×
  • Buscar
Publicidad

Pin, pan, pun

Enviado por jazaks

Publicidad
Pin, pan, pun

En un lugar secreto del bosque, en el tronco hueco de un castaño, viven tres hermanos, duendes de la naturaleza: Pin, la hermanita pequeña, Pan, el hermano mediano y Pun, el mayor de los tres

.

Los duendes de la naturaleza nacen dentro de las piñas, siempre en otoño. Miden más o menos un palmo de altura y tienen las orejas y los pies puntiagudos. Todos nacen con los ojos verdes y el pelo marrón clarito... Todos menos tres.  Pin, Pan y Pun tenían algo especial que les hacía diferentes al resto de duendes. A cada uno de ellos la Luna les había coloreado el pelo de colores: Pin, lo tenía rubio como el trigo; Pan, lo tenía naranja zanahoria y Pun lo tenía de color negro como el carbón.

La vida de los tres hermanos era muy divertida. Siempre estaban riéndose y jugando. Sobre todo Pin y Pan, los más pequeños. Todo el día estaban juntos y no había nada que los separara.

Pun, el mayor, sin embargo, era más responsable y se encargaba de cuidar la casita en el castaño y de recolectar comida para cuando llegara el invierno: piñones, moras, higos y frutos secos. Le gustaba mucho leer y casi siempre andaba liado inventando algún objeto nuevo y diferente.

Un día de mucho calor, los tres duendes decidieron ir a bañarse al río. El río cercano al castaño donde vivían era muy grande y corría veloz lleno de agua fresca hacia la ladera de la montaña, con cascadas y rápidos muy peligrosos en algunos tramos. Cuando llegaron a la orilla del río, Pun se fijó en una poza natural, en una zona más tranquila y decidieron acampar por allí para darse un chapuzón.

- “Ya hemos llegado -dijo Pun- Podéis bañaros en esta poza sin alejaros y sin separaros el uno del otro. Tenéis una hora para hacer lo que queráis. Yo mientras, estaré esperándoos a la sombra de este pino, ¿de acuerdo?
- “Sí, de acuerdo” -respondieron Pin y Pan simultáneamente.

El agua estaba fría, perfecta de temperatura y los dos hermanitos se tiraron de golpe. Enseguida empezaron a nadar y a jugar en el agua, sin darse cuenta de que, poco a poco, se iban alejando de la zona donde estaban seguros y tenían que quedarse. Se alejaron, se alejaron... hasta llegar a la zona de rápidos y empezaron a sentir miedo. ¡Habías desobedecido a Pun y ahora estaban en peligro de ahogarse!

Los hermanitos gritaban mucho ¡¡Socorro!! ¡Ayuda!... pero nadie podía oírles.


Cuando Pun notó que no oía risas ni juegos y que todo estaba demasiado en calma, levantó la vista del libro y se asustó: sus hermanos no estaban. Rápidamente supo que algo no iba  bien y bajó corriendo por la orilla, río abajo para ver si los encontraba.

Pin, nadaba muy bien, pero el frío y el cansancio agotaron pronto sus fuerzas.

- “Pan, no puedo más. No puedo seguir aguantando”
- “No te preocupes Pin, sujétate a mí espalda mientras yo trato de alcanzar una rama”.

Pan, que era muy fuerte y valiente aguantó el peso de su hermana hasta que pudo agarrarse a la rama de un pino que sobresalía de la orilla y aguantar así la corriente que los empujaba.

Pasaba el tiempo y Pun corría veloz en busca de sus hermanos, recorriendo el bosque, mirando por todos los recovecos del río hasta que por fin los encontró.

- “¿Estáis bien?, ¿Os duele algo?”
- “¡Necesitamos ayuda, Pun! No podré aguantar mucho rato” -respondió Pan.

Pun necesitaba una manera de sacarlos del agua rápidamente, pero ¿cómo?

Entonces recordó algo que había leído en un libro de ciencias naturales hacía tiempo y supo que estaban salvados. Buscó un joso, una planta pequeña de largas raíces que crece en las orillas de los ríos y que en contacto con el agua forma un hilo muy pegajoso y preparó una cuerda con sus fibras y raíces. La ató al extremo de un árbol y se la lanzó a Pin. Ésta la ató a la cintura de su hermano y cuando la cuerda se mojó, formó inmediatamente un hilo pegajoso y elástico que les llevo hasta la orilla, sanos y a salvo.

Los tres hermanos se abrazaron felices y nunca más volvieron a despistarse, ni separarse cuando salían de casa para darse un baño.

FIN

Publicidad

¿Quieres publicar un cuento?

Cada vez que publiques un cuento en TodoPapás, podrás descargarte uno de los e-Books de la Colección TodoPapás ¡Gratis!

Publicar cuento
Colección de libros TodoPapás
Publicidad
[#CSS-EXTRA#]