Otitis en bebés y niños

Otitis en bebés y niños
comparte

La otitis es una de las causas más frecuentes de consulta en pediatría durante la época invernal. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de estas enfermedades.

 

La otitis es la inflamación del oído medio, muy frecuente durante la infancia porque la trompa de Eustaquio es más corta, más ancha y más recta en los niños. Por eso, los virus y bacterias llegan fácilmente desde la boca o desde la nariz hasta el oído, además de no tener todavía el sistema inmunológico totalmente formado.

 

Síntomas: Dolor de oídos muy fuerte (otalgia), supuración de líquido, pérdida auditiva, fiebre. Cuando los niños son muy pequeños y aún no saben hablar, es muy importante estar atento a los gestos: se tocan las orejas, lloran mucho, falta de apetito…

Si se inflaman las estructuras de laberinto se habla de laberintitis. 

 

Qué hacer: Si la infección es grave, el médico recetará un antibiótico o antiinflamatorios. Es muy importante seguir a rajatabla el tratamiento aunque los síntomas hayan cesado. Una otitis mal curada puede provocar otitis recurrente (más de tres otitis en seis meses), que sólo se puede curar con antibióticos durante tres meses o incluso cirugía. Para aliviar el dolor tan fuerte que provoca una otitis, puedes colocarle compresas calientes en el oído y nunca taponar el conducto para permitir que supure.

Resfriados en bebés y niños

Resfriados en bebés y niños

Los resfriados en bebés y niños son una de las causas más frecuente de consulta en pediatría durante la época invernal. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de esta enfermedad.

 

 

Cuándo acudir al pediatra

 

Estas enfermedades normalmente se curan completamente en una semana y no presentan problemas, pero ante cualquiera de estos síntomas, debéis acudir a Urgencias:

 

- Si la fiebre aumenta bruscamente o es muy elevada (por encima de 40 ºC).

- Si sus vías respiratorias están muy obstruidas y no puede respirar.

- Si tiene faringitis y le sale un absceso alrededor de las amígdalas o por detrás de la faringe.

- Si no para de llorar en toda la noche y no puede dormir.

- Si los mocos o la tos le impiden comer durante más de un día.

 

Prevención

 

Existen una serie de medidas de higiene y hábitos de vida que reducen las posibilidades de contraer estas enfermedades infecciosas. Te recomendamos que las sigas para no pasarte el invierno entre jarabes, termómetros, pañuelos de mocos y salas de Urgencias:

- Lavarse las manos con frecuencia.

- Consumir alimentos ricos en vitamina C que fortalecen el sistema inmunitario (cítricos, tomates, verduras frescas…).

- Enseña a tu hijo a no compartir chupetes, cubiertos, vasos, etc. con otros niños, estén enfermos o no.

- Hay muchas plantas y hierbas naturales que se utilizan como estimulantes de las defensas naturales para evitar infecciones. Entre ellas destacan la equinácea, el propóleo, el tomillo y la levadura de cerveza. Los niños menores de 2 años no deben tomar hierbas. Consulta antes a tu pediatra.

- No permitas que se fume delante de tu hijo en espacios cerrados, y menos aún en vuestra casa.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Otitis media aguda", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/otitis-media-aguda

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×