×
  • Buscar
Publicidad

“Falta confianza en que la mujer pueda parir sin intervención”, Lourdes Cerezuela

“Falta confianza en que la mujer pueda parir sin intervención”, Lourdes Cerezuela

Lourdes Cerezuela, presidenta de El Parto es Nuestro, nos habla sobre la necesidad del Plan de Parto, sobre formas de gestionar el dolor durante el parto, ejemplos de violencia obstétrica, fuentes para informarse, sobre la situación legal del parto en España y sobre por qué es bonito parir.

Publicidad

¿Por qué se encuentra el parto tan medicalizado en la actualidad? ¿Qué puedes tener en cuenta para hacer nuestro necesario Plan de Parto? ¿Hay formas de gestionar el dolor del parto sin sedación? ¿Cómo puedes informarte antes de tu parto? 

Lourdes Cerezuela es la presidenta de El Parto es Nuestro, una asociación que se formó en 2003 con el objetivo de mejorar las condiciones de atención a mujeres y bebés en el embarazo, parto y posparto. Como nos contaron Lourdes Cerezuela y su compañera de Prensa, Chus Montes, durante la entrevista, muchas de las mujeres y hombres que forman el colectivo llegaron a él después de alguna experiencia traumática o desagradable. Hoy, Lourdes responde a nuestras preguntas sobre el embarazo, el parto, y todo lo que les rodea.

¿Debe toda mujer embarazada hacerse un Plan de parto?

Sí, toda mujer embarazada debería hacerse un Plan de Parto. El Plan de Parto te ayuda a reflexionar sobre qué quieres en tu parto. Y eso es muy necesario porque, a pesar de que desde el minuto cero que estás embarazada piensas en él y no te lo quitas de la cabeza durante los nueve meses, muchas veces no razonamos sobre los detalles concretos del parto y no se nos ocurre la cantidad de opciones que podemos tener. Y el Plan de Parto nos ayuda.

No te puedes perder ...

 Estoy embarazada y asustada… ¿Qué hago?

Estoy embarazada y asustada… ¿Qué hago?

Nunca te dijeron que dos rayitas podían hacer que el mundo se te viniera encima. Has esperado al pie de la letra los minutos que recomendaba el prospecto y ha aparecido una banda de color en forma de punto, de cruz o rayita. La prueba ha detectado la hormona HCG en la orina. Toda la escena parece de película, como si la estuvieras viendo desde fuera y no te perteneciera. Alegría, emoción, sorpresa… Y luego un pánico terrible, una sensación de extrañeza que nunca antes habías tenido. ¿Por qué estás asustada?

Y tambien:

¿Algunos básicos para elaborar un Plan de Parto?

En la página web del Ministerio de Sanidad, está el Plan de Parto que elabora el ministerio. Yo creo que eso es una muy buena guía para hacerte una idea de qué es lo que puedes reflexionar sobre tu parto. Porque tiene una serie de epígrafes donde aparecen las cosas más básicas y a partir de ahí ya puedes pensar tú en las más concretas. Pero ese es un buen referente para empezar.

Además, en El Parto es Nuestro, hemos colgado modelos de Planes de Parto que han cedido las propias socias, usuarias de nuestra web o de nuestras listas. Son muy interesantes porque están elaborados por las propias familias. Además, aunque el modelo exista, es conveniente que la mujer se siente a redactarlo porque se pone en el momento y, de alguna forma, visualiza lo que desea.

¿Cuáles son algunas ideas preconcebidas comunes entre las mujeres embarazadas y los profesionales sanitarios que no tienen por qué ser así?

Que el parto es un dolor insoportable, por ejemplo. Es verdad que es doloroso, pero no es insoportable. Que el parto es una situación de peligro para la madre y para el bebé; cuando es una situación fisiológica normal del cuerpo humano sobre la que hay que estar pendiente -por eso es necesario que te acompañe un profesional sanitario, como una matrona- pero no es una situación peligrosa per sé.

¿Qué nos puedes decir sobre los partos en casa?

Que en España en concreto es una opción muy minoritaria. Que es legal, que mucha gente piensa que no lo es. Y que en muchos otros países es una opción mucho más común. Por ejemplo, en países europeos como Holanda es el parto que la Seguridad Social cubre. Si tú, por un motivo que no sea médicamente indicado, quieres parir en un hospital, te lo tienes que costear tú. O sea, funciona casi al revés que aquí.

Es un parto que, si todo va bien, no debe tener mayor riesgo que parir en cualquier otro sitio, como un hospital.

¿Qué es lo básico para un parto en casa?

Lo básico es que el parto se produzca entre la semana 37 y la 42, que el bebé ya está a término. Antes no es seguro porque el bebé es prematuro y necesita una serie de cuidados que una casa puede no cubrir. Y después de esa fecha, tampoco es recomendable.

