Cuando se debe a empezar a ir a la matrona y por qué

Cuando se debe a empezar a ir a la matrona y por qué
comparte

Desde el primer momento cuando una mujer se entera de que está embarazada su vida cambia. En esta etapa la embarazada requiere de unos muchos cuidados específicos no solo para ella, sino para el futuro bebé. Por ello, los especialistas se encargan de llevar un control y revisar a la mujer y al feto para asegurarse de que todo el desarrollo en los 9 meses de gestación transcurre adecuadamente.

En ningún caso está de más acudir a los profesionales cuando se sienten síntomas fuera de lo normal. En el caso de la matrona lo mejor es confirmar el embarazo antes de pedir cita. Hay que comprobar que la falta de menstruación se debe a que se está embarazada y no a otro tipo de problemas ginecológicos entre otras muchas posibles razones. Por eso es importante realizarse una prueba de embarazo y posteriormente acudir al médico para corroborar el estado de gestación.

 

¿Sabes cuáles son las diferencias entre el ginecólogo y la matrona?

 

El especialista en ginecología es el encargado de llevar un control médico durante todo el periodo del embarazo, así como de diagnosticar y tratar adecuadamente aquellas enfermedades o complicaciones que puedan afectar el correcto desarrollo de este. Además, se encarga de controlar y proporcionar las soluciones médicas para cualquier problema relacionado con el sistema reproductor femenino.

 

Por otro lado, la matrona se encarga de llevar a cabo una asistencia integral e individualizada de alta calidad concretamente con relación a la salud sexual y reproductiva de la mujer. Asimismo, también se hace cargo de la atención de los recién nacidos en sus primeros 28 días de vida en el ámbito familiar y social. Entre las funciones que realiza una matrona se encuentran:

 

-Investigadora: desarrolla y colabora en trabajos de investigación ligados a su ámbito de actuación y mejora de este. La idea es conseguir perfeccionar su actividad profesional con relación a la salud individual, familiar y de la comunidad.

-Asistencial: se encarga de brindar los cuidados oportunos en las situaciones de normalidad, así como de detectar posibles problemas o alteraciones y de trabajar en conjunto con el equipo multidisciplinar que trata a la mujer embarazada.

-Educativa: una de sus principales funciones es ofrecer una educación sanitaria tanto a la mujer gestante como a las familias y a la comunidad en lo que respecta a la salud sexual y reproductiva. Por lo general también se encarga de realizar actividades docentes para formar a las enfermeras, a otras matronas y el resto de los profesionales de la salud.

-Administrativa y de gestión: en el ámbito de su especialidad se encarga de tener una apropiada ordenación de la atención y utilización de los recursos existentes.

 

En relación con esto, según la Asociación Navarra de Matronas (ANM), el objetivo de una matrona se basa en que el desempeño de sus funciones proporcione unos cuidados correctos para:

 

-Ayudar a conseguir un trato personalizado con el desarrollo de sus funciones.

-Fomentar y fortificar la coordinación entre los distintos niveles de atención sanitaria.

-Proveer de una buena calidad asistencial a las mujeres en todo el proceso de atención.

-Planear los cuidados de la manera más adecuada para cada paciente.

-Promover la educación sanitaria.

-Colaborar en todas las actividades de promoción de la salud, prevención y recuperación de la enfermedad.

-Proporcionar un acompañamiento integral.

-Propiciar el pensamiento crítico y la actitud reflexiva.

-Estimular la participación de los cuidados de la mujer y la familia.

 

Las matronas realizan funciones de obstétrica durante el embarazo, también asisten en las labores preparto y en el propio parto y, además, colaboran en la atención al recién nacido durante sus primeros días de vida.  

 

Aunque lo adecuado es ir a la matrona una vez confirmado el embarazo esto no sucede al mismo tiempo para todas las mujeres, hay algunas que tardan más tiempo en darse cuenta. Lo importante es intentar acudir antes de las primeras 12 semanas de gestación. Por lo general, tras la primera revisión, la matrona citará a la mujer cada 4 semanas hasta llegar a la semana 36 de embarazo recortándose estas citas a cada semana a partir de la 38 y hasta el final del embarazo.

 

La primera cita con la matrona se basará en conocer bien a la mujer embarazada. Se realizarán algunas preguntas íntimas y se le proporcionará información sobre el embarazo, además de resolver cualquier duda que se tenga. Generalmente, la primera vez se realiza de manera individual, pero posteriormente se pueden hacer visitas colectivas. Asimismo, durante la primera fase del embarazo se harán diversas quedadas y también comenzarán las clases de preparación al parto, las cuales es mejor comenzar antes de la semana 28 de gestación.

 

Tras el parto, acudir a las citas con la matrona sigue siendo necesario. Esta se encargará de ayudar a la mujer a recuperar la tonificación de sus músculos, sobre todo de la zona del abdomen y del perineo y, también, ayudará y orientará a la nueva madre en los cuidados del bebé, en sus propios cuidados, dará consejos para prevenir la depresión postparto y asesorará sobre la lactancia materna.

 


Te puede interesar:
Combinar nombres de bebés puede convertirse en una tarea larga y tediosa. Por ello, siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fuentes:

Asociación Navarra de Matronas, http://www.asociacioncanariadematronas.es/wp-content/uploads/2013/04/guia_funciones_matronanavarra.pdf

Colegio Oficial de Enfermeros y Enfermeras de Lleida, https://www.agoradenfermeria.eu/magazine/articles/033_coill_es.pdf

Fecha de actualización: 02-08-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>