo que nunca debes hacer si quieres conservar a tu niñera:

- Llegar por norma tarde a casa. No te acostumbres a llegar más tarde de lo acordado. Si tu trabajo u otra obligación te impiden hacerlo alguna vez, llámala por teléfono para avisar de tu retraso. Ten siempre presente que tu niñera también tiene una familia y una vida personal fuera de las cuatro paredes de tu casa. Respecta su horario y su tiempo libre.

- Esperar una Mary Poppins. Reconoces que tú no eres capaz de conseguir que tu hijo duerma de un tirón, que se coma las verduras sin rechistar o que vuelva de jugar en el parque con la ropa impoluta, pero pretendes que la niñera, como profesional lo haga. Pues bien, los niños no dejarán de ser niños y las niñeras seres humanos. Sé realista y no albergues esperanzas ridículas de que sea una Supernanny capaz de lograr en unos meses lo que millones de madres tardan años en obtener.

- Hacer que se sienta una extraña en tu casa. Detalles como permitirle que coja lo quiera de la nevera o que realice si lo necesita alguna llamada de teléfono harán que se sienta más cómoda en tu hogar. A partir de ahora es un miembro más de la familia, aunque sea a tiempo parcial.

- Hacerle sentir que no confías en ella. Procura no llamar cada minuto para comprobar que tu bebé está bien, que se ha comido todo o que se ha dormido a su hora. Si sospechas que está haciendo algo mal habla con ella inmediatamente o contrata a otra persona, pero no tiene sentido que supervises tú el trabajo desde tu oficina. Si te necesita algo ya te llamará.
 

Te puede interesar:
Las tablas de crecimiento de bebés están elaboradas por la OMS para facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


Fuente: www.canguroencasa.com

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>