Síntomas del aborto séptico

Síntomas del aborto séptico
comparte

El aborto séptico constituye en la actualidad un problema médico, social y económico a nivel mundial por la gran demanda de pacientes, elevados costos y las tasas de morbilidad y mortalidad materna. La Federación Internacional de Planificación Familiar calcula que cada año ocurren 44 millones de abortos de los cuales alrededor de 15 millones son clandestinos.

Síntomas del parto prematuro

Síntomas del parto prematuro

El parto prematuro es el que se produce antes de la semana 37 de gestación. Por lo tanto, hablamos de parto pretérmino cuando éste tiene lugar entre la semana 22 y 37. Antes de la semana 22 o 24 el feto, de producirse el parto, no es viable, es decir, rara vez es compatible con la vida.

El aborto séptico se define como un proceso infeccioso ascendente caracterizado por una endometritis, anexitis y parametris por contaminación ovular durante las maniobras abortivas o por rotura espontánea de las membranas ovulares. Constituyen factores de riesgos el embarazo avanzado, la ausencia de asepsia adecuada, las dificultades técnicas en la evacuación uterina o presencia no sospechada de patógenos de transmisión sexual o de gérmenes de la flora normal potencialmente de la vagina, genitales externos y región perineal.

A nivel mundial, el aborto es responsable de aproximadamente un 14% de las muertes relacionadas con el embarazo y el aborto séptico es una de las principales causas de muerte por aborto.

Los signos y síntomas se presentan típicamente dentro de 24 a 48 horas después de un aborto y son similares a los de la enfermedad pelviana inflamatoria: escalofríos, fiebre, flujo vaginal, a menudo peritonitis y, con frecuencia, a los de la amenaza de aborto y el aborto incompleto como sangrado vaginal, dilatación cervical, pérdida de productos de la concepción.

El tratamiento más decisivo del aborto séptico sigue siendo retirar con prontitud el tejido infectado. La administración de antibióticos y la reanimación con líquidos proporcionan los niveles secundarios necesarios del tratamiento.

En un aborto séptico es necesario un cultivo del cuello uterino o de los productos de la concepción con el objetivo principal de identificar la presencia de productores de toxinas o bacterias resistentes a los antibióticos tales como el Estafilococo aureus. La identificación de productores de toxinas en estos cultivos es fundamental para alertar a quienes proporcionan atención a la paciente de la presencia de una infección potencialmente grave y de la necesidad de una rápida remoción del tejido infectado con un seguimiento especialmente diligente.

La mayoría de las infecciones por aborto séptico permanecen localizadas en la placenta. Sin embargo, algunas especies bacterianas, si se les da el tiempo suficiente para replicarse en el tejido muerto, pueden causar sepsis particularmente grave y choque séptico.

Se sabe que se trata de una infección particularmente grave cuando se presentan los siguientes hallazgos clínicos: síndrome respiratorio agudo severo (SARS), coagulación intravascular diseminada, hemólisis, acidosis láctica, oliguria y choque séptico. Incluso en pacientes por lo demás sanas, las tasas de mortalidad son muy altas cuando se dan estas condiciones.

Los grupos de bacterias productoras de toxinas, especialmente las especies de Clostridium y estreptococos del grupo A, así como algunas cepas productoras de toxinas de Escherichia coli, merecen una mención especial. Estas cepas tienen propensión a proliferar dentro del tejido muerto tanto de la placenta como del útero en un aborto séptico, donde pueden causar destrucción del tejido local. Es dentro de este tejido muerto donde los antibióticos no son capaces de penetrar debido a que las bacterias han quedado aisladas de la vasculatura. El S.aureus es importante debido a su resistencia a la terapia antibiótica común. En estas situaciones, los antibióticos se convierten en herramientas ineficaces de tratamiento. Además, estas especies bacterianas en particular también pueden producir toxinas muy potentes que al liberarse del sitio infectado tienen la propensión a causar daño vascular endotelial, afectando la función de órganos distantes en los sistemas respiratorio, renal, cardiaco y de coagulación.

Es necesario un conocimiento actualizado de la fisiopatología, presentación clínica, microorganismos y tratamiento adecuado para atender de manera óptima esta situación de emergencia cuando se presente. La fisiopatología del aborto séptico está relacionada con la infección de la placenta, especialmente del espacio de las vellosidades maternas, que conduce a una alta frecuencia de bacteriemia.

Los médicos sin experiencia en la identificación y tratamiento de mujeres con aborto séptico pueden no darse cuenta de la velocidad con la que esta infección puede volverse grave, sistémica e incluso letal. Uno de los propósitos principales de este documento es hacer hincapié en la necesidad de un pronto legrado uterino.


Fuentes:

Tratamiento del Aborto Séptico Espontáneo e Inducido © 2015 The American College of Obstetricians and Gynecologists (Obstet Gynecol 2015;125:1042-8) www.greenjournal.org

Hospital Militar Central “Dr. Carlos J. Finlay”

Aborto séptico: síndrome de Mondor Dr. Ramón Coronado Mestre,¹ Dra. Ana Bertha Álvarez Pineda,² Maria Yero Castañeda3 y Dr. Osvaldo Matos Ross4

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×