• Buscar
Publicidad

Síntomas de la hipoxemia

Síntomas de la hipoxemia

La hipoxemia es una alteración en el nivel parcial de oxígeno en la sangre, que causa una disminución de los niveles del mismo en la sangre arterial. ¿Cuáles son sus síntomas principales?

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la hipoxemia?

La hipoxemia implica un nivel de oxígeno en sangre inferior al normal, específicamente en las arterias. Esta enfermedad suele estar relacionada con problemas en la respiración o el sistema circulatorio.

Para diagnosticar la hipoxemia es necesario medir el nivel de oxígeno en una muestra de sangre extraída de una arteria mediante una gasometría arterial. También se puede hacer midiendo la saturación de oxígeno en sangre por medio de un pulsioxímetro.

El nivel de oxígeno en sangre normal es de 75 a 100 milímetros de mercurio (mm Hg). Los valores inferiores a 60 mm Hg indican hipoxemia. Si se mide mediante un pulsioxímetro u oxímetro de pulso los valores normales oscilan entre 95 y 100 por ciento, por lo que la hipoxemia estaría por debajo de 95.

El oxígeno es necesario para el funcionamiento de las células, los órganos, los tejidos y las arterias, por lo que la hipoxemia puede causar daños muy graves si no se trata a tiempo.
 

Síntomas de la hipoxemia

Los principales signos clínicos de que una persona está sufriendo una hipoxemia son:


- Bajo rendimiento mental

- Problemas de memoria

- Incapacidad para resolver problemas mentales

- Alteraciones de la personalidad

- Trastornos de la conciencia, pudiendo llegar a quedarse inconsciente

- Hiperventilación

- Tos

- Transpiración

- Cambios en el color de la piel

- Ahogamiento o insuficiencia respiratoria

- Desmayo

- Migrañas

- Falta de visibilidad completa

- Pérdida de la coordinación

- Náuseas y vómitos

- Disnea

- Confusión

 

¿Cuáles son las causas de la hipoxemia?


Al respirar, los pulmones deben ser capaces de inhalar el suficiente aire para suministrar oxígeno a todas las células del cuerpo. Después, el torrente sanguíneo debe transportar ese oxígeno por todo el cuerpo. Si existe un problema que afecte a alguno de estos procesos, puede aparecer la hipoxemia.

Las causas más habituales de este problema son:

Trepopnea, es decir, la dificultad para respirar estando tumbado de un lado

Anemia

Síndrome de dificultad respiratoria aguda

Asma

Defectos cardíacos congénitos en los niños o enfermedad cardíaca congénita en adultos

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Enfisema

Embolia

Enfermedad pulmonar intersticial

Medicamentos, como determinados narcóticos y anestésicos

Neumonía

Neumotórax (pulmón colapsado)

Edema pulmonar (exceso de líquido en los pulmones)

Embolia pulmonar (coágulo sanguíneo en una arteria de los pulmones)

Fibrosis pulmonar (cicatrices y lesiones en los pulmones)

Apnea del sueño
 

¿Cómo tratar la hipoxemia?


Cuando esto suceda, se debe administrar inmediatamente oxígeno al paciente, ya que la hipoxemia durante mucho tiempo puede causar serios daños cerebrales o incluso la muerte.

Si no responde al tratamiento ordinario, es decir, al suministro de oxígeno, se habla de hipoxemia refractaria y, en este caso, habría que averiguar por qué ocurre haciendo más pruebas para poder dar con un tratamiento adecuado. 

Si es un problema habitual ligado a un enfermedad crónica, es necesario además seguir una serie de consejos como no fumar, evitar ser fumador pasivo, hacer ejercicio de manera regular o seguir programas de rehabilitación pulmonar en los que se dan programas y orientación de cómo respirar para ahorrar oxígeno, no causar fatiga y guardar energía para cuando sea necesaria.

Para prevenir la hipoxemia hay que evitar todo aquello que nos exija una respiración más acelerada y nos cause fatiga y desesperación. Evitar el estrés, cuidarnos y, por supuesto, acudir a las revisiones médicas necesarias y tomar la medicación que indique nuestro profesional de la medicina para controlar las posibles causas de la hipoxemia.


Glosario

Disnea

Definición:

Respiración dificultosa durante el embarazo, en especial al inicio y durante las últimas semanas.

Síntomas:

Sensación de ahogo, fatiga, mareos y falta de aliento, dificultad para conciliar el sueño.

Tratamiento:

Ejercicios de relajación y respiración.

Ahogamiento

Definición:

Impedimento de la actividad respiratoria por haber ingerido grandes cantidades de agua al ahogarse en una piscina, el mar, una bañera, etc.

Tratamiento:

Sacar a la víctima del agua. Si la inmersión sólo ha durado unos segundos, sujetar al niño entre los brazos con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y darle unos golpes entre los omoplatos. Si no respira hacerle el boca a boca. Dejarlo de lado por si vomita. Si ha estado bastante tiempo sumergido, hacerle la respiración artificial. Nunca intentar expulsar el agua ingerida mediante compresiones torácicas u otra técnica. Mantener el cuerpo caliente con mantas y acudir rápido a urgencias.

Fuente:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/symptoms/hypoxemia/basics/definition/sym-20050930

Fecha de actualización: 25-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×