• Buscar

El posparto del que nadie te habla

El posparto del que nadie te habla

Aunque cada vez hay más información y mujeres que hablan sobre ello, todavía hay muchas embarazadas que, poco antes de dar a luz, no están preparadas para los cambios que van a vivir en el posparto. Estas 6 semanas pueden resultar bastante duras, por lo que es importante prepararse bien y saber qué cambios se van a experimentar y cómo hacerles frente.

Publicidad

Índice

 

Cambios físicos del posparto

El posparto o puerperio es la etapa inmediatamente posterior al parto en la que el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios para volver a su situación anterior al embarazo. Esta etapa dura unas 6 semanas o cuarenta días, de ahí su otro nombre de cuarentena.

Los principales cambios que se experimentan son:

- Involución del útero: durante la gestación, el útero creció considerablemente pasando de medir unos 7 a 32 cm y de pesar unos 50 gramos a pesar casi 1 kg. Ahora, tiene que volver a su tamaño anterior, para lo cual se vale de los entuertos, contracciones uterinas que se presentan con mayor intensidad en las primeras horas y con la lactancia, por la liberación de oxitocina, y que se van reduciendo conforme pasan los días. Por medio de estas contracciones, el útero va involucionando hasta volver a su estado original.

Articulo relacionado: El Gato con botas

- Loquios: son las pérdidas de sangre vaginales que se producen en las emanas posteriores al parto formadas por sangre, moco y tejido placentario. El flujo de loquios continúa, típicamente, por 4 a 6 semanas y progresa por tres estadios o etapas:

1. Loquios rojos o rubra: son de color rojo intenso porque tienen mucha sangre y aparecen en los primeros días posteriores al parto. Su duración es de 3 a 5 días.

2. Loquios serosos: son de color marrón claro o rosado, son menos abundantes y se extienden hasta el décimo día.

3. Loquios blancos o alba: en este caso son blanquecinos o amarillentos y se prolongan hasta el final de la cuarentena.

- Cicatrización del endometrio: en torno a los primeros 25 días de puerperio se produce la cicatrización espontánea del endometrio, tras lo cual su espesor crece discretamente.

- Disminución del abdomen: a medida que el útero involuciona, disminuye también el volumen de la tripa.

Articulo relacionado: Posparto con fiebre

- Cicatrización interna: tanto el cuello uterino, como la vagina, la vulva, el himen o el perineo suelen cicatrizar rápidamente si hay una correcta higiene durante esta etapa. Sin embargo, el himen no cicatriza de forma perfecta, ya que pierde uniformidad.

- Hormonas: las hormonas se van normalizando. Por ejemplo, los estrógenos se normalizan en el tercer o cuarto día tras el parto, la progesterona en torno a los 10 días, etc.

- Ingurgitación mamaria: la subida de la leche hacia el segundo día de posparto causa la hinchazón y aumento de la temperatura de los pechos, seguido de una reacción febril que no puede superar los 38 ºC ni las 24 horas. Además, comienzan a expulsar la secreción conocida como calostro.
 

Cambios emocionales en el posparto

Tras el parto, casi el 80% de las nuevas mamás atraviesa una fase llamada Baby Blues o Maternity Blues donde el cansancio, unido a la nueva responsabilidad, el miedo y los cambios hormonales, provocan un estado depresivo transitorio que no debe durar más de 2 semanas.

En esta etapa es normal sentirse desbordada, cansada, triste, incluso es normal llorar de repente sin motivo aparente. Una vez las hormonas se estabilizan, desaparecen los dolores del parto y la mamá se va haciendo a su nueva vida, esta sensación debe ir desapareciendo. Si no es así, podría aparecer una depresión posparto, un trastorno muy habitual en el que aparecen sentimientos de inutilidad y culpa, preocupación, irritabilidad, falta de confianza en las habilidades para hacerse cargo del bebé, rechazo al pequeño, etc.

En ese caso, sería necesario acudir al profesional de psicología para tratar adecuadamente la depresión.
 

Consejos para sobrellevar el posparto

- No trates de hacerlo todo tú sola, pide ayuda a tu pareja. Reparte con él el cuidado del bebé para que puedas descansar y dormir lo más posible. Si el bebé pide comer a menudo de noche, duerme más siestas por el día.

- Cuida tu higiene íntima para evitar infecciones. Si te han hecho episiotomía o te han dado puntos, debes lavarte con agua tibia y un jabón neutro y secarte sin frotar.

- No uses tampones para los loquios ya que puedes causarte una infección, debes usar compresas maternales o bragas menstruales. Las bragas menstruales Elia Lingerie son ideales para el posparto ya que tienen hasta 12 horas de eficacia, son ultra-absorbente, para todos los flujos, están fabricadas con algodón orgánico certificado, no tienen fugas ni olores. Estas bragas sirven también para la regla y te protegen de día y de noche. Existe una braga para cada flujo: primera regla, flujo blanco, menstruación, posparto…

- Sigue una dieta equilibrada rica en nutrientes esenciales como hierro, para evitar la anemia. También debes beber mucha agua para reponer los líquidos que pierdes con la lactancia.

- Si tienes problemas con la lactancia materna, busca una asesora de lactancia que te ayude a conseguir una postura adecuada y un enganche correcto para evitar problemas como grietas, mastitis, etc.

- Reduce las visitas en los primeros días para estar tranquilos en casa con vuestro bebé y poder adaptaros a él, sus horarios, sus necesidades…

- Siempre que podáis, salir a pasear, no os encerréis en casa. Los paseos son buenos para el bebé y para tu recuperación.

El posparto también tiene cosas maravillosas, como el hecho de tener por fin a tu bebé en brazos y poder besarle, abrazarle, acariciarle y contemplar su carita. No te pierdas esos momentos y disfrútalos.


Fuente:

Smulders, Beatrijs (2010), Posparto seguro y los primeros meses tras el parto, Ed. Medici.

Fecha de actualización: 23-03-2022

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×