Y que la madre haya tenido un embarazo sano: que no tenga diabetes gestacional o sea diabética, que el niño venga en posición cefálica, que no sea un parto múltiple…

¿Dirías que el parto es un ejercicio de responsabilidad compartida entre la mujer y el profesional sanitario?

Sí. En realidad, si todo va bien, el profesional sanitario solo tiene que vigilar. Pero sí, deben formar un equipo. Por eso es importante que exista una comunicación. Lo que ocurre es que muchas veces es imposible, porque si sigues el parto en la Seguridad Social, tú llegas a parir y puede que jamás hayas visto a la persona que te atiende ese día.

De hecho, creo que es una de los factores que hace que en España haya muchos partos en la sanidad privada. Muchas mujeres quieren que la persona que les atienda sea alguien con quien han establecido un vínculo antes del parto. ¿Qué pasa? Que, en la privada, por ejemplo, tú puedes hacerte un seguimiento completo del embarazo, parto y posparto sin haberte cruzado con una matrona en tu camino. Y la matrona es la profesional adecuada para hacerte ese seguimiento y atenderte en el parto y en el posparto, mucho más que un ginecólogo.

¿Por qué dirías que está el parto actualmente tan medicalizado o instrumentalizado?

En general, yo creo que va con la tecnificación de la sociedad en la que vivimos. Sigue el mismo camino. Y ahí tenemos que trabajar culturalmente como sociedad. No solo en torno al parto.

También creo que hay una falta de confianza en que la mujer puede parir perfectamente sin intervención. El parto es un proceso fisiológico. No necesitamos que nos enseñen a digerir o a tragar…Entonces se ha medicalizado en la medida en que se ha dejado de confiar en que podamos hacerlo y con la creencia de que deben intervenir.

Por supuesto, la sedación es legítima para toda mujer que la desee. Pero en un artículo hablabais de que, aunque a menudo se relacionen, evitar el dolor no tiene por qué ser sinónimo de sedación. ¿Algunas técnicas?

Pues, por ejemplo, el agua caliente. Como en cualquier otro dolor, no solo en el de parto. Si a ti te duele la espalda, una de las cosas que te recomiendan es calor. Pues igual; el agua caliente en bañera o en ducha, alivia.

Las pelotas de dilatación, tipo Pilates, también. Favorecen el movimiento de la cadera; el parto es un momento en el que debe haber mucho movimiento, pues ese movimiento de la madre favorece el movimiento del bebé. Con lo cual, las pelotas te ayudan.

También el acompañamiento emocional es fundamental para el dolor y cómo lo sientes. Tener a alguien a tu lado que te apoya, te anima, te alienta… hace que te duela menos.

También la postura. En litotomía, acostada en una cama, encajar el dolor muscular de las contracciones es más complejo que si te permiten moverte según el cuerpo te indique. Al final el movimiento también te hace más llevadero el dolor.

¿Cómo se pueden informar las mujeres embarazadas? ¿Tienes algunas fuentes, además de El Parto es Nuestro?

Nuestra web la nutrimos de evidencia científica. Luego nosotras también buscamos en bibliografía científica: PubMed, por ejemplo, libros. La propia Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio es un documento buenísimo. Además, como tiene alrededor de 600 folios, que puede ser un poco difícil de manejar, hicieron una serie de documentos para usuarios como una Guía del parto y el nacimiento para madres, padres…

¿Algunos ejemplos de violencia obstétrica?

Desde la episiotomía por rutina sin necesidad, las cesáreas innecesarias, las inducciones de parto en los casos en los que no sería necesario, la infantilización de las mujeres en el momento en que entran en un hospital, que no se les expliquen las actuaciones que van a hacer con ellas… Son cosas que, además, no suelen ocurrir en ningún otro ámbito médico. Si vas a operarte de una rodilla, alguien te explica antes qué te van a hacer, qué pasos son…

Otro ejemplo es la Maniobra de Kristeller, desaconsejada por la Organización Mundial de la Salud, que es empujar el vientre de la mujer, tiene riesgo de rotura de útero, de costillas, para el propio bebé… Y se sigue haciendo en los paritorios españoles.

En los hospitales en los que trabajan para cambiar la atención y hacerla más respetuosa, una de las primeras cosas que acometen es permitir la libertad de movimiento. Ya no estás en litotomía, sino que estás en la posición que tú necesites, y son los profesionales sanitarios los que se mueven a tu alrededor.

Ahora que mencionas la episiotomía ¿Es cierto que previene los desgarros?

No es así, la evidencia científica lo que demuestra es lo contrario. La episiotomía favorece los desgarros profundos, los de tipo 3 y 4, que son los que acaban generando más estragos, en general.

¿Por qué se practica? Por costumbre, por protocolo… Mientras no se cambien los planes de estudio, la gente que sale de las facultades de Medicina habiendo estudiado Ginecología pasa a una residencia en un hospital donde se siguen haciendo episiotomías en una cantidad muy por encima de lo indicado por la Organización Mundial de la Salud (que recomienda que se haga solo en alrededor del 30% de partos).

