• Buscar
Publicidad

Beneficios del mindfulness en el embarazo

Beneficios del mindfulness en el embarazo

El mindfulness o atención plena es una práctica muy beneficiosa para nuestra salud física y mental que puede ser muy útil durante el embarazo tanto para la mamá como para el bebé, además de favorecer un parto más relajado.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness (o atención plena o conciencia plena) es una práctica ligada al Budismo que tiene más de 2.500 años de antigüedad. Mindfulness es la traducción al inglés de la palabra sati, que significa conciencia y atención. Sati es un término que proviene del idioma Pali, que es el que originariamente se utilizó para escribir las enseñanzas de Buda. Representa el corazón o la enseñanza central de la psicología budista.

Consiste en tomar consciencia de nuestras emociones y sensaciones de una manera real y plena durante unos minutos, centrándonos en el presente. Es una forma de relajación que nos ayuda a comprender qué es lo que ocurre desde una actitud abierta y amable, sin juzgar.

El mindfulness nos ayuda a gestionar nuestras emociones, pensamientos, reacciones… afrontando de una mejor manera los conflictos y problemas que surgen en el día a día.
 

Beneficios del mindfulness

El mindfulness nos permite desarrollar una actitud positiva ante la vida, controlando y aceptando mejor nuestras emociones y pensamientos. Entre sus beneficios para nuestra salud encontramos:

Articulo relacionado: Insomnio en el embarazo

- Reducir la ansiedad y el estrés. El mindfulness reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés, por lo que nos ayuda a luchar contra estos dos problemas, mejorando nuestro bienestar mental.

- Modificar la estructura neuronal del cerebro aumentando la densidad de los axones y la mielina de los mismos, por lo que protege el cerebro de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

- Alargar nuestra vida. Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts demostró que la meditación, una técnica que forma parte del mindfulness, incrementa el tamaño de los telómeros, unas estructuras situadas en los extremos de los cromosomas relacionadas con el envejecimiento y ciertas enfermedades asociadas a la vejez. Por eso, la esperanza de vida en las personas que realizan esta práctica de manera regular puede ser mayor.

- Dormir mejor. Al reducir el estrés y la ansiedad, ayuda a conciliar el sueño y dormir más profundamente.

- Aumentar la inteligencia emocional, nuestro autoconocimiento y el control de las emociones.

- Incrementar nuestra concentración y nuestra creatividad.

- Reducir el dolor físico.

- Mejorar nuestro sistema inmune.

- Evitar y combatir enfermedades mentales como la depresión, el estrés postraumático, los trastornos obsesivos compulsivos, etc.
 

¿Cómo ayuda el mindfulness al embarazo?

Además de los beneficios antes comentados, que también nos pueden ayudar durante la gestación, el midfulness puede proteger la salud de la madre y favorecer el desarrollo del bebé. Incluso mejorar el parto.  

Y es que el embarazo es una etapa maravillosa, pero también llena de preocupaciones, miedos, molestias, problemas para dormir… Incluso es el detonante para muchas mujeres de enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión.

Controlar la ansiedad es esencial para la salud tanto de las madres como de los bebés. Está comprobado que el estrés crónico y la ansiedad pueden afectar al estado físico y psicológico del feto tanto en el útero como en su infancia, por lo que cualquier práctica que ayude a controlar estos problemas será beneficiosa para el desarrollo de la gestación.

Así, las embarazadas con niveles elevados de cortisol tienen más riesgo de sufrir nacimientos prematuros o tardíos, peso bajo de sus bebés al nacer y/o bebés con problemas de respiración.

El mindfulness ayuda a aprender y controlar todas las emociones, incluso las negativas, por lo que permitirá a la mujer reducir el estrés, la ansiedad, las preocupaciones… lo que puede mejorar el sueño y reducir molestias físicas.

