×
  • Buscar
Publicidad

Síndrome del shock tóxico y tampones

Síndrome del shock tóxico y tampones

Es una enfermedad grave y muy rara causada por una toxina que producen algunos tipos de bacterias estafilococos. Está asociado al uso de tampones, aunque son muy pocos los casos en los que se ha podido demostrar una relación directa.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el síndrome de shock tóxico?

La bacteria Staphylococcus aureus es un microorganismo que, como muchos otros, se encuentra de manera habitual en personas sanas sin causar ningún problema de salud. Sin embargo, en ocasiones puede producir toxinas contra las que el cuerpo no puede luchar, dando lugar a esta dolencia.

El síndrome del shock tóxico  (SST) causa confusión, diarrea, malestar general, dolor de cabeza, fiebre alta, presión sanguínea baja, dolores musculares, náuseas y vómitos, enrojecimiento de ojos, boca y garganta, convulsiones, fallo hepático y renal, irritaciones cutáneas, descamación de la piel en estados avanzados.

Esta enfermedad grave se asocia al uso de los tampones porque los primeros casos que se describieron ocurrieron en mujeres que estaban usando tampones cuando les ocurrió, pero hoy en día menos de la mitad de los casos tienen relación con ellos. De hecho, la enfermedad también puede afectar a niños, hombres o mujeres posmenopáusicas.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Entre los principales factores de riesgo se incluyen:

- Parto reciente

- Menstruación

- Uso de cuerpos extraños como tampones

- Cirugía reciente

- Infección de una herida

 

Tratamiento y consejos de prevención

Es muy importante detectar el síndrome cuanto antes ya que puede llegar a ser realmente grave. Por eso, ante estos síntomas conviene acudir a urgencias, sobre todo si estás usando tampones.

El tratamiento incluirá antibióticos y medicación para paliar los síntomas que haya causado, como diálisis si hay problemas renales graves o fármacos para controlar la presión arterial.

Para reducir el riesgo de contraer SST debes seguir unos buenos hábitos:

- Cambia el tampón cada 4-8 horas. Nunca lo lleves dentro más de este tiempo.

- Utiliza la absorción adecuada al flujo menstrual. Si tienes poco sangrado, menor absorción; y viceversa.

- Asegúrate de no dejarte dentro un tampón.

- Es aconsejable usar compresas al menos una vez al día, por ejemplo, mientras duermes.

 

Foto: Freedigitalphotos.net


Fecha de actualización: 22-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.