Comer fuera de casa (embarazada)

Comer fuera de casa (embarazada)
comparte

Comidas de trabajo, celebraciones familiares, fiestas… es imposible que en 9 meses no te veas obligada ni una sola vez a comer en un restaurante. Pero esto no significa que no puedas hacerlo de manera sana, evitando aquello perjudicial para tu salud y la de tu bebé. Reniega de las comidas grasas y la bollería industrial y apuesta por la carne a la plancha, las verduras y las frutas

Todos los nutrientes necesarios

Lo que comas determinará, en gran medida, el desarrollo de tu bebé durante el embarazo. Una dieta equilibrada le proporcionará todos los nutrientes necesarios para un desarrollo saludable.

- Proteínas. A lo largo del embarazo, las mujeres deben ingerir al menos 60 g de proteínas en su dieta diaria. Proporcionan el elemento fundamental para el crecimiento de útero, placenta y mamas, y para los tejidos en desarrollo del feto.

- Hierro. Las necesidades de hierro durante la gestación se duplican hasta los 30 mg. Este mineral es necesario para la formación de glóbulos rojos y para mantener un buen nivel de energía.

- Suplementos vitamínicos y minerales. Aunque las necesidades de vitaminas aumentan en esta etapa, un suplemento excesivo puede ser peligroso. No se deben tomar a menos que estén diseñados para embarazadas. Consulta siempre a tu médico.

- Vitamina C. La cantidad diaria recomendada es de 70 mg: el doble que para las no embarazadas. Favorece la absorción de hierro y calcio, los cuales son importantes para la madre y el bebé. Las mejores fuentes de vitamina C son las frutas y las verduras.

- Calcio. Este mineral es necesario en todas las etapas de la gestación, pero en las últimas semanas se necesita en mayor cantidad para ayudar al desarrollo de los dientes y huesos del bebé.


Comidas a evitar

Hay ciertas comidas que las mujeres embarazadas deben evitar debido al riesgo de infecciones alimentarias que pueden dañar al feto.

- Carne o pescado poco hecho o crudo. Al consumir estas comidas se corre el riesgo de exposición a bacterias como la Escherichia coli y la salmonella.

- Comidas preparadas. La charcutería puede estar contaminada por listeria. Consúmela sólo si puedes calentarla. Evita las hamburguesas y el paté.

- Hígado y otras vísceras. La vitamina A se encuentra en cantidades importantes en el hígado, y una concentración alta de ella ha sido vinculada con defectos de nacimiento.

- Leche no pasteurizada. Bebe sólo leche pasteurizada, para evitar que esté contaminada por listeria.

- Quesos blandos. Pueden contener también listeria. Evita sobre todo el camembert, brie o gorgonzola.

- Huevos crudos. Te exponen a la salmonella. Evita las comidas que puedan contenerlo, como la mayonesa, la salsa holandesa, la menestra, etc.


 Comer de restaurante

 Comidas de trabajo, celebraciones, un día muy ajetreado… muchos son los motivos que pueden obligarte a comer en un restaurante durante el embarazo. Pero esto no es excusa para no mantener una dieta sana y equilibrada, evitando aquello que puede dañar al bebé.

Lo primero es que, aunque te pases el día fuera de casa, debes comer frecuentemente. Durante el embarazo, es necesario alimentarse cada vez que transcurren unas pocas horas, ya que el bebé necesita los nutrientes adecuados para su desarrollo y no puedes privarle de ellos. Si vas a pasarte el día de un lado para otro, llévate en el bolso alguna pieza de fruta, una bolsa de frutos secos, galletitas… algo para hincar el diente de vez en cuando.

Aunque comer fuera de casa hoy en día no plantea ningún problema, sí que debes tener cuidado a la hora de seleccionar el menú: siempre has de saber cuáles son los ingredientes y, por supuesto, escoger un restaurante adecuado que garantice máxima higiene y menús saludables.


Una dieta equilibrada

- El desayuno

Qué evitar: Tras una noche en ayunas, tomar un café solo o una fruta es poco, y puede producir cansancio, mareo y náuseas. Tampoco se deben tomar embutidos (excepto jamón cocido), y el café muy limitado (nunca más de dos tazas al día).

Qué tomar: El desayuno debería aportar entre el 20 y el 30% de los nutrientes de todo el día. Si nos despertamos con náuseas podemos comer una galleta antes de levantarnos de la cama, y cuando tengamos apetito, tomar un buen desayuno. Hacerlo fuera de casa no plantea ningún problema, ya que en todas partes encontraremos alimentos básicos: un café con leche (más leche que café, a ser posible), y dos rebanadas de pan con aceite y jamón cocido, por ejemplo, son una buena combinación. La fruta, también aconsejable, podemos llevarla de casa y tomarla a lo largo de la mañana.

- El tentempié de mediodía

Qué evitar: Las comidas grasas y la bollería industriales. No abuses de las máquinas expendedoras ni de las bebidas gaseosas.

Qué tomar: Lo mejor es complementarlo con el desayuno. Si tomaste pan con jamón, ahora fruta y un yogur. Si te hace falta algo más contundente, una buena opción son los frutos secos o un pincho de tortilla.

- La comida

Qué evitar: Las comidas fritas o rebozadas, mejor a la plancha. La guarnición de patatas fritas, que contiene mucho aceite. Los aceites que se usan en bares y restaurantes suelen ser de baja calidad y reutilizarse mucho, lo que los hace poco saludables. Tampoco son recomendables las salsas, ya que nunca se sabe su composición exacta y pueden contener huevo u otros alimentos dañinos.

Qué tomar: La comida principal debería estar compuesta por un plato de guiso tradicional no muy pesado (arroz, legumbres, pasta), un plato de proteína acompañado de una guarnición de verdura o ensalada (carne, pescado), y un postre, preferiblemente fruta con yogur. Una buena opción sería un plato de lentejas, pechuga de pollo a la plancha con ensalada y una pieza de fruta.

- La cena

Qué evitar: Las cenas pesadas y grasientas. Si cenas fuera por una celebración, intenta comer poco y dos horas antes de irte a dormir.

Qué tomar: Complementa la comida, si comiste carne, cena pescado. Y siempre, para dormir mejor, una cena ligera.


Consejos para comer fuera de casa

• Pide las carnes sin salsa o con la salsa a un lado. Igualmente, puedes solicitar por separado el aderezo de la ensalada, para controlar la cantidad.

• Si estás cansada de ensalada, pide patatas al horno.

• La mejor guarnición son las verduras crudas o al vapor, ya que proporcionan fibra y vitaminas.

• Mejor el pan integral que el normal, y nunca demasiada cantidad.

• Para postre, lo mejor son las frutas. 
 
• Los pudines, flanes y helados de crema o leche son también una buena opción porque contienen calcio.

• Cuidado con comer rápido. A veces, el problema de comer fuera de casa radica más que en cómo se hace, que en qué se come. Es muy importante comer despacio, ensalivando, masticando bien.

 

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
Muchas parejas se preguntan "¿cómo elegir el nombre de mi bebé según el apellido?". En estos casos la tarea puede ser larga y tediosa y por ello siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 25-03-2008

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>