También es beneficioso para el parto, ya que permite aceptar mejor el dolor asociado a las contracciones sin dejarse llevar, manteniendo el equilibrio y la calma, lo que reduce el dolor y acorta el parto. Una investigación muestra que las madres primerizas que temen el parto tienen más probabilidades de tener un parto más largo (una media de 47 minutos más largos) que las mujeres que no tenían miedo. Y es habitual, sobre todo en primerizas, tener miedo al parto. El mindfulness reduce estos temores, mejorando y acortando la experiencia del parto.

La práctica de la atención plena ofrece una oportunidad para el descubrimiento de los recursos internos, no reconocidos previamente, de fuerza y resistencia para soportar mejor el parto. Después de asistir a las clases de mindfulness, las participantes del estudio dijeron que se sentían más preparadas para el parto inminente, y eran menos propensas a utilizar el medicamento opioide para el dolor durante el parto. Estas mujeres también tuvieron puntuaciones más bajas de los síntomas de depresión prenatal y posparto que las que participaron en las clases de parto tradicionales.

Según otro estudio de medicina, la participación en un programa basado en mindfulness de ocho semanas de duración centrado en el estrés, la depresión y el aumento excesivo de peso durante la gestación, redujo la probabilidad de permanecer en grupo de intensidad moderada de síntomas depresivos que las que presentaron ausencia de síntomas o sintomatología mínima. La misma tendencia también se mostró en el grupo con síntomas depresivos leves cuando se comparó con el grupo con ausencia de sintomatología o cuando esta era mínima; las pacientes tendían a probabilidades más bajas de estar en el grupo de síntomas depresivos leves si recibían las sesiones de mindfulness. 

En resumen, estas mujeres tuvieron un riesgo menor de experimentar síntomas depresivos moderados hasta los 18 meses posparto.
 

Ejercicios de mindfulness para el embarazo

1. Escaneo corporal atento: recorre cada una de las partes de tu cuerpo y céntrate en ellas. Se aconseja realizarlo tumbada de lado, apoyando la cabeza sobre un brazo flexionado y la otra mano entre las piernas. Ve recorriendo tu cuerpo llevando tu atención a las sensaciones que aparezcan sin intención de que sea de otra manera, aceptando lo que hay.

2. Paseo consciente: consiste en pasear poniendo atención plena a todo lo que percibes por los sentidos: vista, olfato, oído…

3. Siente a tu bebé: túmbate de lado y concentraste en tu bebé y en sentir cómo se mueve dentro de ti.

4. Cultiva el vínculo con tu pequeño: toma consciencia de ese vínculo y conecta emocionalmente con tu pequeño. Imagina que de tu corazón emana un haz de luz rosada que le alcanza y le envuelve, protegiéndole con tu amor.

5. Respiración consciente: toma contacto con tu respiración y céntrate en ella y en cómo se produce. En el último trimestre puede ser más complicado debido a la presión del bebé sobre el diafragma.

6. Medita en las sensaciones: escoge un sitio tranquilo, sitúate cómodamente, cierra los ojos y nota lo que se siente al estar en tu cuerpo. Fíjate en las sensaciones, cómo van y cómo vienen… Después de 5 minutos, abre los ojos.


Fuentes:

Felder, J.N., Roubinov, D., Bush, N.R., Coleman-Phox, K., Vieten, C., Laraia, B., Adler, N.E. & Epel, E. (2018). Effect of prenatal mindfulness training on depressive symptom severity through 18-months postpartum: A latent profile analysis. Journal of Clinical Psychology, 74(7), 1117-1125. doi: 10.1002/jclp.22592

FAROS: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/beneficios-mindfulness-durante-embarazo-cara-parto

Duncan, L.G., Cohn, M.A., Chao, M.T. et al. Benefits of preparing for childbirth with mindfulness training: a randomized controlled trial with active comparison. BMC Pregnancy Childbirth 17, 140 (2017). https://doi.org/10.1186/s12884-017-1319-3

ISES: https://www.isesinstituto.com/noticia/el-mindfulness-y-sus-ventajas-para-la-salud

Fecha de actualización: 15-09-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×