• Buscar

Síntomas de neumonía en bebés

Síntomas de neumonía en bebés

La neumonía es una infección que afecta las vías respiratorias del bebé, y que puede ser muy grave si no se trata a tiempo. ¿Sabes cuáles son los síntomas de la neumonía?

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la neumonía?

Hay algunas enfermedades que suelen ser más peligrosas para los bebés debido a que su sistema inmunológico todavía se encuentra muy inmaduro.

Como mamá o papá es importante que estés al pendiente de todo lo que ocurra con el bebé, ya que es todavía muy delicado y no sabe comunicar cuándo algo está mal, por lo que debes ser tú la/el que estés pendiente para llevarle al médico.

La neumonía es una infección que afecta a las vías respiratorias, específicamente a los sacos de aire de los pulmones, haciendo que se llenen de aire o pus, por lo que puede llegar a ser muy peligroso.

La puede contraer cualquier persona, pero suele ser peor para los grupos de riesgo como personas mayores de 65 años, niños o bebés.

Esta enfermedad del aparato respiratorio puede presentarse en cualquier momento de la vida de una persona, pero suele ser común en las épocas de invierno o primavera, después de un resfriado que no se curó bien u otra infección que haya habido en la vía respiratoria.

La neumonía en bebés suele estar causada por el virus sincitial respiratorio o por el estreptococo del grupo B, aunque un bebé más grande puede contraer esta enfermedad por alguna infección bacteriana o viral.

En general, la neumonía no es contagiosa, pero los virus y las bacterias del tracto respiratorio superior que la provocan sí son contagiosos.

Articulo relacionado: Síntomas de varicela en bebés

Hay que tener cuidado de que no derive en bronconeumonía. 

 

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Una neumonía puede presentar los siguientes síntomas:

- Fiebre

- Tos

- Respiración cortada

- Dificultad para respirar

- Las costillas se hunden al respirar

- Deshidratación

- Fatiga

Articulo relacionado: Síntomas de neumonía en bebés

- Sibilancias

- Frecuencia cardíaca rápida

- Pérdida de apetito

- Escalofríos

- Vómitos

- Dolor de pecho

- Dolor abdominal (porque el niño está tosiendo y esforzándose por respirar)

- Falta de actividad
 

Causas de la neumonía

La neumonía es causada por una variedad de gérmenes (virus, bacterias, hongos y parásitos, aunque los más frecuentes es un virus. Entre ellos, se encuentran los adenovirus, rinovirus, el virus de la gripe (influenza), el virus sincitial respiratorio y el virus de la parainfluenza (que también puede provocar crup).

Normalmente, la neumonía comienza después de una infección del tracto respiratorio superior (una infección en la nariz y la garganta), de donde pasa a los pulmones. En los espacios de aire de los pulmones se mezcla líquido, glóbulos blancos y desechos, lo que bloquea el paso del aire, lo cual dificulta el funcionamiento de los pulmones.

 

¿Cómo se trata la neumonía?

Después de que el médico de pediatría escuche la respiración del bebé va a pedir que le hagan una radiografía de tórax para poder diagnosticar finalmente la enfermedad y así tratarla de manera adecuada.

El tratamiento de medicina va a depender del tipo de neumonía, por lo que si esta es bacteriana se necesitan antibióticos que el médico recete, mientras que una viral se basa en reposo e ingesta de líquidos.

En la actualidad, también hay medicamentos antivirales, pero se reservan para la gripe cuando se la detecta en las etapas iniciales de la enfermedad, cuando son efectivos.

En los casos graves, el niño puede requerir hospitalización, sobre todo si tiene problemas para respirar. Ahí pueden administrarle oxígeno, antibióticos intravenosos…

Además, es necesario que el niño descanse y tome muchos líquidos para curarse.

Con tratamiento, la mayoría de los tipos de neumonía bacteriana se pueden curar en 1 a 2 semanas. La neumonía viral puede tardar entre 4 y 6 semanas en desaparecer por completo.
 

¿Es posible prevenir la neumonía?

Algunos tipos de neumonía se pueden prevenir con vacunas. Por ejemplo, las vacunas contra el neumococo Haemophilus influenzae y la tos ferina evitan algunos tipos de neumonía.

La vacuna de la gripe también puede evitar la neumonía al evitar el contagio grave por gripe.

En niños que han estado expuestos a una persona con ciertos tipos de neumonía, como la tos ferina, se pueden dar antibióticos para prevenir una neumonía. Quienes tienen una infección por VIH pueden recibir antibióticos para prevenir la neumonía a causa de Pneumocystis jirovecii.

El lavado de manos y evitar el contacto con personas enfermas también puede ayudar a prevenir la neumonía en niños.


Fuente:

Kelly MS, Sandora TJ. Community-acquired pneumonia. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 428.

Fecha de actualización: 16-06-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×