×
Publicidad

El pan en la alimentación de los niños

El pan en la alimentación de los niños

Durante la infancia es vital cuidar la alimentación para garantizar un buen desarrollo y crecimiento. En esta etapa también es importante transmitir hábitos saludables, como los alimentarios, para que los más pequeños puedan adaptarlos y mantenerlos a lo largo de su vida.

Publicidad

Indice

 

Experiencias y estudios demuestran que es en la fase escolar donde se adquieren los hábitos alimentarios que se seguirán en la edad adulta para conseguir un estado de salud óptimo gracias a una alimentación equilibrada. Mantener un peso adecuado, prevenir diferentes patologías como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer…

 

La pirámide de la alimentación

La pirámide es un instrumento imprescindible y atractivo para los niños, una buena manera de enseñarles cómo debe ser una alimentación correcta y sana.

La base de la pirámide es la base de nuestra dieta, y es aquí donde están el grupo de alimentos que nos deben aportar más de la mitad de la energía diaria que necesitamos: los cereales y el pan, además de arroz, pasta, patatas y harina. De los alimentos situados aquí se deben comer 4-6 raciones al día.

En la siguiente escala encontramos las frutas, verduras y hortalizas, de los que se deben ingerir 2-3 piezas al día. Por encima, lácteos (leche, yogur, queso), dos veces al día. También 2 tomas, carnes magras, pescado, huevos, legumbres y/o frutos secos.

Ocasionalmente, carnes grasas y embutidos y rara vez grasas como mantequillas, dulces, bollería industrial…

Es a partir de los 8 o 9 meses de edad cuando el niño puede introducir en su alimentación el gluten, y cuando se recomienda que empiece a comer pan. Y es que el pan, además de proporcionar al niño los nutrientes básicos para su desarrollo, es una buena herramienta de aprendizaje en los procesos de morder y masticar.

En los 2 o 3 primeros años de vida se consume el pan blanco, pero a partir de esta edad es muy positivo probar otros tipos de pan: pan de diferentes cereales, integral, con ciruelas, con frutos secos, con fibra, etc. Tenemos una infinidad de posibilidades que nos ayudan a dar el valor nutricional que toca y por otro lado a “educar el paladar” del niño.

En la primera infancia y en la edad escolar el pan nunca debe faltar en cada comida:

Desayuno y merienda: tostadas, bastones, bocadillo… son buenas opciones, y más aún si practican alguna actividad extraescolar deportiva.

Durante la comida y la cena una buena costumbre es acompañar las comidas con un poquito de pan, 2 rebanadas son suficiente.

 

Beneficios del pan

No te puedes perder ...

Los niños y el deporte

Los niños y el deporte

Cuando los adultos pensamos en hacer deporte nos imaginamos sudando en un gimnasio lleno de máquinas. Pero para los niños hacer ejercicio significa jugar y estar físicamente activos. Ellos practican deporte simplemente jugando en el recreo del cole, al correr detrás de sus compañeros o montando en bici. El ejercicio ayuda a los niños a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos y a relacionarse de una forma saludable con otros compañeros.

Y tambien:

Aproximadamente el 50% de la energía diaria que necesitamos debe proceder de alimentos ricos en hidratos de carbono, el combustible que requiere nuestro cuerpo. Y el pan es una fuente importante de hidratos de carbono, puesto que su componente más abundante es el almidón, un polisacárido de glucosa presente en el grano de trigo (constituye dos tercios del mismo).

Además de proporcionar energía, los hidratos de carbono contribuyen también al mantenimiento de la actividad muscular, e influyen en la temperatura corporal, en la tensión arterial y en el buen funcionamiento del intestino.

Los especialistas aconsejan tomar entre cinco y seis raciones al día de hidratos de carbono, e incluir al pan en cada una de las comidas que realizamos a diario es una buena forma de contribuir a cubrir esta necesidad.

El pan también es fuente de vitaminas. Aporta vitaminas hidrosolubles del grupo B, en concreto, vitamina B1 o tiamina, vitamina B2 o riboflavina, vitamina B3 o niacina, vitamina B6 o piridoxina y vitamina B9 o ácido fólico.

Además, contiene numerosos minerales como fósforo, magnesio, calcio y potasio necesarios para que nuestro organismo desarrolle correctamente diversas funciones fundamentales. Por ejemplo, el calcio está encargado de la formación de los huesos y dientes, así como de la coagulación de la sangre y la transmisión nerviosa; el fósforo, al igual que el calcio, forma huesos y dientes y mantiene el equilibrio ácido-base; el magnesio juega un importante papel en la producción y transporte de la energía; y el potasio (en el que el pan integral es especialmente rico), controla el ritmo cardiaco, interviene en la generación de impulsos nerviosos y en la contracción muscular.

El trigo es un producto muy rico en almidón resistente y fibra, pero ésta se concentra en el salvado, que se elimina para la obtención de harinas blancas y la consiguiente elaboración de pan blanco (el más consumido en los países desarrollados). Sin embargo, en los últimos años se está produciendo un incremento en el consumo de pan integral, que desempeña un papel muy importante en la aportación de fibra dietética en cantidades entre 2 y 6 veces superiores a las del pan blanco.

Hace ya varias décadas científicos e investigadores descubrieron la relación entre el consumo de fibra a través de la dieta y una menor prevalencia de enfermedades como la diabetes y el colesterol, además de su papel regulador intestinal. La fibra que aporta el pan es insoluble, y aporta por tanto un mayor efecto laxante, contribuyendo a facilitar el tránsito intestinal y a reducir su duración.

El pan es un alimento básico para la alimentación de los más pequeños. Es aconsejable que los niños tomen pan en el desayuno, los recreos y la merienda, ya que les ayuda a tener un mayor rendimiento escolar.

En cada comida ¡a comer pan!


Fuente:

Montserrat Morante i Schiaffino, Dietista-Nutricionista de Bopan. Atención al cliente: 902903200. https://www.bopan.cat/ca/

Fecha de actualización: 28-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.