×
Publicidad

La ardilla mina

Enviado por vibrisa

Publicidad
La ardilla mina

En un bosque cercano a un río vivían dos ardillas llamadas Lola y Jota. Los días pasaban rápidos estando juntos. Eran muy felices saltando de arbol en arbol, jugando al escondite entre las ramas, buscando comida que luego compartian porque se querían con locura.

Un día Lola propuso a Jota formar una familia:
-"Jota, creo que es la hora de tener una ardillita. Nuestro amor es grande y juntos los tres compartirimos todo el amor que sentimos."
 Jota contestó: "-Me parece una gran idea, estoy deseando poder cuidar de nuestro hijito y hacer que nuestro amor crezca aun mas."

Así, en unos meses la ardillas se convirtieron en mamá y papá.

-" La ardilla se llamará Mina"

. Los dos estaban de acuerdo. Un día mamá y papá salieron a buscar comida para Mina, la noche les pilló por sorpresa, y con la poca visibilidad, mamá Lola cayó en una trampa para animales quedando inconsciente. Papá Jota tuvo que decidir entre abandonar a mamá a su suerte o regresar junto a Mina.

Sin pensarselo dos veces, fue en busca de Mina, le dió la comida conseguida durante la tarde y comprobó que estuviera bien. "- ¿Donde esta mamá? -No te preocupues, mañana regresará con nosotros, tu descansa que es muy tarde.

A la mañana siguiente cuando amanecía fue en busca de mamá Lola antes de que Mina despertara.
 Corriá y saltaba de arbol en arbol veloz, su respiración era cada vez más rápida, su nerviosismo crecía a cada segundo, pero ¿que encontró al llegar a la trampa?

Ohhh.. la trampa estaba vacía. Jota lloraba desconsoladamente, llamaba a Lola entre las ramas sin obtener respuesta. Tubo que regresar al nido, Mina estaría a punto de despertarse. Mina preguntó por mamá de nuevo, papá Jota entre lágrimas le confesó lo que ocurría: - Mamá ayer quedo atrapada en el bosque en una trampa, pero no te preocupes Mina, esta mañana comprobé que la trampa estaba vacía, seguro que mamá logró escapar y regresará con nosotros hoy mismo.

Los días pasaron y mamá Lola no regresaba. Papá Jota cuando despertaba cada mañana le repetía a Mina: -Hoy la encontraremos, hoy regresará, seguro, no te preocupes.

Mina fue creciendo y haciéndose adulta, papá Jota siempre a su lado, con la esperanza de volver a ver a Lola.

- "Hija, cuando el amor es tan grande nunca hay que perder la esperanza. Lo importante es permanecer unidos y ser fuertes, la vida no siempre es perfecta, pero hay que afrontarla tal y como viene."

Ya entraba la noche, entre lágrimas se abrazaron una noche más, en espera de que llegara un nuevo día. - Quien sabe, mañana será el día..
Y ese día nunca llegó.

FIN

Publicidad

¿Quieres publicar un cuento?

Cada vez que publiques un cuento en TodoPapás, podrás descargarte uno de los e-Books de la Colección TodoPapás ¡Gratis!

Publicar cuento
Colección de libros TodoPapás
Publicidad
[#CSS-EXTRA#]