¿Se está llevando a cabo alguna iniciativa para establecer algún tipo de protocolo que evite esto?

No, porque la Estrategia de Atención al Parto Normal la elaboró el Ministerio de Sanidad en el 2008. Está aprobada desde entonces, pero es una estrategia que, como las competencias de Sanidad están transferidas a las Comunidades Autónomas, el Ministerio de Sanidad no puede hacer más de lo que hizo (elaborarla y pasarla a los Comités Interterritoriales para que cada uno, si quiere, la implante de la manera que considere). ¿Esto qué supone en la realidad? Que como cada Comunidad Autónoma funciona de una manera diferente y tiene un gobierno diferente, depende de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres. En unas hay un camino más avanzado que en otras.

Y luego además influye mucho que haya un gobierno de un determinado partido político que cambie a los cuatro años por otro que puede que no siga el mismo camino. En Extremadura, por ejemplo, había una persona encargada, que gestionaba la implantación de la Estrategia, y hace poco más de un año la removieron de su cargo y ya no se está controlando la adaptación de la Estrategia. Y Extremadura tiene la tasa de cesáreas más alta de toda España.

Y de por sí España tiene una tasa de cesáreas bastante elevada, ¿no?

Sí, un 10% por encima de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

¿Dirías que tienen las mujeres que cambiar el chip en la forma en la que conciben el parto o que se trata de una barrera en el mundo sanitario?

Yo creo que aquí se juntan dos cosas. La mayoría de las mujeres, cuando llegamos a parir, jamás hemos tenido una experiencia hospitalaria, afortunadamente. Pero implica que nunca has pasado por un hospital ni te has planteado que, en él, al final, hay una serie de protocolos que se siguen, porque es un lugar de trabajo también. Entonces eso hace que no reflexiones sobre qué derechos tienes.

En España tenemos una Ley de Autonomía del Paciente que dice que tú puedes rechazar un tratamiento, incluso en contra de tu salud. El médico lo que debería es ofrecerte la información para que, con tus principios y con esos datos, tú fueras capaz de tomar la mejor decisión posible para tu salud. Pero deberían tener en cuenta todo lo que tú tienes a tu alrededor como ser humano, no solo la fisiología, y presentarte la información de la mejor manera posible para que tú la entiendas.

En ese sentido, ¿puede una mujer negarse en el momento de parto a determinado procedimientos?

Sí, lo que pasa es que ahí ya depende del médico que te encuentres, del hospital en el que estés… Por eso es tan importante informarse antes y es tan útil el Plan de Parto, porque puedes de pronto pensar en cosas que, si no conoces, es imposible reflexionarlas. Si desconoces que tienes determinados derechos, ¿cómo peleas por ellos?

Es importante saber antes, ir a los sitios en los que te planteas parir. Ahora mismo casi todos los hospitales tienen visitas guiadas. Tú puedes llegar a la visita guiada y preguntar: ¿va a poder acompañarme mi pareja siempre? ¿me van a separar de mi bebé si es cesárea? Algunos hospitales siguen un protocolo de separar al bebé de la madre tras una cesárea hasta 12 horas; en otros hospitales las cesáreas son piel con piel, según sacan al bebé te lo ponen encima y tu bebé está contigo. Preguntar esas cosas es necesario.

La elección de centro también se puede hacer con la sanidad pública. En Madrid, por ejemplo, se aprobó una ley para que hubiera libre elección. Va por comunidades, pero incluso a nivel nacional puedes trasladarte si lo deseas a otra comunidad si en la tuya no hay mucho donde escoger. Tenemos, por ejemplo, socias de Castilla y León que, para elegir, se han tenido que venir a Madrid.

Por último, ¿por qué mola parir?

Porque te hace sentir poderosa. Porque te prepara para lo que viene después, que es ocuparte de un bebé 24 horas al día, 7 días a la semana. Si el parto es normal, sin riesgo, y todo sale bien, es una experiencia vital muy potente. Sientes que tu cuerpo es capaz de hacer lo más maravilloso del mundo, que es otro ser humano, y te sientes preparada para luego ocuparte de él.

Un parto intervenido en el que, como consecuencia, sufres una serie de secuelas, te puede dejar, primero, maltrecha físicamente, con lo cual es más difícil ocuparte de otra persona, porque tú misma no estás en tus condiciones más óptimas. Emocionalmente, te puede hacer dudar de tu capacidad en muchas otras cosas que tienes que gestionar después: dar de mamar, hacerte cargo de un bebé, calmarle…


Te puede interesar:

De las primeras preguntas que se hace una primeriza es "¿cómo saber mi fecha de parto?". La respuesta es sencilla, la fecha probable de parto se calcula sumando 280 días al primer día de la última menstruación que tuvo la mujer.

Fecha de actualización: 07-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.